domingo 26 junio, 2022
InicioSalud“La automedicación en asma conduce a malos resultados”

“La automedicación en asma conduce a malos resultados”

471 views

Un tratamiento adecuado facilita al paciente que padece de asma una vida plena, activa y normal


Nancy Porras 


La comunidad médica mundial que concentra a especialistas e investigadores del mundo en asma estableció la Iniciativa Global para el Asma (GINA), por sus siglas en inglés, que actualiza frecuentemente pautas de tratamiento y actualización, y decretó, desde el año 1998, el primer martes del mes de mayo de cada año como el Día Mundial del Asma.

A propósito de recordarse esta fecha, vale decir que el asma como enfermedad no tiene cura, aseguró el doctor Carlos Cárdenas, internista, neumonólogo, jefe del servicio de Neumonología del Hospital Central, pues solo cambia de patrón y severidad en las diferentes edades.

“Un tratamiento adecuado y orientado por un médico especialista ayuda a controlar la enfermedad y facilita que las personas asmáticas tengan una vida plena, activa y normal”, dijo.

El esfuerzo está en adoptar medidas para mejorar el diagnóstico a través de una evaluación clínica, estudios de función respiratoria como la Espirometría y acceso al tratamiento adecuado, siempre individualizando el paciente, de acuerdo con la severidad de la enfermedad, precisó el especialista.

Más frecuente en varones

Definió el asma como una enfermedad que se caracteriza por inflamación de la vía aérea ante la exposición de un agente irritante en personas que son sensibles; afecta a la población en general, en una prevalencia que puede alcanzar hasta el 30 %, y varía en las diferentes poblaciones.

En todos los grupos es más frecuente en varones, y el sobrepeso u obesidad empeoran su pronóstico.

Los pacientes asmáticos pueden mejorar su calidad de vida con un tratamiento adecuado. (Foto/cortesía web)

“Esta reactividad de la vía respiratoria causa los síntomas principales, que son: tos, que puede variar desde episodios aislados nocturnos, tos que aumenta con el ejercicio o esfuerzos, hasta episodios asfixiantes, dependiendo de la severidad de la enfermedad”, sostuvo.

También hay presencia de sibilancias -refirió-, que es el sonido silbante que produce el paciente generalmente al eliminar o botar el aire. Sensación de dificultad respiratoria asociada a los esfuerzos, o en reposo, siendo más fuerte en las crisis agudas, y sensación de opresión torácica, que se describe mayormente en el horario de la madrugada o la mañana, con sensación de no confort al respirar.

Elementos irritantes

Estos síntomas generalmente son desencadenados ante la exposición de un elemento irritante de la vía aérea, que varía en los pacientes, como los productos químicos de limpieza común en casa, jabones fuertes, cloro, perfumes, humo de cigarrillo o vehículos, infecciones respiratorias de origen viral,  cambios de clima, el polen de los árboles, pelaje y plumas de animales, alergias a medicamentos específicos, entre los más frecuentes, los analgésicos antiinflamatorios o antibióticos, y alimentos, entre los más frecuentes los mariscos.

“El asma, como enfermedad alérgica, puede ser asociada en un 35 a 40 % con otras alergias de la vía respiratoria, como rinitis o de otro tipo como dermatitis alérgicas”.

Tratamiento

Según el doctor Cárdenas, el tratamiento del asma se debe dividir en dos grupos; los medicamentos para tratar las crisis de asma, como los broncodilatadores de acción corta, tal es el caso del salbutamol, y los medicamentos estabilizadores de la enfermedad, que deben usarse por un período no menor de tres meses, posterior a una crisis, y en algunos casos severos se indican de por vida.

Los antiinflamatorios esteroides en asma -aseveró- pueden usarse en crisis vía oral, intravenoso e inhalados por el menor tiempo posible para evitar las complicaciones secundarias al medicamento, como son diabetes, hipertensión, glaucoma, entre otros. En la fase postcrisis o de mantenimiento deben usarse preferiblemente en forma inhalada.

Malo automedicarse

“La automedicación en asma siempre conduce a malos resultados, por eso es recomendable siempre la evaluación médica clínica y el seguimiento de la enfermedad, clínica y funcional, a través de estudios de función respiratoria como la Espirometría, que sirve para hacer el diagnóstico de la enfermedad y posteriormente para el seguimiento objetivo de la enfermedad.

“El paciente asmático, como todo paciente con enfermedad crónica, tiende a subestimar los síntomas de severidad de la enfermedad, siendo muy frecuente la automedicación sin la orientación médica respectiva, que puede llevar a complicación y muerte”, expuso el neumonólogo.

Igualmente, señaló que una de las formas de medir la severidad es el uso mensual de inhaladores de acción corta como el Salbutamol, a mayor número de unidades usadas, habla de más descompensación de la enfermedad.

Por lo tanto, las consecuencias en el mal manejo se ven en las limitaciones de la vida diaria; para asistir regularmente a su actividad laboral o escolar, incapacidad para realizar ejercicios o esfuerzos físicos.

Tratamiento en casa

Muchas crisis se manejan actualmente en forma ambulatoria y para esto existen dispositivos que ayudan a medir el flujo de salida del aire bronquial y equipos para colocar terapia respiratoria de rescate, en las primeras horas del inicio de la crisis, que bien manejados pueden ser de gran ayuda al paciente asmático.

Sin embargo, el paciente, al no mejorar su crisis de asma o presentar síntomas de infección agregada como fiebre, salida de moco nasal o al toser de color, malestar general o decaimiento, debe acudir a la evaluación médica, por el riesgo de complicación y muerte.

- Advertisment -
Encartado Publicitario