La Opinión| Venezolana fue encontrada estrangulada en un edificio del centro de Cúcuta

17652

 

Un cuadro de muerte y vida se dibujó en un céntrico edificio, a pocas cuadras de la Alcaldía. El macabro descubrimiento del homicidio de Jennifer Ramírez Rivero, en pleno corazón de Cúcuta, cambió la rutina del comercio en la avenida 5 entre calles 12 y 13, en la tarde de ayer.

La historia tuvo dos componentes. Primero, el hallazgo del cadáver descompuesto de la mujer de 39 años; y segundo, el momento en que los vecinos y policías encontraron vivo al hijo de la víctima, un niño de dos años que estaba junto a ella. Se presume que el menor permaneció al lado del cadáver de su madre desde el pasado lunes, cuando se presume que ocurrió el asesinato.

De inmediato, uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta, tomaron en custodia al menor de edad y lo trasladaron al hospital Erasmo Meoz, para que recibiera la atención médica y alimentos, porque presentaba signos de desnutrición.

“El niño no hacía nada, lo bañé, le di una pasta y ahí lo sacaron”, comentó una vecina del edificio Spanis, el escenario mortal.

Entre los comentarios de los curiosos no cesaba la sorpresa satisfactoria de que el niño aún estuviera con vida y que haya sobrevivido durante cinco días en medio del crimen de su mamá, sin agua ni comida.

Según se conoció, entre las uñas del niño había rastros de piel de la mujer, como si él hubiese intentado mover el cadáver.

¿Cómo la encontraron?

Un insoportable olor nauseabundo y el llantos del menor, hicieron que algunos vecinos que echaron de menos a Jennifer Ramírez, decidieran subir hasta el apartamento 305, donde ella vivía, para verificar qué había pasado. También se supo que el lunes se escucharon gritos de alguien pidiendo auxilio.

Cuando lograron abrir la puerta junto a algunos policías, encontraron la macabra escena. El cadáver de la mujer estaba tendido boca abajo, en la sala del apartamento, y su hijo estaba junto a ella.

La Policía alertó a los funcionarios de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho), para que se iniciaran las pesquisas correspondientes y el posterior levantamiento del cadáver.

¿Quién era?

Desde abril, Jennifer Ramírez Rivero llegó a vivir con su hijo en el apartamento donde finalmente perdió la vida.

Las autoridades conocieron que hace dos meses la mamá de la víctima estuvo visitándola y después retornó a Venezuela.

La mujer cumpliría el viernes 40 años, por lo que algunos vecinos y comerciantes resaltaron que alguien le traía ayer un ramo de flores, para celebrar el natalicio.

Ramírez tenía una marca de ropa, por lo que vendía prendas de vestir y también se rebuscaba vendiendo tortas al frente del edificio.

Según se conoció, la mujer participó en el reinado de las ferias de San Sebastián, en San Cristóbal (Venezuela).

La causa de la muerte

El coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, explicó en el lugar del crimen, que la presunta causa de la muerte de la mujer fue la asfixia mecánica.

Al parecer, Ramírez fue estrangulada.

“Todo indica que es un crimen pasional”, dijo el oficial.

Las autoridades conocieron que un hombre de tez morena que, frecuentemente, acompañaba a la víctima, podría ser el sospechoso de cometer el crimen, porque desde el lunes los vecinos del sector no lo volvieron a ver en el lugar.

El apartamento de la mujer tenía las cosas un poco revolcadas.

Los investigadores judiciales tomaron huellas digitales de los elementos que había en el apartamento como vasos, cubiertos y otros. Jennifer Ramírez vestía una pijama corta, por lo que se presume que la muerte ocurrió en la mañana del lunes. Por ahora, las autoridades avanzan en las investigaciones.

 

Vía La Opinión