sábado 2 julio, 2022
InicioSalud“No se pueden dejar pasar por alto las infecciones urinarias en los niños”

“No se pueden dejar pasar por alto las infecciones urinarias en los niños”

594 views

Las infecciones urinarias son la primera causa de consulta ante los nefrólogos pediatras. Es importante llevar a control con el pediatra a los niños, para estar atentos a cualquier manifestación clínica


Nancy Porras


Las infecciones urinarias en niños siguen siendo un motivo de consulta frecuente en los distintos establecimientos de salud. Es una patología que no se puede pasar por alto. Los padres deben estar atentos a la fiebre, a estar por encima de los 39.5 grados de temperatura.

Primero deben llevarlo al pediatra. Es allí donde se va a pesar, tallar y se determinará si tiene buen peso y tamaño para su edad y así establecer la maduración ósea como tal, que es lo más importante en el caso de sospecharse de una infección urinaria, explicó el urólogo infantil, Richard Hernández.

Una consulta de un niño sano siempre consiste en que el médico no solo tiene que hacer una valoración exhaustiva, sino que pide algunas pruebas de laboratorio fundamentales.

—Hacerle una hematología completa, funcionamiento renal (urea y creatinina), heces y por supuesto, un examen de orina no debe faltar en una consulta de niño sano– -subrayó.

Las infecciones en el tracto urinario o vías urinarias ocupan el tercer motivo de consulta más frecuente, luego de las afecciones respiratorias y las gastrointestinales, argumentó el doctor Hernández.

Ojo avizor

La infección urinaria es el motivo más frecuente de consulta en los nefrólogos pediatras, lo que hace que aumente la morbilidad como tal, recordando que si se tiene una infección tracto-urinaria puede haber malformaciones a nivel del aparato genito-urinario, bien sea en las vías bajas o altas.

Si un niño viene presentando infecciones urinarias a repetición, puede a futuro sufrir de hipertensión arterial, proteinuria, es decir, pérdida de proteínas por la orina; y la tercera, que es la más temida, es que el niño puede caer en una enfermedad renal crónica.

—No es que va caer de inmediato, sino que las infecciones urinarias a repetición conllevan que el paciente sufra de estas comorbilidades, que van a deteriorar la función renal; la hipertensión arterial, presencia de proteínas en la orina y enfermedad renal crónica—refirió el nefrólogo.

Más los varones

Desde punto de vista epidemiológico, hay grupos etarios donde se pueden ver con mayor frecuencia las infecciones urinarias, por ejemplo, durante los primeros meses de vida, más en el varón –aseveró-.

Y la causa más frecuente de infección urinaria en el sexo masculino es el prepucio redundante o la fimosis, que es cuando no hay una retracción completa del prepucio y entonces el glande no sale por completo.

Esto trae como consecuencia que esa orina, que se queda acumulada allí, produzca una sustancia cremosa que se llama esmegma, que al haber mal aseo causa una infección urinaria en el niño, menor de un año de edad.

También las hembras

En las niñas es más frecuente el aseo. Su anatomía es diferente, tiene la uretra, vagina y recto, en cada uno de tres orificios, si no hay buen aseo puede haber proliferación de bacterias.

Recordó el caso de la Escherichia coli, que vive en las heces, y donde se encuentra siempre es en la orina, de allí la importancia de hacer un buen aseo.

Atención con los preescolares

La segunda causa en preescolares y escolares son los trastornos metabólicos urinarios: la pérdida de calcio, fósforo, ácido úrico, por la orina, provoca que el niño o la niña hagan infecciones urinarias a repetición.

“La pérdida de minerales por orina es importante, allí el médico debe actuar, observar y tiene que ver el sedimento urinario; cuando valora el examen de orina, debe ver la parte química, física y sedimentos urinarios”, recomendó el doctor Hernández.

Selectivos con la vestimenta

Hoy en día, las madres quieren tener las niñas a la moda y utilizan ese tipo de licra elástica, la cual se adhiere a los genitales femeninos y permite, si no hay un buen aseo, que las niñas presenten infección urinaria.

Por eso, se les dice a las mamás que las niñas deben utilizar prendas de vestir de algodón.

Más situaciones

—Otra situación que puede ser causa de infecciones urinarias en los escolares es el estreñimiento, y la gente muchas veces no le presta atención; esos niños tienen un tránsito intestinal no adecuado, porque las heces se van adhiriendo a las vísceras, comprimen los uréteres y la orina no sale con facilidad— explicó.

Prueba obligatoria

Cuando un niño tiene infecciones repetitivas, es obligatorio indicar la uretra sistografía, aunque muchos padres se resisten, pero es un estudio sencillo, cuyo costo está por el orden de los 500 mil pesos.

El signo de las infecciones respiratorias, más frecuente, es la fiebre, una temperatura por encima de los 39.5 grados centígrados; puede estar inapetente, presentar debilidad generalizada, pérdida de peso, cuadro clínico que puede llevar a sospechar de presentar esta patología.

¡Cuidado con las manifestaciones clínicas”

Aunque a veces las manifestaciones clínicas no son tan de librito, se pide examen de heces y si no hay nada, hacer uno de orina -recordó-; por eso, insistió en que es importante la prueba de orina.

Tiene que quedar claro que el diagnóstico se hará con un urocultivo; las tomas de orinas son fundamentales. Del niño que está en la casa debe tomarse el segundo chorro, antes lavarse bien el área genital, bien sea del varón o de la hembra.

La primera orina es para lavar la uretra, y es el segundo chorro el que debe tomarse y llevarlo al laboratorio, donde será procesado en menos de una hora, para determinar si es una infección urinaria.

O sea, la toma de orina también es importante; hay padres que usan las bolsas recolectoras y los nefrólogos no las recomiendan porque este método va a contaminar la muestra, dará un falso positivo en 60 %.

Ecografía renal

Todo niño con infección urinaria a repetición tiene que hacerse una ecografía renal, que determina forma, posición y tamaño del riñón, y ahí es donde se va decir cómo se encuentra el riñón, si está acorde a la edad, porque hay niños con seis años, pero tienen un riñón por debajo de su tamaño.

Se debe seguir observando al niño en todo momento. Hay que evitar que haga cicatrices renales a futuro, porque no se regeneran, quedan allí para toda la vida y eso conlleva que cuando tenga entre 12 y 15 años deba ir a una hemodiálisis o terapia de sustitución renal.

El tratamiento dependerá del tipo de infección al determinar, si la bacteria es resistente o sensible a estos antibióticos, el médico hablará e indicará la terapéutica, generalmente son bacterias.

- Advertisment -
Encartado Publicitario