Compras aceleradas ante incertidumbre por reconversión monetaria este fin de semana en Táchira

1558
Panoramica de San Cristóbal / Imagen Cortesía.

De cara a la reconversión monetaria y el nuevo salario mínimo anunciado el viernes por el presidente de la República, Nicolás Maduro,  este fin de semana algunos tachirenses prefirieron dejar sus cuentas en cero ante la incertidumbre que supone para muchos que las recientes medidas son “una nueva devaluación”.

Zapaterías y tiendas que abrieron sus puertas este sábado, después de mucho tiempo, volvieron a agitarse ante la llegada de compradores dispuestos a adquirir la cantidad de zapatos y prendas de vestir que el límite de sus cuentas bancarias les permitiera.

“La gente dice que es una devaluación, por eso prefiere comprar calzado y ropa antes que esperar que su dinero se les devalúe en los bancos”, expresó una vendedora de una tienda de calzados ubicado en un reconocido centro comercial de la ciudad.

La ejecutiva en ventas sostuvo que el sábado la tienda facturó el doble de un día normal, mientras el domingo el cierre de caja triplicó la facturación de la jornada anterior. Aunque con el obstáculo de que gran parte de las ventas se harán efectivas este martes con cinco ceros menos, ya que los pagos fueron por transferencias debido a los límites de las transacciones por punto de venta.

El panorama en los supermercados en vísperas del nuevo cono monetario no fue distinto. Desde tempranas horas de la mañana los consumidores acudieron a hacer sus compras sabatinas en los principales hipermercados de San Cristóbal.

Las acostumbradas largas colas se extendían por los pasillos con compradores que no solo empujaban hacia la caja el carro de supermercado con productos alimenticios, sino también  con bolsas que asomaban billetes de 500 y 1000 bolívares, piezas de baja denominación que el comercio informar ya no acepta.

“Se les informa a nuestra distinguida clientela que se estará vendiendo un solo producto no perecedero por tipo”, informaba la amable ejecutiva de atención al cliente del establecimiento por la masiva compra de alimentos de una sola clase.

Sin ferias de hortalizas y comercios cerrados

Las populares ferias sabatinas de hortalizas este fin de semana no estuvieron presentes en algunas comunidades de la ciudad, e incluso pequeños abastos no elevaron sus Santamaría. En consecuencia, los locales en donde se decidió atender a la clientela asomaban largas colas de consumidores, tal es el caso de algunas carnicerías y charcuterías.

Yuliana Ruiz