“La Frontera” y las FBL causaron las balaceras registradas en La Parada

4341
Yorman Stiven Rangel seleccionaba los blancos potenciales de extorsión y los llevaba a orillas del río Táchira para que sus cómplices los amenazaran de muerte, si no pagaban.

Un investigador judicial  colombiano que le siguió el rastro a la banda criminal “La Frontera”, durante al menos un año, aseguró que las constantes balaceras y los enfrentamientos que se registraron desde mediados de agosto de 2017, en La Parada y el puente internacional Simón Bolívar, fueron producto de la disputa de este grupo con las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL), que hacían presencia en la invasión Mi Pequeña Barinas, de San Antonio del  Táchira-Venezuela.

“Algunos miembros de ‘La Frontera’ tenían el control de extorsiones en Mi Pequeña Barinas, pero allá llegó ese grupo y los sacó. Por eso, se iniciaron esos enfrentamientos por el control de las trochas”, dijo la fuente judicial.

En esa época, el entonces comandante de la Mecuc, coronel Javier Barrera,  aseguró que esta banda  (La Frontera) simulaba pertenecer al Ejército de Liberación Nacional (ELN) para generar zozobra entre los comerciantes y contrabandistas y así controlar el cobro de extorsiones.

La información, publicada por diario La Opinión, se devela  ahora, a propósito de la reciente sentencia condenatoria dictada a uno de los miembros de esta agrupación, vinculada además a homicidios registrados en La Parada y Villa del Rosario.

Se trata de Yorman Stiven Rangel Castro, miembro de la banda criminal “La Frontera”, quien aceptó los cargos antes de que la Fiscalía presentara la formulación de la acusación en su contra e iniciara el juicio.

Un juzgado especializado de Cúcuta lo sentenció a 8 años de prisión y a pagar una multa de 2  mil 700 salarios mínimos legales mensuales, vigentes, a favor del Estado colombiano.

La Fiscalía le imputó a este hombre el delito de concierto para delinquir agravado (con fines extorsivos). Como único beneficio, será condenado con la pena mínima del delito en mención.

Este hombre, de 27 años, venía delinquiendo desde 2016, infundiendo temor en Villa del Rosario, de donde es oriundo, añadió La Opinión.

Extorsiones en río Táchira

“Entre sus funciones estaba la de observar a cuáles comerciantes podía extorsionar. También llevaba a sus víctimas a orillas del río Táchira, donde los otros integrantes de la banda los amenazaban para que entregaran los dineros exigidos”, señala un aparte de la condena.

Las víctimas, en su mayoría, eran propietarios de casas de cambio y contrabandistas en las trochas del sector de La Playa, al igual que del centro de La Parada.

“Esta organización utilizaba motos de placa venezolana y armas para cometer homicidios contra las personas que no pagaban las extorsiones”, agrega.

Rangel Castro fue detenido el 5 de diciembre de 2017, junto a otras 7 personas, quienes en su mayoría han llegado a preacuerdos con la Fiscalía y solo una se encuentra en etapa de juicio.

Un descuartizador

El día de las capturas, la Policía Metropolitana de Cúcuta informó que “La Frontera” tenía entre sus integrantes a un hombre encargado de descuartizar a sus víctimas.

El primero de este grupo en ser condenado fue Jhenier Yoel Álvarez Misse, a ocho años de cárcel. La sentencia fue proferida por concierto para delinquir, con fines de extorsión, añadió el diario neogranadino. (MB)