Mataron a un hombre que portaba falsa credencial de oficina policial

10758

De acuerdo a una credencial que  pendía  de su cuello,  que resultó ser falsa, en razón de que no existe en el país ninguna Oficina de Protección y Coordinación Policial, emanada por el Ministerio de Interior  y Justicia –tal cual indicaba- se trataba de Ángel Bladimir Orosco, de 42  años, nativo de Carúpano,  estado Sucre.

Sin embargo los investigadores también  tratan de  cotejar el rostro de  la víctima con la fotografía de la credencial falsa, por cuanto  las características no son del todo las mismas.

El cadáver de  presuntamente Orosco,  fue localizado poco después de las 7 d la mañana, en un área semienmontaba, pero a orilla de la calle, lo  que permitía  que fuera visto por cualquiera que por allí transitara.

De hecho fue un morador del sector el que  a la altura  del parque Maltín Polar, abordó a una comisión de Politáchira  que realizaba  labores de patrullaje, y le notificó del hallazgo.

Al acercarse al sitio que  les indicaros, los policías confirmaron  el hecho.

Al pie de un árbol, los uniformados observaron un cadáver masculino, boca arriba, que pareciera haber sido asesinado en otro lugar y liberado allí,  por la posición del mismo.

Carecía  de camisa, vestía un pantalón jeans, azul; correa marrón y calzaba zapatos grises.

De contextura delgada, piel trigueña, cabello negro rapado a los costados y en la parte posterior de la cabeza.

Lucía dos tatuajes abstractos, uno en el antebrazo interior  izquierdo y el otro en el hombro derecho.

A simple  vista los policías le apreciaron dos balazos, en el lado derecho  del tórax  y piernas, así como algunas escoriaciones en el rostro.

Como ya se dijo, del cuello pendía  una supuesta credencial en la que se leía, además del nombre y el número de cédula “Oficina de Protección y Coordinación Policial”,  la cual se  constató, no existe.

Serán los  funcionarios del Cicpc que se presentaron en el lugar para levantar  y trasladar el cadáver  hasta la morgue del Hospital Central de San Cristóbal, los que se encargarán  de verificar  la identidad de la víctima y esclarecer las circunstancias en las cuales fue asesinada.

Hasta la noche del miércoles  nadie había acudido a reclamar el cadáver en la morgue.

Miriam Bustos