Inicio Opinión Hora de Reflexión: la UCV, ¿presente? (Y II)

Hora de Reflexión: la UCV, ¿presente? (Y II)

Alfredo Monsalve López


En el artículo de la semana pasada donde emití una serie de opiniones relativas a lo que significa la presencia de la universidad en las sociedades, y entre otros asuntos comentaba que, en la década de los años 60, los estudiantes universitarios formaban parte presencial en todos y cada uno de los movimientos que tenían que ver con los derechos de los ciudadanos. Y aquí hago un paréntesis porque en una línea del primer párrafo señalé que la UCV: “la ´Casa que vence las sombras´, abría sus puertas para que fluyeran las múltiples ideas”. Ojo, la Universidad Central de Venezuela se fundó el 22 de diciembre de 1721. Yo quise decir que, en la década de los años 60 y 70, la participación de la comunidad estudiantil y profesoral, estuvo presente en todos los procesos políticos, sociales y económicos. Aunque, desde su creación, ha sido activista.

La UCV es un estandarte invalorable de las vivencias que por sus aulas y pasillos ocurrieron. La productividad de esta casa de estudios fue (dije “fue”), modelo para otras universidades en nuestra región. De ella egresaron hombres de la talla de José María Vargas, Francisco de Miranda, José Gregorio Hernández, Andrés Bello, Arturo Uslar Pietri, Miguel Otero Silva, Andrés Eloy Blanco, y la lista de eminentes venezolanos, es inmensa como la llanura. Sin embargo, en este claustro universitario (UCV), debieron transcurrir 172 años desde su creación para poder ver las dos primeras mujeres graduadas en la UCV en 1893. Es decir, que los hombres eran los que estaban presentes dentro de su recinto. Un ejemplo claro fue la llamada “carrera de los machos” (Ingeniería en todas sus menciones). Y esto último lo debatíamos en un Foro en uno de los grupos de WhatsApp, al cual este servidor pertenece. Allí abordamos el tema “La Mujer, ¿es menos o mucho más que un cuerpo?”. Y la conclusión a la que llegamos, es que la mujer es muchísimo más que un cuerpo. No caber la menor duda. Y nos montamos, entre otros aspectos, en la discriminación en la participación de la mujer en muchas áreas del conocimiento humano.

Ahora mismo, la participación de la mujer es mucho mayor en todas y cada una de las carreras que ofrece la UCV. Ahora bien, sin salirnos del tema. Los debates que se suscitaban dentro y fuera del espacio universitario, tenían peso específico. Desde su creación ha sido vanguardia en el quehacer vivencial de los ciudadanos que nacimos en estas tierras tropicales y que son envidia de muchos personajes de otras latitudes. De ella han egresado como mencionamos arriba, profesionales de todos los kilates. Han hecho historia. Han trascendido. Muchos de ellos son un ejemplo de ciudadanía. Ejemplares hombres y mujeres que se enfrentaron a los peores momentos políticos que ha tenido Venezuela desde su Independencia. Es decir, la UCV siempre se ha hecho presente. No obstante, hoy, en la última década de este siglo XXI, ha sido muy difícil la participación universitaria en la vida social, económica y, sobre todo, política. Muchos de los espacios de la UCV, han sido atacados por bandas, incluso, armadas “hasta los dientes”. Los asaltos, destrozos y el vandalismo campean a placer. Aunada a la migración de cientos de estudiantes que buscan un camino para brillar con luz propia y poder satisfacer a sus respectivos seres queridos.

Recientemente, observamos (vía redes sociales), a un pequeño grupo de jóvenes estudiantes de medicina protestar pacíficamente frente al Hospital Clínico Universitario de Caracas exigiendo algunos de sus derechos, de inmediato fueron repelidos por grupos afectos al régimen que hoy tiene el poder desde hace más de 20 años. “Hablar de la universidad es hablar de desafíos, debates, conocimiento, cambio, transformación social, investigación y pensamiento crítico. Es el reflejo de una sociedad en su conjunto, su crecimiento, luchas, resistencia, gremios, democracia y equidad. Es mirar hacia los jóvenes, su movilidad social y oportunidades de mejora…”. (www.cienciacierta.uadec.mx/). Las preguntas pertinentes: con una situación como la experimentada por la UCV en los últimos años, ¿cómo pueden exigir sus derechos sociales y económicos los ciudadanos venezolanos en general? ¿Puede la UCV estar presente en estas condiciones?  Se abre el debate pues.

alfredo.monsalve10@hotmail.com

@monsalvel

Salir de la versión móvil