En Arauca también marcharon en rechazo a homicidio perpetrado por 2 venezolanos

4681

Este lunes, al igual que la semana pasada  en el barrio Camilo Daza,  de Cúcuta, un grupo de araucanos salió a la calle para  marchar, rechazar y protestar por  el reciente homicidio asesinato de un comerciante colombiano, perpetrado presuntamente por  dos venezolanos, razón por la que ahora también  exigen   que sus connacionales abandonen la población.

Con el mensaje “Yo también estoy indignado… Los araucanos merecemos respeto”, a través de la red social de Facebook, la marcha fue convocada  por amigos y familiares del comerciante Henry Alejandro Estupiñán Álvarez,  de 69 años, asesinado  el sábado en  la noche del sábado en su propio establecimiento de la carrera 20 con calle 26, Avenida Olaya Herrera.

Del crimen, registrado  a las 6:30 de la tarde del sábado,   señalan a  Carlos Gregorio Ortiz Álvarez,  de 24 años, y a otro cómplice que no identificaron y  se encuentra en fuga,  , pero que  fue  uno de ellos el que se armó de un destornillador y le infirió dos heridas mortales en el pecho al sexagenario  cuando  se resistió al robo que  los delincuentes pretendían cometer en su establecimiento denominado “Comercializadora Mundial”,  empresa  con más de 20 años al servicio de los araucanos.

La víctima era muy conocida y apreciada en Arauca, por  lo que el hecho llenó  de indignación al pueblo que  de inmediato  exigió  a las autoridades acciones  contundentes  “para acabar con este flagelo que tiene agobiado al pueblo araucano”.

“Nos están matando, robando, quitándonos las oportunidades de empleo, hemos sido pacientes, generosos, les hemos tendido la mano a los venezolanos y no es justo que nos paguen de esta manera, asesinando a nuestra gente”, dio  un vecino que participó en la marcha.

Los araucanos insisten en que las autoridades no deben tolerar más la presencia de venezolanos indocumentados, que se han tomado los parques y la plaza de mercado para hacer sus fechorías. Incluso pidieron que cerraran  la frontera  con Apure, de manera definitiva.

El sábado comenzado la noche, cuando los comerciantes vecinos de la víctima  se enteraron de lo que estaba pasando en la Comercializadora Mundial, corrieron a auxiliar a la víctima, trasladándola hasta el Hospital San Vicente de Arauca, donde minutos después falleció; sin embargo,  lograron atrapar al venezolano Ortiz Álvarez, a quien antes de entregárselo a la Policía, le dieron una paliza.

Valga recordar que la semana pasada,  tras  el homicidio de un  bodeguero cucuteño, a manos de tres jóvenes  venezolanos que  la víctima albergaba en su casa, se hizo una protesta pública  contra este hecho, y también  contra  todos sus connacionales residentes en esa parte de Colombia. 

Miriam Bustos