viernes 28 enero, 2022
InicioCosas del MundoEl juego del calamar: Corea del Norte fusilará a hombre que introdujo...

El juego del calamar: Corea del Norte fusilará a hombre que introdujo serie al país

1.783 views

Un hombre fue condenado a muerte por contrabandear y vender copias de “El juego del calamar” (Squid Game) en Corea del Norte. Según informó la agencia de noticias independiente Radio Free Asis (RFA), la serie fue introducida de contrabando desde China en unidades flash USB con destino a estudiantes de educación secundaria. Tras ser descubierto, el acusado será ejecutado por un pelotón de fusilamiento de ese país.

Pero el sentenciado, del que se desconoce su nombre, no es el único acusado en este considerado delito en Corea del Norte. RFA señala que uno de los estudiantes que compró la serie recibió una sentencia de cadena perpetua, mientras que otros seis que vieron el programa fueron sentenciados a cinco años de trabajos forzados. Maestros y administradores escolares, por su parte, fueron despedidos y enfrentan el destierro para trabajar en minas remotas o para ellos mismos, dijeron una fuente al mencionado portal.

“Todo esto comenzó la semana pasada cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía el drama de Corea del Sur Squid Game y lo vio con uno de sus mejores amigos en clase”, dijo una fuente de la policía en la provincia de Hamgyong del Norte a RFA.

Sobre cómo entró el contrabando a Corea del Norte, un residente de Pyongsong (capital de este país) reveló a RFA: “Squid Game ha podido ingresar al país en dispositivos de almacenamiento de memoria como unidades flash USB y tarjetas SD, que se introducen de contrabando en barco y luego se dirigen tierra adentro”, dijo a RFA .

“Dicen que el contenido es similar a la vida de los funcionarios de Pyongyang que luchan en el mercado de divisas como si fuera una lucha a vida o muerte”, precisó.

Contra la ley

En diciembre de 2020, Corea del Norte aprobó la ley de “Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionarios”, la cual prohíbe la entrada y difusión de material cultural como películas, obras de teatro, música y libros en el país. El acto tiene como objetivo principal prevenir la propagación de los medios de comunicación de Corea del Sur y los EE. UU. e impone castigos tan drásticos como la cadena perpetua y la pena de muerte.

Según informa el diario Chosun, esta es la primera vez que se captura a jóvenes desde la promulgación de dicha ley.

La fuente de RFA indicó también que los estudiante “fueron capturados por unos censores después de haber sido “avisados”, refiriéndose a la fuerza de huelga del gobierno que se especializa en capturar a los vigilantes de videos ilegales, conocida oficialmente como Surveillance Bureau Group 109.

“El país está sumido en la ansiedad, ya que los siete acusados serán interrogados sin piedad hasta que las autoridades puedan averiguar cómo se introdujo el contrabando con la frontera cerrada debido a la pandemia de coronavirus”, dijo la fuente.

Además agregó que “esto significa que pronto soplarán los vientos sangrientos de la investigación y el castigo”.

Investigación

Esto quiere decir que, según RFA que a largo plazo esta investigación revelaría la cadena de distribución, ya que cada nueva persona investigada se vería obligada a decir de dónde obtuvo su copia y con quién más lo compartieron.

Sin embargo, hay rumores de que los estudiantes con padres adinerados ya fueron puestos en libertad. La fuente, que pidió el anonimato para hablar libremente, dijo: “Circula el rumor de que hay estudiantes que fueron excluidos de la represión porque les dieron US$3,000 como soborno.

RFA afirmó que intentó comunicarse con Netflix para obtener su opinión sobre este tema pero no recibió respuesta. La revista Variety y el The New York Post intentaron lo mismo pero tampoco tuvieron éxito.

Un informe del Washington Post de agosto de 2019 documentó cómo ciertos medios de comunicación surcoreanos son considerados peligrosos por las autoridades norcoreanas porque alientan a las personas a escapar. “El K-pop y la música pop estadounidense han tenido un papel fundamental en socavar la propaganda de Corea del Norte” señala el mencionado reportaje.

También citó una encuesta de 200 norcoreanos fugitivos que viven en Corea del Sur, en la que el 90 por ciento dijo que consumió medios extranjeros mientras vivía en el Norte, y el 75 por ciento dijo que conocía a alguien que fue castigado por ello.

Uno de ellos es la estudiante de música Ryu Hee-Jin, que ha dicho que “el K-pop y la música popular occidental les abrieron los ojos, convenciéndolos de que Corea del Norte no era el paraíso que se suponía que era y que sus mejores perspectivas estaban en el extranjero”.

“Proyectos como Flash Drives for Freedom pasan de contrabando en memorias USB cargadas, películas de Hollywood y programas de televisión estadounidenses, así como dramas y videos musicales de Corea del Sur. Voice of America, Radio Free Asia, el Servicio Mundial de la BBC y las estaciones dirigidas por desertores transmiten programación de radio en coreano en el Norte, principalmente noticias pero también música”, se lee en el informe.

“Los riesgos para los espectadores son reales, con una unidad especial de la policía y los servicios de seguridad conocida como Grupo 109 a cargo de la nueva represión. Incluso los menores que son capturados pueden enfrentar de seis meses a un año de entrenamiento ideológico en un campo de reeducación, a menos que sus padres puedan sobornar para salir, mientras que los adultos pueden enfrentar una vida de trabajos forzados o, para material sensible, incluso la ejecución”, concluye.

 

Con información de El Comercio

- Advertisment -