Transportistas ya cobran 600 Bs por el pasaje en San Cristóbal

269
Imagen de referencia.

Sin previo aviso, y casi como una imposición venida de quién sabe qué autoridad, algunos transportistas decidieron un abusivo incremento del pasaje urbano –en el municipio-y suburbano –entre municipios- este miércoles, el cual era advertido a los pasajeros sorprendidos con la frase de “si no paga, no se sube”, ya previamente aplicada en oportunidades anteriores.

El pasaje urbano en San Cristóbal se estaba cobrando a 300 bolívares, pero algunos conductores decidieron llevarlo al doble: seiscientos bolívares. El alcalde de la ciudad, Gustavo Delgado reiteró que no ha autorizado incremento alguno.

En las rutas interurbanas, la exageración se extremó, como en el caso de la línea Intercomunal que cubre la vía Palo Gordo San Cristóbal, algunos de cuyos conductores estuvieron cobrando mil bolívares este miércoles; lo mismo sucedió desde Táriba, Cordero, Palmira, Capacho, Santa Ana y San Cristóbal, entre mil y 1.500 bolívares.

La decisión sorpresiva se da después de que dirigentes nacionales de transporte acordaran que el pasaje urbano se colocaría en 500 bolívares en todo el país, para el pasaje urbano, según explicó Hugo Ocando, coordinador nacional de Transporte Unido por Venezuela, en nota publicada el sábado anterior por Diario la Nación.

Ocando explica que dicho valor es equivalente a diez centavos del dólar Dicom, el dólar oficial, y además, que la nueva tarifa sería válida a partir del 15 de mayo, fecha en que el pueblo trabajador venezolano comenzaría a percibir efectivamente, el recientemente decretado incremento salarial.

Algunas informaciones obtenidas de usuarios del transporte localmente, indican que también el abuso se cometió en unidades de servicio interurbano, como Palmira y Santa Ana, que cobraron hasta 1500 bolívares, un aumento equivalente a tres veces, 300 por ciento, de lo que habían pagado hasta el martes.

Los desmanes de los transportistas siempre consiguen un apoyo cómplice de los mismos pasajeros, ya que cuando ellos exigen el pasaje con aumento, el pasajero se limita a buscar en sus bolsillos la diferencia, de una manera casi sumisa.

Algunos pasajeros se rebelan y protestan, pero hay quienes ya pagaron, que sueltan expresiones como “pague, eso no es nada, todo está aumentando”, o cuando la cultura de atención al público que exhiben algunos conductores diciendo “si no paga no arranco”, o “pague y si no se baja”, comienzan las voces a decir, “pague ya, que nos estamos retrasando”, o “que estamos apurados, que voy a llegar tarde”, etc, etc.

Entonces, quien se rebela pierde. Y hasta “lo miran feo”. ¿Y la autoridad? Se preguntan muchos, a lo que algunos les responden: ¿Cuál autoridad?. (HC)