miércoles 6 julio, 2022
InicioSalud“La viruela símica está muy lejos de ser una pandemia”

“La viruela símica está muy lejos de ser una pandemia”

139 views

El médico infectólogo Javier Roa explicó que se ha generado una alarma innecesaria a través de información inadecuada


Por: Norma Pérez


“La viruela símica no es una epidemia y esperemos que no sea una pandemia. Está muy lejos de serlo desde el punto de vista ecológico. Simplemente es un brote internacional, que probablemente sea una extensión de un brote que se viene desarrollando desde el 2017 en África, específicamente en Nigeria. Desde esa fecha, se incrementaron los casos, traspasando fronteras africanas desde el 5 de mayo de este año”.

El médico infectólogo Javier Roa refiere que se registró una alarma el domingo 12 de junio, cuando en horas de la tarde, el ministerio del poder popular para la Salud, a través de su cuenta oficial de twitter, publicó que se había detectado el primer caso de viruela símica en el aeropuerto internacional de Maiquetía.

“Esto, sumado a la ola mundial genera el estado de alarma dentro del pueblo de Venezuela. Alarma innecesaria y mal infundada a través de información inadecuada. No debemos pasar de un nivel de alerta como lo mantiene la Organización Mundial de la Salud y en América, la Oficina Panamericana de la Salud”.

A manera de ejemplo señala que así como existe la viruela del mono o símica, también hay la viruela de vaca, de camellos y de caballos, esta última erradicada del mundo junto con la viruela humana, tal como lo declara desde 1980 la OMS.

A esto añade que África tiene dos zonas endémicas, donde normalmente prevalece la enfermedad, como en el estado Táchira prevalece una zona endémica de paludismo, situada en las poblaciones de La Fría y El Piñal; durante ciertas épocas hay aumento de paludismo en estas zonas.

Presencia en el mundo

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica, es decir que infecta animales, cuyo reservorio son los roedores, y puede transmitirse a los humanos. Tiene muy baja morbilidad y mortalidad en África.

“Existen dos clados en África o árbol filogenético que alberga cepas: uno centrado, de los países a lo largo de la cuenca del Congo como son Camerún Burundi, Ruanda, y la República Democrática del Congo. Esta cepa tiene una letalidad del diez por ciento, muy diferente a lo del clado occidental, de los países que involucran a Gana, Guinea, Sierra Leona, Senegal, Mali y Nigeria”.

En su explicación señala que la enfermedad es menos patogénica, con el uno por ciento frente al clado central. “Ambas tienen una transmisibilidad intradomiciliaria relativamente baja del 52 por ciento, comparada con el virus de la viruela humana, que en la mitad del siglo 19 y siglo 20 llegó a tener una letalidad del 50 por ciento y una mortalidad de más de 500 millones de personas, con una transmisibilidad intradomiciliaria del 90 por ciento”.

Entre los datos que aporta figura que en el 2017 hubo un aumento de los brotes de casos en África; y que en África Central se reportaron en los últimos años mil 238 casos con 57 muertes, mientras que en el clado occidental, fueron 500 casos con cero muertes. Éstas son áreas endémicas.

En el año 2003 se detectó el primer caso fuera de África, derivado de unos roedores provenientes de Ghana que contagiaron a unos perros silvestres. En Estado Unidos hubo ochenta casos pero ningún muerto. Actualmente en más de 31 países se han reportado más de mil 400 casos, sin fallecidos; esto con bases en el reporte de la Organización Mundial de la Salud.

En América Latina está Argentina con dos casos, Brasil, y Venezuela con un caso en tercer lugar. Canadá con 110, Estados Unidos con 45 y México con uno solo. La Oficina de la Salud del Mediterráneo reportó catorce casos, Europa mil 243 casos y Australia 7. Todo esto para un total de mil 423 del reporte epidemiológico de la OMS.

“En 1970 se descubre el primer contagio en un humano. Desde esa época ocurrieron cambios ecológicos en el reservorio que traen como consecuencia aumento de roedores, por penetración en áreas selváticas y rurales, por lo tanto, el contacto hace que el número aumente en humanos. También influyó el cese de la vacunación en África”.

En el resto del mundo, pudo haber una circulación comunitaria silente. Este año, en Inglaterra, un paciente procedente de Nigeria ingresa a un centro hospitalario y resulta positivo. Uno de sus cuidadores también se infectó.

“El cinco de mayo se realizó una celebración en la ciudad de Maspalomas en el archipiélago canario con asistencia de más de ochenta mil personas, destinado a cierto grupo poblacional. A la fiesta se sumaron alcohol y sustancias estimulantes, con una desmesurada práctica sexual entre hombres. Esto disparó la presentación en diferentes partes de Europa de la viruela del mono. A este evento asistieron un grupo importante de nigerianos que probablemente portaban la enfermedad y el contexto sirvió de diseminador de la enfermedad”.

Presentación clínica

En lo que concierne a los síntomas y la manera como se transmite la enfermedad, el especialista enumeró los siguientes aspectos:

-Se presentan síntomas de fiebre, malestar y ganglios linfáticos inflamados.
-Aparecen en la piel pústulas y vesículas.
-Hay una presentación atípica de vesículas a nivel genital.
-Se contagia por contacto estrecho y sostenido.
-Tener contacto con el líquido de las vesículas y continuo.
-El paciente tiene que estar muy enfermo para transmitirla.

Vacunas

Existen dos vacunas específicas contra la viruela símica; la primera está desarrollada a partir de la viruela y aprobada por los Estados Unidos y Canadá, aunque no tiene la precalificación de la Organización Mundial de la Salud.

“En Canadá se comenzó a vacunar a la población de riesgo: trabajadores de la salud, niños y mujeres embarazadas. La vacuna no está disponible actualmente, porque no se produce en escala; la que sí está disponible es una vacuna americana, que tiene la particularidad de ser reserva federal de Estados Unidos, en caso de uso de emergencia por ataque de bioterrorismo. Existen más de 200 millones de dosis en reserva frente a un posible ataque”.

La segunda, es una vacuna danesa, que también pertenece a parte de la reserva de Estados Unidos, parte de la reserva de Alemania, Dinamarca, Inglaterra y Francia.

Tratamiento

Con respecto al tratamiento, el doctor Roa señaló que sí hay un tratamiento, pero no está avalado por la OMS para grandes masas.

“En lo que concierne a Venezuela, donde se detectó un caso, lo primero que se debe hacer es evitar que se disemine, intensificar la vigilancia epidemiológica de esta enfermedad, lo que es probable que se haya hecho”

Su consejo es que si una persona presenta erupción en alguna parte de su cuerpo, con fiebre, ganglios inflamados, debe ponerse en contacto con un establecimiento de salud.

“Los pasos para autoprotección deben incluir evitar el contacto sexual, donde se evidencie una erupción anogenital, y evitar el contacto directo con quien tenga síntomas compatibles con una infección vírica”.

A su juicio, es fundamental seguir los protocolos recomendados por los médicos para la prevención y evitar la información errónea para reducir las alarmas por la existencia de un caso en Venezuela.

- Advertisment -
Encartado Publicitario