¿Cómo fue el asalto?

1419

El caso de Venezuela en algún momento será llevado al cine, el tema de la película será recrear cómo fue que un grupo de comunistas engañaron al pueblo haciéndose pasar por demócratas para acabar la democracia y de cómo asaltaron las riquezas de Venezuela para transferirlas de forma privada a manos de personas identificadas como “enchufados”, entornos de amigos y familiares de los boliburgueses chavimaduristas; que en nombre de los pobres se hicieron mil millonarios
La ONG Transparencia Venezuela presentó un estudio que evidencia la forma como se dio esta transferencia de riqueza de forma directa.
En el tiempo de Chávez y de Maduro, el Estado expropió, confiscó y creó 526 empresas, también del Estado, junto con asociaciones estratégicas. Con esta estructura, el grupo que dirige se apropió de los recursos públicos. No les bastó lo que ya tenía por estructura el Estado sino que agrandaron el tamaño del Estado, para poder tener control total de los recursos. Para esta operación fue necesaria la liquidación del contrapeso de los poderes públicos, haciéndoles perder su autonomía y convirtiéndolos en ciegos a la hora de evitar lo que ya todo el mundo sabe en Venezuela y el exterior, que Venezuela quedó pobre en razón a que los chavistas se apropiaron de su riqueza.
El proyecto de investigación determinó que el dominio estatal, a través de las EPE en sectores como el de alimentos, cemento, banca y gestión de importaciones, “ha sido utilizado para la creación de mafias de distribución en mercados paralelos, incluso el contrabando; mientras que ha afectado severamente la productividad del empresariado privado y limitado las opciones de compra de los ciudadanos en general”.
Han contado con presupuesto de Ley de presupuesto, con créditos adicionales, monopolio de las divisas baratas, dólares a 10 para todo tipo de negocios, importación y monopolio de sus productos y mercado negro. Manejado con el único propósito de transferir riqueza. Así mismo se hicieron de bancos para poder lograr los bonos comprados en bolívares con rendimientos en dólares, para luego venderlos en dólares en el exterior.
En la muestra del informe señalan que 127 empresas tienen militares en sus máximos cargos. En 2016 las pérdidas de estos gerentes chavistas fueron de Bs. 1,29 billones, cifra que superó el presupuesto de la nación en materia de salud, educación, vivienda y seguridad social. Los casos más emblemáticos son los de PDVSA, con saldos negativos estimados en Bs. 775 millardos; y Corpoelec, con Bs. 149 millardos.
El pueblo pobre, Venezuela en ruinas y los chavimaduristas milmillonarios, este es el resultado del asalto de un país condenado a ser rico por siempre que se convirtió en país pobre en manos de quienes llegaron pobres y ahora son la clase millonaria de los países en el mundo.
Por fortuna, la comunidad internacional sobre el caso Venezuela tiene claridad de qué sucedió y se comenzó con la persecución de los dineros rojos rojitos en todo el mundo.
El patriotismo para esta revolución cívico militar no fue otra cosa sino su máscara.
El tiempo de la Venezuela digna y honesta se levante para hacer justicia.
(Carlos Casanova)