«Tiny Houses», las minúsculas casitas que ganan terreno en EEUU

892
Una mini casa de la empresa Liberation Tiny Homes en proceso de construcción en Leola (Pensilvania) (afp_tickers)

Es una pequeña revolución en el país del gigantismo: cada vez hay más estadounidenses que eligen vivir en «tiny houses», casitas de menos de 40 m2, por su precio módico, su minimalismo y su menor impacto en el medioambiente.

El movimiento, que incluye a las casas sobre ruedas y a las construidas en un terreno, se originó hace varias décadas, pero la crisis financiera de 2008 y la llegada de los «millennials» a la vida activa le dieron un nuevo impulso.

Primer punto fuerte, el precio. Unos 50.000 dólares por una casa nueva de un poco menos de 20 m2 con un interior personalizado, de aquellos que enloquecen a las cadenas televisivas estadounidenses de manualidades y decoración, que multiplicaron los programas sobre las diminutas moradas en los últimos cinco años.

«Enfrentamos una crisis de vivienda y un parque inmobiliario envejecido», observa Brandy Jones, que se mudó con su marido y sus dos hijos a una de estas casitas en Reading, unos 100 km al oeste de Filadelfia, hace ocho meses.

Para una casa nueva normal, dice, hay que contar «al menos» con 300.000 dólares. La opción de una minúscula casita «hace una diferencia enorme. Torna el costo de vida abordable».

– Minimalismo –

Pero la mayoría de las veces, solo el factor económico no alcanza para explicar el fenómeno en un país donde la superficie promedio de las casas nuevas para una familia es de 228 m2, según la Oficina del Censo.

Estos últimos 40 años, «la sociedad estadounidense siguió la moda del gigantismo, de construir casas enormes», explica Marcus Stoltzfus, director comercial y de mercadeo de Liberation Tiny Homes, una empresa situada en Leola, no lejos de Reading.

Pero hoy, dice, «en algunos lugares la gente toma conciencia de que vivir con menos es muy ventajoso para su estilo de vida».

«Amamos este acercamiento minimalista», explica Scott Berrier, que se mudó hace cuatro meses a una casa de 34 m2 con su pareja, Melissa Meshey, y que aprecia «no tener tantas cosas» como antes.

Aunque de superficie reducida, estas casas son más funcionales que un apartamento tradicional. «La principal diferencia que noto es (…) que no hay ningún espacio perdido», subraya Scott.

«Intentamos simplificar nuestra vida y nos desprendemos de todas nuestras mierdas», confía Roland Figueredo, que este verano boreal dejará su apartamento en Nueva York para mudarse a una nueva «tiny house» en Oregon.

– Materialismo –

Pero aunque las mentalidades evolucionan, no siempre es fácil ir contra las normas sociales y el materialismo dominantes.

«¡Tendrás claustrofobia ahí adentro!», dijeron a Scott varios amigos cuando éste les anunció su plan.

«Es muy hispter», reconoce por su lado Stoltzfus, que afirma que el movimiento «tiny» siempre tiene una «imagen negativa» para algunos.

La aspiración al minimalismo también se explica por el impacto ambiental, explica Scott. «Reduces tu huella de carbono. No utilizas tanta electricidad, ni tanta agua» como en un apartamento o casa clásicos.

A pesar de estas ventajas, la moda de los hogares diminutos no es aún masiva. Según algunas estimaciones, habría un poco más de 10.000 mini casas en Estados Unidos.

El primer gran freno es el financiamiento. Es casi imposible hallar un préstamo inmobiliario clásico para comprar una.

Pero el principal obstáculo es la legislación: la mayoría de las colectividades locales prohíben a sus residentes vivir todo el año en una habitación sobre ruedas y fijan un mínimo para la superficie de una casa, en general por encima de 80 m2.

Históricamente, bungalows, caravanas y casas rodantes tienen una mala reputación, y son considerados como viviendas de peor calidad, ocupadas por gente muy pobre.

– «Prejuicios» –

Varios estados son considerados como progresistas en el tema, sobre todo Colorado, Nevada o Carolina del Norte, pero las regiones más pobladas hasta ahora han prácticamente ignorado el fenómeno.

Pero mirando la casita de Scott y Melissa, con sus terminaciones impecables, su interior de diseño, con bañera, techo de vidrio y pantalla de cine, estamos lejos de pensar en los «trailers» estadounidenses, estacionados en fila al borde de la ruta.

«Hay muchos prejuicios», resume Scott. «No han visto lo suficiente. Es nuevo, ése es el problema».

Las casitas de Liberation Tiny Homes, como las de Scott o Brandy, son «construidas como una casa normal», con los mismos materiales, explica Stoltzfus, cuya empresa ya construyó más de 65 ejemplares desde su lanzamiento en 2015.

«Un casa rodante, comparada a una ‘tiny house’, es el día y la noche», asegura Brandy Jones, que habitó varios meses en la primera antes de mudarse a su casita actual.

Y si bien algunos proyectos tratan de asociar a personas sin techo con los «tiny homes», el movimiento concierne hoy sobre todo a las parejas que tienen los medios para gastar más de lo que cuesta una casa rodante.

Esquivando reglas anticuadas, varios compradores de estas casitas se instalan sin autorización del departamento local de urbanismo.

Las «comunidades» se crean un poco por todos lados, como Tiny Estates, en Elizabethtown (Pensilvania), que se instaló en un antiguo camping y se beneficia de las autorizaciones necesarias para recibir sus casitas sobre ruedas.

«Es importante asistir a su concejo municipal, sus comités barriales, para decir: esto es lo que es un ‘tiny home'», exhorta Scott, cuya casita está situada en Tiny Estates.

«No es una cosa fea, clandestina. Son magníficas casitas, con un bello diseño, que aumentan el valor de las otras casas del barrio».

AFP