Inicio Sucesos Asesinada una ingeniera que trabajaba como taxista

Asesinada una ingeniera que trabajaba como taxista

De las investigaciones se sabe que el crimen ocurrió el sábado 12 de junio, en la zona industrial de San Diego, estado Carabobo, donde fue encontrado el cadáver. Se presume que la mujer, madre de tres niños, fue estrangulada con un alambre en momentos que transportaba a tres hombres y una adolescente, que se convirtieron en los principales sospechosos. 


Armando Hernández


Un abatido, un detenido y tres personas buscadas, a nivel nacional, forman parte de las investigaciones relacionadas con el crimen de la ingeniero en Higiene y Seguridad Industrial, y taxista, Yezenia Yolauri Ramos Blanco, venezolana de 36 años, quien fuera asesinada la pasada semana por clientes que la contrataron para que les hiciera una “carrera” de Barquisimeto a Caracas, pero en Valencia terminaron matándola para despojarla del vehículo de su propiedad, que aún no ha sido localizado por las autoridades policiales. Las investigaciones se han extendido a diversos estados del país, incluyendo Táchira, que por su condición de frontera pudiera ser utilizado por los delincuentes para huir a territorio colombiano con el carro robado.

El crimen ha causado impacto en el centro del país, debido a que la víctima era una mujer de  condición humilde, madre de tres niños, que con gran sacrificio logró estudiar la carrera de Ingeniería en la Universidad Politécnica Territorial del estado Lara “Andrés Eloy Blanco”, pero debido a la situación del país se había visto obligada a laborar como taxista para ayudar con los gastos de su hogar, utilizando en su oficio un automóvil, marca Chery, modelo Arauca, color azul, identificado con las placas AE094OK.

Desaparece en Valencia

El carro de Yezenia no ha sido localizado. Aparece solicitado policialmente a nivel nacional.

La versión suministrada por voceros policiales da cuenta sobre la desaparición de Yezenia Ramos, el día sábado 12 de junio, cuando salió desde el sector Valle Dorado, Barquisimeto, con una “carrera” que, según lo comentó a sus compañeros de trabajo, tendría como destino la ciudad de Caracas y luego Barinas. Las cosas marchaban con aparente normalidad, pues la joven solía realizar viajes a diferentes lugares de Venezuela.

Ese mismo día, en horas de la tarde, Yezenia estableció contacto telefónico con su familia y le comentó a su esposo que se encontraba en la zona de Guacara, estado Carabobo, y que todo estaba en orden.  La llamada tranquilizó a la familia, que en horas de la noche intentó establecer un nuevo contacto, pero ella no contestaba su celular. Debido a esto, y preocupados por la situación, acudieron al gremio de taxistas, que comenzaron a buscarla a través de sistemas de protección con los cuales cuenta por razones de seguridad.

Alarmados, se percataron que el sistema de GPS del cual estaba dotado el vehículo de la dama había sido desactivado en el sector de Guacara, desde donde la víctima había hecho la llamada telefónica. Trascurrida la noche sin obtener ninguna comunicación, su esposo acudió el domingo 13 a la delegación del Cicpc en Barquisimeto, para notificar la desaparición de su cónyuge, por lo que se dio inicio a una investigación, por “persona desaparecida”.

La encuentran muerta

El teléfono celular desde el cual llamaron a la taxista fue localizado por los detectives del Cicpc

En horas de la tarde del domingo 13 de junio, la policía de Valencia recibe información sobre la localización de un cadáver del sexo femenino en un terreno baldío de la Zona Industrial San Diego, adyacente a la Autopista Regional del Centro, específicamente cerca de las vías del ferrocarril, y hasta allí van las comisiones para indagar.  En un primer momento no logran identificar a la víctima debido a que no portaba documentación alguna. Los investigadores presumieron el estrangulamiento como causa de muerte, pues cerca del cadáver fue encontrado un pedazo de alambre, que al parecer utilizaron para tal fin.

La noticia llega rápidamente a Barquisimeto, y tanto familiares como compañeros de trabajo de la taxista se trasladan a Valencia para conocer detalles sobre este caso. Logran reconocer a la víctima, como Yezenia, y así lo hacen saber a la policía. Por su parte, detectives Contra Homicidios del Cicpc-Lara, una vez reciben la confirmación, cambian la calificación de la investigación, que se había iniciado como “persona desaparecida”, por homicidio y robo de vehículo.

