90 minutos para la supervivencia

294
La caída del pasado sábado por 2-0 en el juego de ida, obliga al Táchira a ganar por el mismo marcador para ir al castigo de los penales. Foto/Carlos Eduardo Ramírez

Un parpadeo o cualquier desliz y adiós luz que te apagaste. Señales nada apetecibles para el Deportivo Táchira en el crucial partido de esta tarde, a partir de las cuatro, en el estadio Pueblo Nuevo, contra el Metropolitanos FC, rival que dejó el camino bastante despejado luego de ganar por 2-0 en el juego del pasado sábado en la capital del país.

No estaba en la contabilidad del joven director técnico Juan Domingo Tolisano y sus jugadores salir derrotados de la gran metrópoli en el juego de ida de los cuartos de final del Torneo Clausura. Un empate para salir bien librados o en su defecto un revés pero por la mínima diferencia, jamás una ventaja de dos tantos y, peor aún, sin poder anotar, forma parte del rompecabezas que ahora tratan de descifrar el estratega aurinegro y el plantel de jugadores para el difícil compromiso de esta tarde en el “Templo”.

El conjunto “violeta”, con asiento en la capital venezolana, se ha convertido para el amarillo y negro en una especie de verdugo, no solo en condición de local, sino también cuando funge de forastero, puesto de manifiesto las veces que ha pisado el gramado del estadio sancristobalense.

Para el entrenador tachirense al servicio del ocho veces campeón nacional, la derrota transitoria de 2-0 al término de los primeros 45 minutos del pasado sábado en el parque de la “Ciudad Universitaria” de Caracas, resultó un factor inesperado y condicionante para sus jugadores.

“No esperábamos terminar el primer tiempo con ese marcador. El partido se nos fue haciendo difícil a nosotros en cuanto a la producción de espacios, generación de acciones de gol y de secuencias de juego”, apostilló.

 Reconoció que, aunque en el complemento sus dirigidos se esforzaron por anidar en la red contraria el tanto del descuento, los locales salieron airosos en las jugadas de mayor peligro cerca de su área, de allí lo complicado de poder cristalizar un tanteador más corto.

  “Somos conscientes que el primer partido siempre condiciona la situación del segundo, así  que tenemos que buscar la victoria en casa y luego lograr la diferencia que nos dé la posibilidad de clasificar”, indicó.

 El director técnico no duda de la capacidad, del compromiso y de la entrega que los aurinegros desplegarán durante los 90 minutos del encuentro en San Cristóbal, de cara a vencer a los capitalinos y fortalecer la ruta hacia la novena estrella.

 “Quedan 90 minutos en casa y los vamos a pelear hasta que el árbitro indique el final del partido. Tenemos la fe puesta en que seremos el equipo de siempre, que vamos a trabajar el cotejo inteligentemente y estoy seguro de que lo vamos a ganar”, sentenció.

Espaldarazo de la afición

Pese a la hora, un tanto inusual, cuatro de la tarde de un día laborable, caso concreto hoy, no es nada sencillo para que la afición pueda asistir al estadio Pueblo Nuevo; sin embargo, jugadores, cuerpo técnico y dirigentes esperan que la fanaticada tachirense acompañe al equipo en este momento tan importante, 90 minutos de un partido definitivo para el local en su objetivo de continuar en la liguilla final, de la que saldrá el campeón del Clausura y por ende el segundo representante nacional en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América-2020.

En conversación con los periodistas, Tolisano no quiso soltar prenda en cuanto a un once abridor para esta tarde, después de lo sucedido el pasado sábado; no obstante, no  escondió la posibilidad de uno o dos cambios luego del comportamiento de algunos jugadores en el choque de ida del sábado 16 de noviembre en el estadio Olímpico de Caracas.

Homero Duarte Corona