Crecida del río Caroní afectó a 97 familias de Puerto Ordaz y San Félix

153
Foto: Correo del Caroní

Más de 3.350 personas se han visto afectadas durante la temporada de lluvias en Ciudad Guayana, la mayoría por la crecida del río Caroní, que se mantiene en alerta roja: diferencia del nivel del Orinoco en Ciudad Bolívar, su cota ha ido en aumento. El lunes llegó a los 13.11 metros sobre el nivel del mar.

Mientras tanto, los que han padecido se quejan: “La mayoría de la gente se ha tenido que salir de las casas. Todos los días tenemos que ir a nuestras viviendas a estar pendientes porque los malandros se llegan por atrás en curiaras a robar”.

El río Orinoco lleva días descendiendo su nivel. Para este 4 de septiembre estaba en 18.20 metros sobre el nivel del mar (msnm), después que el 25 de agosto llegara hasta los 18.34 msnm, 34 centímetros por encima de la alerta roja. No sucede lo mismo con el Caroní, que el lunes estableció récord y llegó a los 13.11 msnm, siendo la cota de alera roja los 12.50 msnm. A la mañana siguiente bajó a 12.84, publicó El Correo de Caroní.

Viviendas que no habían sido afectadas en más de dos meses de temporada de lluvias, las anegó la crecida del lunes e inundó a otras 67 casas en las que habitan 97 familias de los sectores La Españolita, Los Oleandros, José Gregorio Hernández y Los Monos en Puerto Ordaz; y Campo Rojo, Sabana de Piedra, Los Arenales y La Laja, en San Félix.

“Teníamos dos meses esperando y fue ayer (lunes) que vino el gobernador y Protección Civil. Nos trajeron agua potable, nos dijeron que nos iban a traer comida y la jornada de salud que es lo que más me preocupa porque hay mucha bronquitis, sarna”, señaló Nelly Morenos, habitante del sector La Españolita.

Aunque todos los años hay inundaciones y anegaciones de calles por la temporada de lluvias y la crecida del río, vecinos reiteraron que es la primera vez que llega a afectar incluso a casas de un nivel más alto que, en esta oportunidad, el agua les llegó hasta los cuartos. Las fachadas de las viviendas dejaron la huella de hasta dónde había llegado el agua.

“La mayoría de la gente se ha tenido que salir de las casas, nosotros nos refugiamos acá (en otra vivienda), pero todos los días tenemos que ir a las casas a estar pendiente porque los malandros se llegan por atrás en curiaras a robar”, comentó un vecino del sector Los Oleandros, en la franja de Castillito.

“Si te soy sincera, para acá no ha venido nadie”, afirmaron residentes del sector El Hueco en Castillito. A pesar del agua estancada y -como afirman- no haber recibido atención, no se han registrado enfermedades.

En todo el municipio Caroní, hasta el 3 de septiembre, se contabilizaron 851 viviendas afectadas, 1.085 familias, que equivalen a 3.351 personas: 1.073 niños, 442 adolescentes, 1.497 adultos y 339 adultos mayores.