A piedra mataron a venezolano en la zona rural de La Gabarra

11348
Desapareció el sábado en la noche, y el domingo en la mañana hallaron sin vida al venezolano.

“Con un trapo para secar sus interminables lágrimas llegó a las puertas de Medicina Legal la madre de Luis Antonio Marcelos Carbonell, asesinado, al parecer, a piedra en área rural de corregimiento de La Gabarra, municipio de Tibú”, comienza el relato diario La Opinión, sobre el homicidio de otro venezolano en el vecino territorio colombiano.

Con todos los tropiezos económicos –agrega- ella viajó desde el estado Mérida en Venezuela y cruzó la frontera para encontrarse con su hijo de una manera que nunca pasó por su mente: envuelto entre una bolsa. 

Hacia las 10 de la mañana, el cuerpo fue ingresado por una funeraria local a la morgue, donde la mujer estalló en llanto y desesperación al observar la llegada del cadáver.

Otro hijo y el padrastro de Luis Antonio tuvieron que sostenerla y sentarla en un andén, mientras pasaba el peor momento de su vida.

Marcelos Carbonell, fue hallado el pasado domingo en el sector Mata de Mango, a 500 metros de la entrada de La Gabarra, en la vía que viene del casco urbano de Tibú.

“Según su madre, debido a  la crisis económica que atraviesan en el país vecino, ambos llegaron en busca de trabajo a La Gabarra, pero solo Luis Antonio consiguió un empleo en una finca. Entonces, ella se devolvió para Venezuela”, acota La Opinión.

“Mi hijo iba a cumplir dos meses de haber llegado a La Gabarra. Él tenía una niña que apenas cumple 9 meses y quería trabajar para sacarla adelante. Él se la pasaba todo el día en una mula en la finca, donde le pagaban a 35 mil pesos el día”, señaló la madre.

De acuerdo a la información que han podido recolectar los familiares, Luis Antonio, de 26 años, estuvo la noche del pasado sábado en el corregimiento depositando un dinero para enviarle a su pareja  que reside en El Piñal, municipio Fernández Feo, del estado Táchira.

“Mi hijo estaba con mi sobrino y él nos dijo que Luis Antonio terminó de hacer la transacción  y se encontró con unos amigos. Entonces, mi sobrino no lo esperó y se fue a dormir y mi hijo nunca llegó. Desde allí, no sabemos qué pasó”, relató la madre.

Para agrandar su dolor, el reporte que les fue entregado señala que a Luis Antonio “lo cogieron a golpes y le dañaron la nariz y la boca. Nos dicen que a piedra”.

El sobrino de la mujer fue precisamente quien el pasado domingo la llamó para alertarla de lo ocurrido, pero hasta el momento -asegura- no le ha dado la cara. “Para saber qué sucedió en realidad me tocará ir a La Gabarra”, agregó la dolorida madre.