Más de dos años cerrados tienen operadores cambiarios fronterizos

889
Las agencias de los operadores cambiarios en la frontera permanecen cerradas. (Fotio/JGH)
Las agencias de los operadores cambiarios en la frontera permanecen cerradas. (Fotio/JGH)

San Antonio.- Dos años y dos meses tienen cerradas las agencias de los Operadores Cambiarios Fronterizos en San Antonio y Ureña, señalados en ese entonces de tener  responsabilidad en la devaluación del bolívar, tendencia que se agudiza día tras día  consecuencia del manejo que se da a la moneda venezolana en el mercado cambiario  colombiano que monopoliza este negocio.

Pese a las gestiones y peticiones hechas por los operadores cambiarios fronterizos del estado Táchira ante diferentes entes gubernamentales para que permitieran continuar con la actividad de compra-venta de bolívares y pesos, no ha habido respuesta favorable; y por ello las agencias de cambio permanecen cerradas, mientras que en otras oficinas ya funcionan otros tipos de negocios.

Los operadores cambiarios cesaron actividades en agosto de 2015 por  órdenes militares,  luego de que el Gobierno venezolano ordenara cerrar la frontera con Colombia y decretara  estado de excepción en varios municipios de la zona limítrofe. Los cambistas fueron  señalados de incumplir regulaciones dictadas por la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario y el BCV, y también de tener responsabilidad en la devaluación de la moneda que se ha dado en el marco de la denominada “guerra económica”.

Con el cierre de los operadores cambiarios de San Antonio y Ureña no solamente quedaron sin empleo propietarios y empleados que atendían a los usuarios que acudían a estas agencias a cambiar pesos y bolívares, sino que también se dejó a los ciudadanos  venezolanos sin la posibilidad de cambiar su dinero en territorio venezolano y evitar la fuga del hoy escaso papel moneda hacia otro país.

Hoy día todo el negocio de compra-venta de divisas es manejado por el mercado cambiario de la frontera colombiana, que manipula a su antojo el precio del bolívar y acapara el papel moneda de la vieja y nueva denominación que llega a las casas de cambio de La Parada, El Escobal, Villa del Rosario, Cúcuta y más allá.

Los miles de venezolanos que diariamente cruzan la frontera llevan fajos de billetes para cambiarlos o venderlos en las casas de cambio colombianas. Según se ha dicho, hay gran cantidad de personas que solamente se dedica a llevar cualquier cantidad de billetes para venderlos en el mercado cambiario colombiano, donde recibe a cambio, vía transferencia electrónica, significativas ganancias porcentuales.

Entre otro, este sería uno de los elementos que estaría incidiendo en la escasez de dinero en efectivo que  hay en el país, pues la fuga de papel moneda tanto del viejo como del nuevo  cono monetario, pareciera indetenible. No obstante,  por los billetes de alta denominación  del nuevo cono monetario es que mejor ganancia reciben las personas que se dedican a esta práctica.

En su momento los operadores cambiarios de San Antonio y Ureña argumentaron que la reactivación de las agencias de cambio en territorio venezolano, evitaría en parte la fuga del  papel moneda hacia territorio colombiano, pues las personas que van a cambiar su dinero para comprar productos alimenticios, medicinas u otras mercaderías, tendrían al menos la posibilidad de hacer la conversión monetaria dentro del país.

José Gregorio Hernández