Se informa que el automóvil, modelo Arauca, propiedad de la joven mujer, no fue encontrado en el lugar de los acontecimientos y los detectives lo incluyen en los registros de carros solicitados. La dirección de la investigación es asumida por el comisario general Wílmer Uribe Guerrero, exdirector del Cicpc Táchira y actual jefe de la delegación estadal del estado Lara, quien de inmediato da la orden para que se haga una revisión del registro de llamadas que Yezenia Yolauri Ramos Blanco recibió en su teléfono celular el día que ocurre su desaparición. Se sabe que la persona que la contrató para hacer el viaje a Caracas y luego a Barinas, lo hizo por teléfono y esa es la primera clave que deben resolver los detectives para aclarar el caso. El análisis de registros telefónicos se inicia de inmediato, tratando de establecer el punto de procedencia de cada una de las llamadas.

Abatido uno de los homicidas

Mientras esto ocurre, en horas de la noche del miércoles 16 de junio, en el estado Aragua, ocurre un incidente armado donde funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana sostienen un enfrentamiento con un sujeto que resulta abatido y luego se determina que era de uno de los pasajeros que transportaba en su carro la taxista.

Esa misma noche, una comisión de la PNB que realizaba labores de patrullaje por la carretera nacional, a la altura de Cagua, observa estacionado, cerca de la antigua sede de la Federación Venezolana de Coleo, un vehículo Chery, modelo Arauca, color azul, que era tripulado por al menos tres personas. Un hombre se encontraba en la parte externa y cuando los agentes le imparten la voz de alto, saca a relucir un arma de fuego, tipo pistola, la cual acciona contra los uniformados, dando origen a un intercambio de disparos. El conductor del carro se aprovecha de la situación para huir, mientras el pistolero resulta herido y es trasladado a un centro asistencial, donde fallece.

El tiroteo se produce a eso de las siete de la noche, y el hombre que resulta muerto quedó identificado como Eduardo José Silva Giménez, también conocido como el Ahorcao, a quien le encontraron entre sus ropas una fotocopia de la cédula de identidad de una adolescente de 17 años, de apellido Palacio, y la cédula de identidad del esposo de Yezenia, la cual guardaba en su bolso. Este documento relaciona al ahora occiso de manera directa con el homicidio y robo de vehículo. El carro que los funcionarios de la PNB vieron en el lugar era el taxi de la joven asesinada, que sigue sin ser localizado.

Identificados

En Barquisimeto fue apresada la mujer que contrató los servicios de la taxista para que hiciera una “carrerita” a Caracas y luego a Barinas.

Mientras tanto, las labores de telefonía y de inteligencia policial realizadas por los funcionarios del Cicpc Barquisimeto dan resultados positivos. Se logra identificar el número telefónico desde el cual una mujer llamó a Yezenia para contratar sus servicios. La llamada fue realizada desde la zona industrial, carrera 4 con calle 20, hasta donde llegan las comisiones en horas de la mañana del jueves 17 en busca de la mujer sospechosa, que a los pocos minutos es ubicada y aprehendida. La llevan a la sede policial para ser interrogada. Fue identificada como B. C. Freites Guédez, venezolana de 38 años de edad.

Se establece que los pasajeros que transportaba la malograda taxista tienen relación con la sospechosa y que forman parte de una banda conocida como “Los Palacios”, por tener ese apellido, la cual opera en los estados Lara, Yaracuy, Carabobo y Aragua.  De hecho, el comprobante de cédula que el sujeto abatido tenía en su poder pertenece a una adolescente de 17 años de edad, hija de Freites Guédez y ocupante del carro que guiaba Yezenia al momento de ser asesinada.

Así mismo, fueron identificados J. G. Palacio González, de 36 años de edad, conocido con el apodo de Chueco, y E. A. Palacio García, de 37 años de edad, quienes junto a la adolescente están por aprehender. Los dos ciudadanos presentan registro policial por diferentes delitos, en Ciudad Guayana y San Felipe, respectivamente.

Voceros policiales manifestaron que los sospechosos, junto al carro robado, fueron incluidos como solicitados en el Sistema de Información e Investigación Policial, conocido como Siipol, en tanto que la búsqueda se ha extendido a los estados fronterizos, particularmente al estado Táchira, ante la posibilidad de que esta sea la ruta que intenten seguir para salir del país, intentando burlar la acción de las autoridades venezolanas.

El caso está aclarado desde el punto de vista policial y se ha conseguido evidencia de importancia, entre la cual se encuentran el teléfono celular utilizado para contactar y contratar a la taxista, los documentos de identidad encontrados en poder del hombre que resultó abatido cerca de Maracay, y la pistola de alta potencia que utilizó para enfrentar a los funcionarios de la PNB.

Salir de la versión móvil