Enfermedad del ocio, la angustia de desconectarse del trabajo

445
Imagen de referencia / Cortesía.

Las vacaciones, el descanso del fin de semana y la jubilación pueden detonar la ‘enfermedad del ocio’, que sin ser un diagnóstico aceptado, lo sufren personas que no saben desconectarse del trabajo, dijo la psicóloga mexicana Eva María Esparza.

“Esta ‘enfermedad del ocio’ no es un trastorno como tal, pero involucra una serie de síntomas psicosomáticos que deterioran la salud y calidad de vida de las personas”, afirmó Esparza, académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en un comunicado.

La experta comentó que en la práctica clínica pueden observarse personas que sufren angustia y afecciones en su tiempo libre, al no saber cómo desconectarse del trabajo; para ellos el descanso no suele ser motivo de alegría.

“El simple hecho de pensar en el ocio genera angustia, trastornos del sueño, enojo o depresión, que se reflejan en síntomas psicosomáticos como vómito, fiebre, diarrea o gripe”, destacó.

Este tipo de afección, detalló la psicóloga, puede ser considerado un rasgo de la personalidad asociado con personas obsesivas y perfeccionistas que se preocupan en exceso por tener el control de sus acciones.

“Para ellos, los días de descanso son lo opuesto a hacer planes bien estructurados, y la espontaneidad los afecta”, indicó la experta de la UNAM.

Esparza abundó que en el tema de la jubilación “algunas personas se enferman e incluso mueren, se suicidan o adquieren comportamientos adictivos”.

Explicó que hay personas que consideran el asueto como tiempo perdido y llegan a sentirse aterrados por ser momentos en los cuales se encuentran consigo mismos, mientras que el trabajo les permite estar lejos de relaciones afectivas.

“Para ellos trabajar es una forma de protegerse de las enfermedades y elevar su autoestima, sobre todo en el caso de quienes ocupan puestos importantes, porque creen que afianzan su personalidad siendo groseros y agresivos”, explicó.

EFE