viernes 28 enero, 2022
InicioSucesosDespliegan operativo en Táchira para evitar fuga a Colombia de los asesinos...

Despliegan operativo en Táchira para evitar fuga a Colombia de los asesinos de comisarios del Cicpc

1 view

Diversos organismos de seguridad desplegaron sus hombres por diferentes puntos del país para tratar de ubicar a los sujetos que el pasado martes, en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, mataron a los comisarios del Cicpc, Eduardo José Henríquez Hernández, jefe de la delegación municipal Caucagua, y su jefe de Investigaciones, Joel Jesús Amador Castillo, en una falsa alcabala policial

Armando Hernández

Sucesos/La Nación

 

La operación policial está en marcha, con la participación de los diversos organismos de seguridad y la utilización de recursos extraordinarios, para tratar de ubicar y  capturar a los integrantes de una banda que el pasado martes asesinaron en una falsa alcabala a los jefes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas  de Caucagua, estado Miranda, de lo cual se responsabiliza a los integrantes de una peligrosa organización criminal conocida como la banda de Eduardo Delicias, cuyos integrantes están plenamente identificados.

Sus fotografías han sido distribuidas a nivel nacional con el propósito de lograr la colaboración de la ciudadanía y dar con su paradero.

Se trata de una operación que se cumple a nivel nacional y en la cual figura como punto de especial atención el estado Táchira, por ser una de las rutas que los delincuentes pudieran utilizar para escapar del país, por lo que se han tomado las previsiones respectivas, no solo en cuanto al despliegue de funcionarios, sino en el desarrollo de trabajos de inteligencia policial e investigaciones de campo que permitan detectarlos y evitar su fuga al extranjero.

Asesinato de los comisarios

El sector policial del país, particularmente el Cicpc, está consternado por la muerte de los dos jefes durante un incidente ocurrido en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, sector Río Chico – Higuerote, cuando los funcionarios se dirigían, en horas de la tarde del martes 5 de octubre, a una reunión de trabajo que debía realizarse en la población de Río Chico y en el camino se encontraron con una falsa alcabala policial, que ya había generado sospechas en algunos conductores, pues estaba instalada en un sitio inusual y hasta peligroso.

En esta alcabala se encontraban hombres fuertemente armados, algunos con uniformes de la Policía Nacional Bolivariana, que ordenaban a los conductores detenerse para el chequeo de sus vehículos. Las irregularidades del punto de control no pasaron desapercibidas para el comisario Eduardo José Henríquez Hernández, jefe de la delegación municipal Caucagua del Cicpc, y su jefe de Investigaciones, el inspector Joel Jesús Amador Castillo. Ambos se percataron que las cosas no estaban en orden y empuñaron sus pistolas, como medida de precaución. Tres hombres se encontraban en la alcabala y estos, al percatarse que se trataba de funcionarios, dispararon contra ellos. Los efectivos del Cicpc hacen frente a los hombres, que luego se supo eran integrantes de la banda de Eduardo Delicias. Logran herir a uno de los uniformados que, con rango de comisionado agregado, utilizaba un portanombre con el apellido Guevara. El hombre fallece en el sitio y es identificado durante el proceso de levantamiento del cadáver como Yerfran Reyes, hermano del cabecilla de la banda.

Los delincuentes a su vez dispararon hacia el vehículo donde iban los funcionarios, dando muerte al comisario Henríquez, y se llevaron secuestrado al inspector jefe Amador Castillo, en el carro que tripulaba. La información sobre la balacera movilizó a la policía hasta la autopista, donde encontraron los cadáveres del comisario y del falso policía, pero no había rastros de Amador.

De inmediato se inició la búsqueda del inspector, hasta que su cadáver fue encontrado, el miércoles, en zona boscosa de Caucagua, cerca de Río Chico, vía a Barlovento, con múltiples impactos de bala. En la zona también fue localizado el vehículo Toyota Corolla, propiedad del comisario, en cuyo parabrisas se podían observar varios impactos de bala.

