El juego del tiempo y el monopolio de las decisiones

165

Los análisis del impacto económico de la migración venezolana en los distintos países de destino, a diferencia de las expresiones de xenofobia, arrojan resultados positivos traduciéndose en beneficio de los países receptores.

Los países han absorbido poco a poco en las múltiples actividades económicas a los venezolanos, aumentando la demanda de servicios y de bienes.

La crisis migratoria se manifiesta entre otras consideraciones, por la masiva migración en corto tiempo; y como consecuencia de ello, el colapso para atender un éxodo no previsto.

Las condiciones de vida en Venezuela son precarias y las formas de emigrar también, por lo que se requiere de ayuda internacional entendiendo que los países no tienen los presupuestos para atender esta contingencia.

La presión de los países contra Maduro tiene por epicentro la crisis migratoria. Pero el tiempo jugara contra esta presión diplomática, toda vez, que, si la presencia venezolana se va absorbiendo en los países, pronto, por obra del tiempo lo que fue un problema dejara de serlo.

Sucedió en Cuba, se estabilizo el tema migratorio entre los que se fueron y se quedaron; y la presión bajó. ¿Puede suceder en Venezuela? claro que puede suceder, más si existen países que juegan a darle tiempo al régimen, mientras estos efectos indicados se van produciendo.

ACNUR señala que se cuentan cinco mil venezolano diarios que salen en condición de migrantes. Si atendemos al hecho establecido en la ley orgánica de procesos electorales, que señala, que, no se pueden convocar elecciones antes de seis meses. Tendríamos entonces el siguiente escenario.

Si salen 5 mil diariamente, en 30 días mes, saldrán 150.000, en 6 meses, que sería en tiempo entre anunciar y concretar una elección saldrían 900.000. A lo que se debe sumar los meses anteriores a una convocatoria aún inexistente.

El tiempo juega en contra, mientras más lejana sea la propuesta de salida, mas venezolanos huirán de la crisis humanitaria. Mientras más tiempo pase, esa migración encajara en los distintos países. Estudios serios sobre el tema indican que el 70% de venezolanos una vez instalados en otros países no regresaran.

Por otro lado, la organización de la oposición, sigue tratándose de estructurar en base a las estructuras desaparecidas de partido, y los distintos esfuerzos de comités por la libertad, están mediatizados por la lucha por el control de estos por parte de los partidos, que no tienen esa estructura, razón de su disputa.

Se desprecia la organización con dirección ciudadana, que permita elegir sus dirigentes para tener posibilidades de tomar decisiones, distinto a la forma en la que hoy se hace; nadie sabe quién toma decisiones en nombre de la sociedad democrática.

Sectores políticos hablan de elecciones, pero no hablan de las decisiones que luego del 2015 posterior al triunfo electoral, fue tomando el régimen; las fuerzas políticas que integraban a la MUD están ilegalizadas. En 24 meses las decisiones de la Asamblea Constituyente, CNE y TSJ llevaron a la ilegalización a la MUD, AD, UNT, VP, PJ, Alianza Bravo Pueblo, La Causa R, Proyecto Venezuela.

Pero constituidos en la Asamblea Nacional siguen tomando decisiones, sin apreciar el terrible daño que se infringe a la sociedad democrática, el hecho de no querer darse una estructura política de oposición desde la sociedad, solo por el hecho de mantenerse en el ejercicio del monopolio de las decisiones.

¿El régimen lo sabe? Claro y articularan contra esos partidos cuando así lo estimen; recordemos que este modelo es de partido único.

Dios Los bendiga.

Carlos Casanova Leal