Un kilo de carne de res superó el salario mínimo

4145

Este lunes, el precio por kilo de la carne, tanto de primera como de segunda, en los mercados populares, oscilaba entre los 50 mil y 60 mil bolívares

Independientemente de que para muchos hogares ya esté lejos de ser la mejor opción, como plato principal, los precios de la carne de res continúan su camino ascendente.

Y las alternativas proteínicas igualmente se alejan del bolsillo de los tachirenses, pues productos como los huevos, los quesos o de otras entrañas, están a la zaga.

Este lunes, el precio por kilo de la carne, tanto de primera como de segunda, en los mercados populares, se ubicaba en 50 mil bolívares, con una diferencia entre una y otra no muy importante, aunque podría estar tocando techos de 60 mil bolívares, y un piso de 40 mil bolívares.

Entre los productos cárnicos, en general, tampoco hay mucho para escoger, pues un kilo de callo rondaría los 30 mil bolívares; el de hígado, los 45 mil bolívares; la costilla, 45 mil bolívares; la ubre, 45 mil bolívares; la chinchurria, 25 mil bolívares, y lo más económico podría ser la tripa, con un valor de 20 mil bolívares.

Y si se piensa en el pescado, el pollo o el cochino, no se acertará demasiado, pues cuando no igualan en precio –como sucede con las aves- a la de res, pueden superarla en 10 mil bolívares más.

Muchas familias no pueden comprar carnes rojas.

A Bs 15 mil el kilo de hueso

Si lo que se quiere es tan solo darle un gusto de carne a la sopa, se puede hacer con algo de hueso, que el kilo costaba este lunes 15 mil bolívares.

Un huevo podría resolver la ausencia de la carne, y decimos podría porque ya el cartón de 30 unidades anda por los 80 mil bolívares, más de 2 mil quinientos por unidad.

¿Alzas justificadas?

En un establecimiento, la señora Alcira Villamizar, muy tímidamente, indaga con el carnicero los precios y cuando se le aborda para preguntarle por su parecer acerca de los precios, ella responde que hace rato dejó de consumir ese producto, que está averiguando es para  la comida de sus mascotas.

“La pensión es de 40 mil bolívares y la carne está en 50 mil bolívares: ¿cómo va a comer uno carne?”, le respondió al periodista.

A algunos consumidores les gusta más establecer el paralelo en pesos y, al respecto, uno de los que fue entrevistado, en un popular mercado de la ciudad, afirmó que mientras en San Cristóbal se cobra hasta 10 mil pesos por el kilo, hay opciones más económicas en otros lugares.

Citó -por ejemplo- a Rubio, donde  se adquiriría por un precio  entre 7  mil y 8 mil pesos. “Sin embargo, comparados con Cúcuta, siguen estando más “baratos” los precios acá, pues allá se mantiene el kilo en 13 mil pesos o más.  Pero tal cosa no ocurre con el pollo, que en Cúcuta tiene un valor en establecimientos reconocidos entre los 3 mil y los 5 mil pesos”, dijo.

Adquirir carne, ganando exclusivamente un salario mínimo, es imposible; solo los que devengan ganancias adicionales o reciben una ayudita del exterior tienen la posibilidad.

—Con mi pensión no me alcanza para esto -nos dijo el señor William Cánchica. Menos mal que mi hijo me manda 200 dólares mensuales de Ecuador, si no estaría sufriendo hambre pareja. Gran parte de mi mercado lo adquiero en la frontera. La carne está cara allá; pero, por decirte algo, el pollo está entre 3 mil y 5 mil pesos — explicó.

El deterioro acelerado en los últimos días del bolívar, muchas personas lo podrían relacionar con el auge de los precios de la carne; sin embargo, no sienten que  este argumento sea suficiente para justificar tan abrupto aumento, y que en nada se apiada del ingreso promedio del venezolano.

“Los precios están bastante altos –afirma el señor Edison Sánchez-. Todo sube en un momento y, aparte de que sube en bolívares, también sube en pesos. En nuestra casa se sirve poquita carne y eso cuando podemos. La gente cree que el aumento se debe al incremento del precio del dólar, pero la carne se produce en el país, no se importa; quienes la producen quieren ganancias exorbitantes, sabiendo cómo está la situación. Se sobrentiende que para invertir en el sector ganadero se requieren divisas para adquirir medicinas y alimentos para los animales; pero no estoy de acuerdo, no creo que la devaluación del bolívar justifique al 100 por ciento el aumento desmesurado de los precios de la carne”, declaró.

 

Freddy Omar Durán