“Exigimos una investigación rápida e imparcial en el caso de la ayuda humanitaria”

232
Walter Marquez

Una exigencia al gobierno de Juan Guaidó y de Iván Duque para que investiguen de manera rápida e imparcial los hechos de corrupción ocurridos en la ciudad de Cúcuta con la ayuda humanitaria y el pago de hoteles a los militares desertores, hizo este lunes el diputado jubilado a la Asamblea Nacional y presidente de la Fundación El Amparo, Walter Márquez.

“El presidente Guaidó debió designar en febrero de manera inmediata al embajador en Colombia, para que se encargara de todos los aspectos operativos, administrativos del apoyo a los militares que desertaron y se unieron a su causa”, expresó, al tiempo que manifestó que tener resultados precisos de lo ocurrido y castigar a los culpables permitirá a la oposición venezolana actuar con claridad y darle un nuevo rumbo a las acciones que han adelantado.

Considera que la ayuda humanitaria también debe ser distribuida lo más pronto posible en la ciudad de Cúcuta, para evitar que esos alimentos se dañen dentro de los galpones de Tienditas.

“La grave denuncia de corrupción en el manejo de ayuda humanitaria en Cúcuta, y el fracaso de esta operación, unido a la falta de resultados en la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional,  la situación del 30 de abril y el fracaso de las conversaciones en Noruega, deben obligar a la alta dirigencia del sector demócratico a revisar estos hechos para cambiar de rumbo,  en virtud de que el país requiere soluciones urgentes, y no se pueden seguir reciclando los errores del pasado desde el año 2002, hasta la fecha”, expresó.

Considera impostergable que se presenten los resultados de las auditorías de los recursos por parte de personas asignadas por el presidente Guaidó, en virtud de que el país requiere de una gran fuerza moral para los cambios políticos, sociales y económicos necesarios para superar la tragedia humanitaria.

“Muchos de estos hechos eran predecibles, el 13 de febrero,  10 días antes del fracasado intento de ayuda humanitaria declaré que esa era una operación de alto riesgo y en privado le dije a algunos de sus organizadores que se estaban cometiendo errores que pudieran llevar al fracaso.