Era de Táchira uno de los PNB asesinados en Guatire durante una situación de rehenes

8596

Era de Táchira uno de los tres funcionarios de la PNB que este martes en la tarde murieron  tras  un enfrentamiento  que sostuvieron con un grupo de delincuentes que mantenía como rehenes a  los empleados de una distribuidora de licores de Guatire, estado Miranda.

Se trata del  Supervisor Agregado de la PNB,  Fulgencio Rincón González, de 45 años de edad, nativo de Rubio, municipio Junín, quien durante la balacera  resultó  herido letalmente de un  balazo  en el parietal izquierdo, además  de  otro balazo  en el dorso derecho y  una laceración en el índice de la mano derecha.

En Táchira, egresado de la promoción  21 como funcionario de Tránsito Terrestre, Rincón González laboró durante  varios años en este servicio adscrito a la extinta Unidad 61  que  funcionaba en San Cristóbal, pero al igual que ocurrió  con la totalidad de sus  compañeros fiscales de tránsito, debió migrar a la recién creada PNB.

Se dijo que desde el miércoles se hacían los trámites necesarios para trasladar sus restos desde la morgue de Bello Monte hasta Rubio donde sería sepultado.

El martes,  junto al tachirense, también falleció su compañero de armas, el  Supervisor Jefe José Gregorio Manrique Correa,  mientras que el deceso  de  la Supervisora Jefe Milena Fernández Blanco, también de la PNB, se dio posteriormente.

Otros dos PNB resultaron heridos, mientras  que cuatro  de los delincuentes  fueron abatidos en la Zona Industrial de Terrinca,  en la distribuidora Unidos Capital, Guatire, donde  se originó el secuestro  o situación de rehenes de al menos 15 empleados de la empresa licorera por parte de ocho  hampones que ingresaron para cometer un robo de licor de grandes proporciones.

El vigilante de la empresa logró alertar a las autoridades  policiales, por lo que hasta allí se movilizaron comisiones de Polizamora  y de la PNB como refuerzo, tras irrumpir en la instalación fueron recibidas a tiros, momento en el que Rincón y Manrique fallecieron e hirieron a la femenina que más tarde murió, y a otros dos uniformados que se encuentran estables.

Los cuatro ladrones abatidos no habían sido identificados. Tres de sus compinches lograron escapar en un camión con parte de la mercancía robada, en tanto que el octavo ladrón se dio a la fuga por otra vía.

Miriam Bustos