Tachirenses en el mundo|Miguel y Daniela, talento exportado a EE UU

8740

A Daniela y a Miguel Hurtado los une algo más que su parentesco, comparten una “intensa” pasión por la composición e interpretación de música, el arte que los ha llevado a cruzar las fronteras del Táchira y establecerse en Los Ángeles, en Estados Unidos.

Concierto en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)
Concierto en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)

Estos hermanos decidieron aventurarse hace casi dos años en uno de sus retos profesionales más importantes, la formación y práctica de nuevos géneros y experiencias musicales. Sin embargo; no ha sido un camino fácil, ellos se han tenido que enfrentar a dos grandes retos, la cultura y el idioma.

Aunque su fuerte es cantar, también tocan chelo y desde el Táchira promovían la realización de festivales y eventos culturales dedicados a la música. Miguel explica que una de las mayores motivaciones para irse del país, era llevar su nivel de aprendizaje “al máximo”, momento en el que su hermana no solo decide apoyarlo, sino acompañarlo en esta hazaña.

Considera que vivir fuera del país les ha permitido obtener un amplio conocimiento sobre su arte, además de perfeccionar el idioma y la oportunidad de poder interactuar con otras culturas que han aportado a su formación integral.

YOLA en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)
YOLA en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)

“Hemos tenido desde pequeños mucha afinidad por la música. En mi caso, recuerdo que mamá me compraba unos CD con todas las canciones de las películas de Disney y me dedicaba a cantarlas todo el día, también escuchaba la radio y grababa los temas que más gustaban. Siempre me ha gustado cantar”, narra Miguel Hurtado.

Por su parte, Daniela recuerda que: “Mi padre tenía un CD con música clásica americana: Whitney Houston, Lionel Richie, y otros. Él siempre solía escuchar esas canciones y a mí me gustaba mucho repetirlas y cantarlas desde muy pequeña”.

La estrecha relación de estos jóvenes hermanos los llevó a hacer música juntos, a componer, cantar y tocar.

Idioma y cultura

Backstage del concierto en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)
Backstage del concierto en el Walt Disney Concert Hall. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)

Miguel y Daniela reconocen que el proceso de adaptación no ha sido fácil, muy a pesar de que su nivel de inglés era avanzado cuando viajaron a Estados Unidos.

Eso no impidió que ellos perfeccionaran el idioma, aprendieran los modismos y otros aspectos poéticos de la lengua que les permitieran ser usados en la música.

Sobre el tema cultural aseguran que no ha sido sencillo, pues en la cultura latina el ser efusivo es algo normal; sin embargo, los norteamericanos son menos cariñosos e independientes. También se enfrentaron a personas de otras culturas, es así como iniciaron un largo de proceso de adaptación, que aseguran, aún continúa.

Apoyo incondicional

Al ser consultados sobre la relación con sus padres y el apoyo de su familia en este proceso, los muchachos afirman que ha sido total e incondicional, además de que han estado muy al pendiente de cada uno de los pasos que ellos dan.

Reconocen que sus padres han sido propulsores de muchas de sus decisiones y que además, han contado con la venia de estos desde el primer momento en el que decidieron salir del país.

¿Regresar o no a Venezuela?

Ensayo de YOLA dirigido por Gustavo Dudamel. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)
Ensayo de YOLA dirigido por Gustavo Dudamel. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)

Entre sus planes nunca ha estado alejarse de manera definitiva de Venezuela y no descartan visitar a su familia y ponerse al día con demás familiares y amigos, pero Estados Unidos sigue siendo su nicho profesional al ser un mercado musical importante en su área y donde ya han logrado cimentar sus primeros pasos en la música.

Al respecto, Miguel señala que en el país norteamericano se le han abierto muchas puertas, ya que si bien Venezuela cuentan con un sistema de orquestas reconocido a nivel mundial, las oportunidades nunca son las mismas, menos con los objetivos que estos dos jóvenes se plantean a futuro.

Situación migratoria

Los hermanos Hurtado permanecen en Estados Unidos con un visado estudiantil, el cual les prohíbe trabajar y les permite estar dedicados a la música. Dicho documento lo obtuvieron en la Embajada de EE UU en Caracas, es así como continúan sus estudios musicales.

Su estatus migratorio les ha permitido tocar con la Youth Orchestra LA (YOLA), la orquesta juvenil de Los Ángeles, la cual ha sido dirigida en algunas oportunidades por el músico, compositor y director venezolano Gustavo Dudamel.

Esperan terminar de estudiar para así solicitar un permiso de trabajo y entrar de lleno al mercado profesional.

Actualmente tocan con la orquesta sinfónica del Santa Monica’s College. Además de ello, gracias a sus equipos propios, graban y en sus ratos libres tocan al aire libre en Santa Mónica, en una reconocida calle llamada Third Sreet Promenade; allí hacen street performing, y ponen en práctica sus talentos, ocasión en la que también aprovechan para interactuar con los transeúntes y perder el miedo escénico.

¿Migrar o no? ¡He ahí el dilema!

Los hermanos Hurtado con otros músicos venezolanos en Kaplan International Centers. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)
Los hermanos Hurtado con otros músicos venezolanos en Kaplan International Centers. (Foto: Miguel y Daniela Hurtado)

Miguel y Daniela coinciden que la situación del país afecta a todos los venezolanos, pero migrar no es solo una decisión difícil que debe ser considerada con detenimiento, sino que además, deben ser analizados otros aspectos como la cultura, el ambiente y la familia, especialmente cuando el destino no es una nación de habla hispana.

Invitan a otros jóvenes a que si deciden irse del país, que usen esta experiencia como trampolín para conocer, aprender y aplicar cada uno de los nuevos conocimientos adquiridos en el camino que inclusive pudieran traer de nuevo a Venezuela.

 

(Héctor Yepes / Diario La Nación)