Mascotas abandonadas: Drama de migración venezolana también se vive a cuatro patas

1345

Muchos de quienes salen del país dejan a perros y gatos a su suerte. Otros con más fortuna logran enviarlos a distintos lugares en el mundo.

El terminal aéreo internacional de Caracas es un buen ejemplo: decenas de jaulas con mascotas esperan por un viaje.

Pero también están los venezolanos que, con todo y animales, cruzan la frontera a pie.

En medio del caos, aparecen personas como Evelia Gómez, defensora de animales, y quien tiene más de 30 perros en su casa en Caracas. Todos de distintas razas y rescatados de las calles.

“La gente abandona por no poder mantener, por no poder comprar alimentos”, dice Evelia.

Cada día se hace más cuesta arriba para los proteccionistas rescatar a estos animales por el alto precios de los alimentos. Un saco de 18 kilos puede llegar a valer el equivalente a 10 meses de trabajo.