Se inició la búsqueda

“No descansaremos hasta lograr el total esclarecimiento del hecho y detener a los culpables”, expresó el director nacional del Cicpc, comisario general Douglas Rico González, al momento de expresar sus condolencias a los familiares de las víctimas. El personal del Cicpc se mantiene activo para dar con el paradero de los integrantes de la banda de Eduardo Delicias, autora del doble crimen y de numerosos robos en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho.

La banda tiene su centro de operaciones en La Guairita, caserío del municipio Andrés Bello, en San José de Barlovento, estado Miranda, a donde fueron las comisiones en procura de las primeras pistas.

Rico González presidió el acto donde el comisario jefe Eduardo José Henríquez Hernández fue ascendido, de manera póstuma, a comisario general, y el inspector jefe Joel Jesús Amador Castillo a comisario. “Pedimos la máxima colaboración al pueblo venezolano para encontrar a los responsables”, añadió.

Voceros policiales manifestaron que este grupo delictivo está conformado por más de cien hombres, que cuentan con armamento de alto calibre. Se le responsabiliza de numerosos homicidios ocurridos en la zona de Barlovento, entre ellos funcionarios policiales y efectivos de la Guardia Nacional, secuestros, extorsiones y atracos a unidades de transporte público que son interceptadas en falsas alcabalas policiales.

Fotografías de los sospechosos

Entre las operaciones emprendidas en todo el país para dar con el paradero de los sospechosos, se ha procedido a distribuir a nivel nacional fotografías de varios de los presuntos integrantes de la banda de Eduardo Delicias, en primera instancia de 29 de los buscados.

Las autoridades se encargaron que fueran recibidas en todos los comandos policiales y militares del país, y se ha solicitado que sean colocadas en sitios visibles, para que las personas ayuden a encontrarlos. Se divulgaron nombres y apodos, se sabe quiénes son, pero no dónde se encuentran, y por eso se ha iniciado la búsqueda a nivel nacional.

De momento, el Cicpc, incluyendo la delegación estadal Táchira y las delegaciones municipales de nuestro estado, ha distribuido a través de redes sociales veinte fotografías, correspondientes a los siguientes ciudadanos: Esteban Eduardo Quintana Monzón, apodado Eduardo Delicias, jefe de la banda; José Gregorio Blanco Salcedo, (a) Goyudo; Freddy José Huice, (a) Monchito; Wilderson González, (a) Wilderson; Yender Alexis Mata Pérez, (a) Yénder; Leónides Enyerbeth Henríquez González, (a) el Cuñado; Rogelio Antonio Reyes Ramos, (a) el Indio; Johan Iriza; Sebastián Hernández; Sergio Iriza y Kelvis Xavier. Por apodos, se busca a: Benjamín, Cito, Gocho, Pichi, Yeison; Luindi Petare; Papa Puta, Manuel y Vocecita.

Cerco en el Táchira

Se comentó, por otra parte, que las oficinas del Cicpc en el estado Táchira se encuentran en alerta máxima por instrucciones de la directiva nacional, y se están desarrollando de manera permanente labores de inteligencia policial en el área de frontera, con la intención de detectar si uno o varios miembros de esta banda se desplazan a la región con la intención de dejar el país.

De hecho, las diferentes delegaciones han colocado en redes sociales las fotografías de los sospechosos solicitados, con miras a que la comunidad colabore y avise si los ven. Las fotos también han sido distribuidas en alcabalas, puestos policiales y militares, particularmente en la zona de frontera con Colombia. Hay vigilancia y presencia en las trochas. No obstante, sobre las acciones que son monitoreadas desde Caracas no ha sido posible obtener información por parte de los jefes del referido cuerpo detectivesco en la región.

Se sabe que hay una especie de cerco que fue diseñado para detectar y capturar a los sospechosos del doble crimen, en caso que intenten escapar a Colombia, a través del Táchira.

- Advertisment -