Exigieron justicia por crimen de Karla Romero frente al Edificio Nacional de San Cristóbal

13367
Karla Romero Quintero, asesinada por dos sicarios bajo móvil pasional.

Aprovechando que este viernes en la mañana, dos de los asesinos de la estudiante de la Ucat, Karla Romero Quintero, serán presentados ante los tribunales,  familiares de la chica, se apostaron  con pancartas  frente al Edificio Nacional de San Cristóbal, para exigir justicia y que su muerte no quede impune.

En este sentido, Luz Marina Quintero, madre de Karla, señaló que  el motivo de su presencia a las afueras del tribunal obedecía a que “estamos exigiendo justicia por el asesinato  de mi hija; queremos que los culpables paguen por el delito que cometieron. De  antemano agradecemos  las investigación que hizo el Cicpc, gracias a ello se pudo esclarecer el caso. Agradecemos también a la Fiscalía Cuarta del Ministerio Público, a cargo de la abogada Amparo Testa, que  ha estado trabajando de la mano con el Cicpc. Ahora los más importante es exigir justicia, de verdad queremos que las personas involucradas paguen por el delito”, reiteró la dama, al añadir que  continuarán presionando a través de este tipo de manifestaciones  públicas y pacíficas, hasta  tanto no logren su cometido.

Explicó que como se presumió   casi desde el mismo día del homicidio de Karla, quien estudiaba el último año de Derecho en la Ucat, se trató de una muerte por encargo por  móvil pasional.

Tras las investigaciones posteriores y  durante una orden de allanamiento, el Cicpc  aprehendió a los dos sicarios o autores materiales que participaron  directamente en el hecho, los cuales tuvieron una primera audiencia el 14 de julio; sin embargo resta por capturar otros tres criminales,  dos de ellos señalados de  ser los intermediarios que contrataron   a los sicarios, y el autor intelectual, el  que  se ocupó de planificar y pagar por la muerte de la estudiante.

El  mediodía del  9 de mayo de este año, Karla Stefanie Romero Quintero, de 29 años, fue asesinada a balazos  por un sujeto que la interceptó  en plena vía pública de la urbanización  Altos de Pirineos, en la parte alta de San Cristóbal, al momento que llegaba a  su casa en compañía de una amiga, la cual resultó ilesa.

Se especuló en un primer momento que  ocurrió  durante un intento  por despojarla de su teléfono celular; sin embargo,  las primeras indagaciones efectuadas por el Cicpc, apoyadas por testigos presenciales y la grabación  de una cámara  de seguridad  instalada muy cerca del edificio 33, en la carrera 40,  donde ocurrió el hecho, dieron un giro considerable al caso.

A partir de ese momento,  y por las características propias del hecho en el que el sicario persiguió a la muchacha, le disparó en la cabeza y huyó con un cómplice motorizado que lo esperaba cerca, aunque sí la despojó de su teléfono celular,  se comenzó a trabajar el caso como una muerte por encargo, y con móvil  pasional, como efectivamente  resultó.

Miriam Bustos