En el Psuv la procesión va por dentro

184

Hay contrastes que duelen y llegan al alma; ojalá y la Revolución Bolivariana después del IV Congreso del Psuv, se revise y encuentre su auténtico rumbo para el bienestar del país y el rescate del buen vivir de todos los venezolanos, bajo la consigna del Comandante Chávez de ¡Unidad, lucha, batalla y victoria!”.

MTA (El autor)

La Revolución Bolivariana -a pesar de sus vicisitudes -ha ido sobre la marchaal encuentro de su rumbo bajo las coordenadas que estableció el Comandante Hugo Chávez para la Patria de Bolívar ycon el fuego sagrado de su luz para toda la Patria Grande latinoamericana.

“No es concha de ajo” el camino que hemos tenido que transitar y el cual atraviesan los pueblos del mundo cuando deciden buscar unavía independiente, soberana y libre de las cadenas de los grandes imperios que como el imperialismo norteamericano han  sometido a los pueblos de América Latina,considerados como su patio trasero y sus vasallos a través de la historia.

Esta visión ya la anunciaba el Comandante Chávez cuando nos recordaba –  “Nuestra Revolución viene de lejos: es la de Bolívar y es la de Zamora. Se había apagado, pero estaba avanzando por debajo de la tierra como esos ríos subterráneos que de repente salen de entre las rocas de una montaña y cogen sabana”.

La actual situación política y económica que atraviesa nuestro país nos retrata ante el mundo y nos muestra enfrentados a un enemigo que no cesa en sus apetencias por volver a adueñarse – como en el pasado – de nuestras riquezas naturales y minerales (petróleo, hierro, oro, diamantes, minerales estratégicos, agua, madera, etc.) .

Los intentos y apetencias del imperio buscan aliados internos y externos, quienes como cipayos cumplen las órdenes de su amo para intentar acorralarnos e impedir el avance y consolidación de la Revolución Bolivariana que llegó para quedarse.

Al igual que los pueblos hermanos del mundo quienes luchan por su independencia y soberanía, hoy vemos como el acoso no se hace esperar y en nuestro país, surgen los más disímiles métodos y estrategias de guerra aplicados contra nuestro pueblo sin ningún escrúpulo y sin ninguna contemplación, como lo refleja la guerra económica que hoy sacude las bases de nuestra economía y la cual trata de postrar o rendir a nuestra población por hambre.

Al borde de nuestras fronteras se ha sembrado la cizaña y se alimentan viejos sentimientos de odio y violencia, como lo es el caso de la vecina Colombia la cual está en manos de una oligarquía depredadora, quien ha cedido su soberanía a cambio de “un puñado de dólares” y ha prestado su territorio a los más disimiles y nefastos intereses, representados por el narcotráfico y el paramilitarismo (siete bases militares gringas).

No la tenemos fácil y mucho más cuando en nuestras propias entrañas se cobijan traidores a la Patria, quienes venden su alma al diablo y además son mutantes que ensayan métodos y guiones del imperio puestos en marcha en otras latitudes, pero que muchos mueren al nacer como la desaparecida MUD.

Es bajo el anterior escenario que el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, heredero de Chávez, enfrenta nuevos ataques o intentos de golpes de Estado.

Los misiles de la traición también han reaparecido dentro de las propias filas de la Revolución; unos abiertos y visibles y otros solapados vestidos de rojo rojito, pero traidores al fin. Muchos de ellos salidos a la sombra del propio Comandante Chávez, pero inspirados en la avaricia y en el afán de riqueza fácil que los envaneció en el Estado y los encumbró, incluso a los más altos cargos de confianza de la propia Revolución Bolivariana, a la cual hoy atacan.

Todo este enjambre de personajes que pulula fuera y dentro de la Revolución más para vivir de ella que para servirle al pueblo, quien confió en ellos en algún momento de la lucha revolucionaria, observamos cómo no tardaron en burlarse en la propia cara y en vida del Comandante Hugo Chávez.

Un panorama de dialéctica y debate se aproxima en el seno de la Revolución Bolivariana, al lado de una Fuerza Armada Nacional Bolivariana que muy bien definió el líder supremo de la revolución cuando  dijo: “Los soldados venezolanos estamos aquí para cumplir el mandato de Simón Bolívar, para empuñar nuestra espada cuando tengamos que empuñarla, para defender las garantías, la felicidad y la libertad de un pueblo, no para dominarlo, ultrajarlo o atropellarlo”.

Muchos aspectos tendrán que ser analizados en el IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela que representa millones en una sola voz.

Desde las bases de la estructura partidista se tendrán que revisar documentos olvidados por la dinámica política y que sirven de fundamento a la ideología política de la Revolución Bolivariana, inclinada hacia su condición socialista y soberana del pueblo.

Al desnudo o a “calzón quitao”, como se dice popularmente, los chavistas debemos elevar nuestras verdades en el seno de este importante encuentro partidista. La masa no está para bollos y no debemos dejar pasar la oportunidad para que las voces de quienes nos representen en el Congreso, se escuchen y alumbren el camino al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Desde luego que no faltarán los discursos pero ya no podemos seguir en lo mismo y hablando paja hasta el cansancio, porque no hay tiempo que perder. Muchas cosas ya están dichas y hay que ir directo al grano.

En el IV Congreso del PSUV se deben desnudar a muchos impostores quienes han hecho daño a la Revolución Bolivariana y para ello es necesaria la hora de los valientes. Muchas caretas deben caerse y las pruebas abundan y son “voz populi” entre la militancia chavista, donde abunda la autocrítica sana que no debe enmascararse en la  hipócrita disciplina partidista.

Proyectos concretos y resultados de diagnósticos ya super analizados deben abordarse de inmediato. Por la verdad murió Cristo y nadie debe sentirse amedrentado a la hora de exponer su verdad.

Los traidores deben estar en su sitio pero con pruebas irrefutables y a la luz de la honestidad a toda prueba,la cual debe enterrar a los corruptos que pudieran existir todavía dentro de la Revolución.

Si no avanzamos con la verdad por delante y atacamos la guerra que nos consume por dentro y con la cual quieren acabar con el país y los logros de la Revolución Bolivariana, habremos perdido el tiempo y enterrado de antemano las expectativas del IV Congreso del Psuv.

Debemos actuar con sinceridad y respeto. Desde las bases deben salir lideres genuinos y no un contrabando de falsas UBCH; estas deben ser legítimos organismos del pueblo llano. Ojopelao como decía el Comandante Chávez, quien consideraba al partido el primer instrumento del Gobierno y del Estado y además comolabisagra entre el pueblo y sus gobernantes.

Llegó la hora de la verdad. Aprovechemos esta coyuntura democrática y ejercicio de soberanía del pueblo para que más adelante no nos arrepintamos. Es hora de hacer la auténtica Revolución Socialista y Bolivariana sin ningún temor a equivocarnos.

Las cartas están echadas y el enemigo identificado. No vacilemos porque vacilar es perdernos y Chávez nos invitó a poner en práctica su consigna de ¡Unidad, lucha, batalla y vitoria! porque en el PSUV la procesión va por dentro.

¡Amanecerá y veremos! ( Marco Tulio Arellano)