Agua

La incompetencia, la incuria y la corrupción que prevalece en la administración pública hacen que los venezolanos tengamos que sufrir por la falta de agua

En mi último artículo abordé el tema de la crisis eléctrica en el país. Es insólito el daño que se le ha hecho a Venezuela y a los venezolanos con el pésimo manejo que le han dado al tema eléctrico los gobiernos del socialismo del siglo XXI. Han dejado a Venezuela en la oscuridad más absoluta, han arruinado los equipamientos domésticos que funcionan con electricidad y han retrasado el desarrollo de muchas empresas y de muchas iniciativas que requieren de la electricidad para funcionar.

Ahora quiero hablar de otro de los servicios públicos que han sido abandonados por los dos últimos gobiernos: el agua. El pueblo venezolano ha sido condenado a sufrir las consecuencias de un abandono irresponsable del servicio de agua para las familias venezolanas.

Alguna vez le escuché a Fidel Castro decir que él envidiaba a los venezolanos por el petróleo, pero que más todavía nos envidiaba por el agua. Efectivamente, Venezuela cuenta con recursos hídricos enormes, pero gracias a la incompetencia, a la corrupción y a la desidia, los revolucionarios nos han puesto a sufrir por falta de agua. Falta de agua para uso doméstico y falta de agua para uso industrial y para un adecuado desarrollo agrícola y pecuario.

El caso del Zulia es particularmente escandaloso. La región zuliana tiene como una de sus principales riquezas contar con la más grande reserva de agua dulce que existe en el continente latinoamericano. Sin embargo, los zulianos están sometidos a la tragedia de no disponer del agua tan necesaria para todas sus actividades.

Lo mismo podría decirse de Valencia, el estado Carabobo y los estados de la Región Central, que deberían tener agua permanentemente gracias al lago de Valencia, que es otra reserva de agua dulce desaprovechada para el consumo humano y para el bienestar de la gente que vive en aquella región. Insólito también que en la región de Guayana haya problemas con el agua, teniendo allí los recursos hídricos enormes que proveen los ríos como el Orinoco y el Caroní, para no nombrar sino a los dos principales.

La geografía venezolana está dotada de magníficos ríos y de excelentes recursos hídricos. La incompetencia, la incuria y la corrupción que prevalece en la administración pública hacen que los venezolanos tengamos que sufrir por la falta de agua y que nuestros niños tengan que padecer por enfermedades que tienen su origen en el uso de aguas contaminadas en lugar de disponer de agua potable en abundancia.

Seguiremos conversando.

@EFernandezVE

Eduardo Fernández

Salir de la versión móvil