Inicio Sucesos Detienen a mujer que sirvió de señuelo en homicidio de un ex...

Detienen a mujer que sirvió de señuelo en homicidio de un ex guardia nacional

Efectivos de la Brigada Contra Homicidios del Cicpc Táchira lograron aclarar desde el punto de vista policial la muerte de Franklin Javier Ramírez Ovalles (34), ultimado con arma de fuego el pasado 11 de octubre  en Veracruz, vía a Santa, a donde acudió para negociar un vehículo que a precio de oportunidad era ofrecido a través de las Redes Sociales


Armando Hernández


El homicidio de un ex efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana, que fue emboscado y asesinado en el sector de Veracruz, vía a Santa Ana del Táchira, a donde acudió para negociar un camión que era ofrecido a través de las redes sociales, fue aclarado por detectives de la Brigada Contra Homicidios del Cicpc – Táchira, que tras quince días de intensas averiguaciones lograron dar captura a una mujer que fungió como señuelo, para lo que fue un intento de atraco que terminó en homicidio, cuando la víctima se resistió al robo.

Voceros del Cicpc recordaron que el caso ocurrió en horas de la tarde del domingo once de octubre en el pasaje Coromoto con vereda 11 del sector Veracruz,  vía a Santa Ana del Táchira, donde se hizo presente el ex militar y comerciante Franklin Javier Ramírez Ovalles, venezolano de 34 años de edad, con residencia en Colinas de Toituna, municipio Guasimos, con la finalidad de negociar un camión, que  a precio de oportunidad, era ofrecido a través de las redes sociales.

Ramírez, estableció contacto con los vendedores para conocer mas detalles y tras acordar el precio pagadero en dólares, concertaron una cita en el referido sector, para cerrar el trato. Pasadas las dos  de la tarde del once de octubre, el ahora occiso se dirigió al lugar acordado, en compañía de un pariente, pero cuando llegaron al lugar el acompañante sintió temor y no se bajó del carro, advirtiendo que le gustaba el sitio y que deberían marcharse.

El ex guardia nacional no prestó atención a estas recomendaciones y caminando se internó en el Pasaje Coromoto. A unos cien metros lo estaba esperando una mujer de contextura delgada y  cabello castaño, que tras recibirlo con un apretón de mano, lo dejó en poder de dos hombres con quienes toma rumbo a la vereda 11. Minutos después se escucharon algunas detonaciones de arma de fuego que alarmaron al acompañante que permanecía en el vehículo esperando. Los disparos lo hacen reaccionar y de inmediato se traslada hasta un puesto policial para  solicitar ayuda. Cuando regresó con las autoridades, se encontraron con el cadáver de Ramírez en vía pública, con múltiples heridas de arma de fuego. Los supuestos vendedores del camión habían desaparecido.

Correspondió a funcionarios de la Bridada Contra Homicidios asumir las investigaciones, bajo la dirección del comisario general Wilmer Uribe Guerrero, jefe de la Delegación estadal Táchira y el inspector  Denny Abreu, jefe del Eje Contra Homicidios. Desplegados por el area, los investigadores  intentan obtener detalles para la identificación de los responsables y se percatan que fueron varias las personas que presenciaron los hechos, y particularmente pudieron observar a la mujer que  nerviosamente esperaba, llamando la atención por no ser del vecindario y encontrase  en un área, que por sus características no suele recibir visitantes extraños.

Los investigadores centraron la atención en identificar a la mujer y mediante labores de inteligencia  lograron saber que por la fisonomía,  pudiera tratarse de una comerciante residenciada en el  barrio Timoteo Chacón de Santa Ana del Táchira, a donde acudieron para ejercer una discreta vigilancia. El día 15 de octubre, cuatro días después de cometido el crimen ubican  a la sospechosa en la calle 10 de dicho sector, donde es arrestada.

Es trasladada a la sede del Cicpc en la Avenida Marginal del  Torbes donde queda identificada como:  D. M. Guerrero Barrera, de nacionalidad venezolana y 36 años de edad. Se sabe que esta persona fue quien, presuntamente, conduce a la víctima hasta el interior del pasaje Coromoto de Veracruz, diciendo que el camión que se estaba vendiendo estaba guardado en el interior de un garaje, donde podría verlo. Lleva al  comprador hasta los dos sujetos que inmediatamente lo someten para despojarlo de los dólares,  pero ante la resistencia opuesta le disparan en varias oportunidades causándole la muerte.

Extraoficialmente se supo que a Ramírez Ovalles no le robaron nada, puesto que acudió a Veracruz tan solo con la intención de ver el camión y no llevó dinero alguno.

La sospechosa, tras ser reconocida, permanece detenida en los calabozos del Cicpc Táchira a órdenes de la Fiscalía XXIV del Ministerio Público que solicitó medida privativa de libertad, vía excepcional, que fue otorgada por el Juzgado IV de Control.

Los jefes del Cicpc Táchira explicaron que las investigaciones aun están en pleno desarrollo puesto que se esta trabajando en la identificación plena y captura de los dos hombres que mataron a Ramírez Ovalles, sobre los cuales no fueron revelados detalles. De hecho, pese a que la captura de la mujer ocurrió a los pocos días de cometido el crimen y que está aclarado desde el punto  de vista policial, se había acordado mantener la investigación bajo secreto, evitado comentarios que pudieran entorpecer las pesquisas y  permitir la fuga de los autores material del homicidio.

 

 

 

Salir de la versión móvil