Evacuar a los niños atrapados en la cueva tailandesa puede llevar meses

1909
Imagen cortesía

La pesadilla está lejos de acabar para los doce niños atrapados en una cueva de Tailandia junto a su entrenador de fútbol, quien los había llevado de excursión y se perdió con ellos el 23 de junio de este 2018.

Tras nueve días desaparecidos, los trece fueron hallados con vida el lunes, pero no podrán salir de la cueva en varios meses porque las lluvias torrenciales del monzón la han inundado. La otra opción que les queda es mucho más terrorífica, bucear a través de oscuras y sinuosas grutas enfangadas por donde ya les cuesta orientarse a los equipos de rescate que los han encontrado. Publicó ABC

Debido al alto riesgo que entraña dicha evacuación, lo más sensato es suministrar con buzos comida y medicinas a los niños, que están bien y aguantan sobre una roca a un kilómetro de profundidad y a dos y medio de la entrada a la cueva. Para drenar el agua que les rodea, los equipos de emergencia están bombeando miles de litros cada hora.

El problema es que se esperan fuertes lluvias para esta semana, lo que podría precipitar el rescate antes de que el agua vuelva a inundar la caverna y ponga en peligro a los menores.

“Como la predicción meteorológica es que llueva, la evacuación debe acelerarse. Se usarán equipos de buceo. Si el nivel del agua sube, la tarea será más difícil todavía. Debemos sacar a los chicos antes”, explicó el ministro del Interior, Anupong Paojinda, según informa el periódico Bangkok Post.

Dejando caer que esta posibilidad es inminente, el Ejército tailandés ha pedido máscaras submarinas completas para niños, ya que las utilizadas por sus hombres rana son grandes para ellos. Pero expertos comoAnmar Mirza, coordinador de la Comisión de Rescates en Cuevas de EEUU, alertan del grave riesgo que corren no solo los menores, sino también los rescatadores que los guíen bajo el agua a través de unas claustrofóbicas grutas con visibilidad prácticamente nula.

Para ello, el millar de personas desplegadas en torno a la cueva están buscando alguna otra entrada que les permita acceder a los niños sin tener que bucear. Los chavales, que tienen entre 11 y 16 años, ya han sido alimentados y medicados para recuperar fuerzas porque estaban hambrientos.

Un grupo de diez soldados liderados por un médico militar acompaña a los doce niños y su monitor atrapados en una cueva parcialmente inundada en el norte de Tailandia, informaron hoy fuentes oficiales.Ruetaiwan Patisen, la portavoz de los equipos de rescate, señaló  que los niños se encuentran bien, a pesar de haber estado diez días sin comer, y que los soldados permanecerán con ellos hasta que sean rescatados de la gruta, situada en la provincia de Chiang Rai.