InicioSalud“De héroes pasamos a condiciones paupérrimas”

“De héroes pasamos a condiciones paupérrimas”

860 views

Personal de enfermería, administrativo y obrero del principal centro asistencial del municipio Junín se unió a la protesta nacional para exigir una respuesta a sus peticiones


Norma Pérez


Trabajadores del hospital “Padre Justo” de Rubio protestaron para reclamar por un sueldo que les permita cubrir sus requerimientos, los de su familia y por la restitución de los beneficios adquiridos a través de los años.

Con pancartas alusivas y consignas el personal de enfermería, administrativo y obrero se congregó frente al principal centro asistencial del municipio Junín para exigir atención acerca de la situación que enfrentan.

“Hacemos un llamado al Presidente Nicolás Maduro y a la Oficina Nacional de Presupuesto, para que nos den respuesta sobre nuestro sueldo. Somos muy mal pagados, no puede ser que una quincena esté entre 100 y 150 bolívares como sueldo base. No nos pagan bonos nocturnos, feriados, domingos, nos deben un año de uniformes, y la respuesta de la Onapre es que es mucho dinero y no lo van a cancelar, aun cuando ya estaba aprobado”, manifestó la licenciada en enfermería Yaimely Agelviz.

Licenciada en enfermería, Yaimely Agelviz

“Es una protesta pacífica, porque no tenemos respaldo de nadie. Aquí hay personas que laboró en la noche y se unió a nuestro reclamo. Personal de enfermería camareros, obreros y administrativos. Todos cobran casi el mismo sueldo por igual, pues no existen escalafones que diferencien a los licenciados en enfermería por su profesionalización”.

Considera prioritario que atiendan sus reclamos por los derechos, las mejoras en el sueldo y las primas que no les cancelan; que surtan al hospital con material, medicinas y suministros médicos. “Los pacientes deben traer lo que necesitan para su tratamiento porque no hay”.

“No puede ser que después de ser héroes de la salud, ahora nos tengan en estas condiciones. Nos sobra vocación, pero de vocación no vivimos, porque tenemos hogar y familia por quien responder. Queremos trabajar, pero con ese sueldo insuficiente es imposible subsistir”.

Respeto y consideración

La representante del Colegio de Enfermería, Deisy Mora, expresó su descontento por las circunstancias tan adversas para quienes laboran en el sector salud.

“Hay gente que trabaja todas las noches y no les pagaron el bono nocturno, el personal que labora de día sin descanso, el día de la Madre, Día de la Enfermera, Día del Trabajador y los domingos y tampoco les cancelaron”.

Pancartas y consignas para reclamar

Su exigencia se extiende al pago de la deuda de uniformes, establecido en la contratación colectiva del 2021: “para la segunda quincena del mes de mayo debían abonarnos la cantidad correspondiente a cinco sueldos mínimos, 650 bolívares y para julio la otra mitad, y a la fecha no hemos recibido nada. El aplanamiento de las tablas salariales trajo como consecuencia un 150 por ciento menos de lo que ganábamos anteriormente”.

Piden un sueldo equitativo a la canasta básica, que está por el orden de los 500 dólares: “nosotros lo que devengamos son 100 bolívares quincenal, mientras que los obreros perciben entre 30 y 40 bolívares. Aun así, el hospital sigue funcionando, Queremos respeto y consideración para este humilde grupo de trabajadores de la salud”.

La enfermera jubilada Ninfa Durán, argumentó que al personal jubilado no le han pagado el bono recreacional: “somos personas que dieron todo su esfuerzo durante muchos años de servicio. Los trabajadores de salud son muy valiosos y de ello se debe tomar conciencia”.

“Niegan la contratación colectiva”

Como un atropello calificó el dirigente sindical del personal obrero, Guillermo Lares, la actuación de la Onapre.

Representante del sindicato de obreros, Guillermo Lares

“Salimos a protestar ante el atropello de la Onapre. El sueldo que nos llega cada quincena es menor que el anterior. Nos niegan la contratación colectiva y aplanaron los beneficios. Tanto la prima de antigüedad, como de profesionalización, dedicación al servicio y asistencia, las rebajaron a un 20 por ciento”.

“No es posible que nos traten como unos delincuentes.  Estamos hartos de tanto atropello que atenta contra nuestros hijos y nietos, es una violación a los derechos humanos, porque no podemos llevar el sustento diario a nuestras familias.

Al unísono, los trabajadores alzaron su voz de protesta y recordaron que a quienes hace unos meses llamaban héroes, ahora se encuentran en las peores condiciones.

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario