viernes 28 enero, 2022
InicioSucesosEn Táchira lo procesaron por droga y en Colombia murió degollado

En Táchira lo procesaron por droga y en Colombia murió degollado

0 views

Lender Darío Beltrán Grijalba fue degollado y, sobre su cuerpo, los asesinos dejaron un cartel en el que se leía “por sapo”

Miriam Bustos

Un ciudadano de nacionalidad colombiana que en junio de 2008, mientras vivía en el municipio Cárdenas, del estado Táchira, a la edad de 19 años, fue procesado y condenado a tres años de prisión por el delito de droga, recientemente fue asesinado en su natal Cúcuta, a donde había regresado con parte de su familia.

Su cadáver fue localizado en una zona boscosa del Anillo Vial Occidental, a la altura de la urbanización Los Estoraques. Lender Darío Beltrán Grijalba fue degollado y, sobre su cuerpo, los asesinos dejaron un cartel en el que se leía “por sapo”.

Lender ya tenía 32 años de edad. Una hermana lo vio dos días antes del crimen. Él llegó a su casa para pedirle pan y agua de panela. En ese momento, los familiares se enteraron que este había cometido un robo contra un hombre, solo una semana antes, en el barrio Antonia Santos.

“Siempre le decíamos que dejara ese mundo (drogas y delitos), pero no nos hizo caso. Siempre que intentábamos recuperarlo, se nos escapaba”, dijo la mamá.

En medio de la inspección y el levantamiento del cuerpo de Beltrán, la mamá le suplicó a uno de sus amigos que dejara el consumo de drogas, que le evitara a su familia el mismo dolor que ella estaba sintiendo en ese momento.

Precisamente, el amigo de Lender Darío compartió horas antes del hecho con él y hasta lo llevó a su casa para que desayunara. Aseguró que cuando se lo encontró en la calle, decidió invitarlo a desayunar a su casa y luego le regaló 2 mil pesos que le pidió.

Una fuente judicial aseguró que Beltrán, quien también era conocido como Cabeza de Motor, en Colombia, ya había sido detenido en múltiples oportunidades, por lo que ya estaba en el radar de las autoridades.

Fue presentado por la Fiscalía por los delitos de hurto, porte ilegal de armas y fabricación, tráfico o porte de estupefacientes.

Este desenlace mortal, que dejó dolor y desesperanza entre los familiares de la víctima, era algo que en cualquier momento esperaban, pues Beltrán Grijalba pasó la mitad de su vida en la calle, atrapado por el consumo desmedido de drogas y cometiendo infinidad de delitos.

Por ahora, los investigadores judiciales adelantan las pesquisas para esclarecer los móviles del hecho y, asimismo, identificar a los autores del crimen.

- Advertisment -