InicioDeportesCircuito binacional, reto por definirse de cara a Vuelta al Táchira de...

Circuito binacional, reto por definirse de cara a Vuelta al Táchira de 2021

237 views

Las cancillerías de ambas naciones tienen la última palabra, de una etapa que lleva un año “cocinándose” pero sin que se haya podido hacer realidad. Mientras tanto, aficionados o no de la zona defrontera siguen a la expectativa.


Por Homero Duarte Corona

La Vuelta al Táchira en Bicicleta, desde su creación en 1966, se convirtió en una especie de eterna hermandad deportiva colombo venezolana. Los vecinos neogranadinos a partir de entonces fueron el ejemplo a seguir por los noveles ciclistas criollos y en la misma onda la radio y prensa regional.

Los transmóviles de Radio Cadena Nacional (RCN) cruzaron la frontera con sus enviados especiales, narradores y comentaristas de postín: Alberto Piedrahita Pacheco, José Antonio Churio “El Negro
Grande” de Colombia, Julio Arrastría Brica “El Viejo Macanudo”, Carlos Arturo Rueda “El Campeón” y Rodrigo Vásquez Valencia, entre otros.

Foto/La Nación- William Rodríguez, presidente de la Asociación Tachirense de Ciclismo, tercero de izquierda a derecha, junto a dirigentes deportivos y de cancillería del Norte de Santander.

Los grandes periódicos de la capital colombiana: El Tiempo y el Espectador y de departamentos limítrofes, movilizaron sus “chivas”, camionetas adaptadas para el cubrimiento de los periodistas y reporteros gráficos del naciente evento del pedal tachirense: Oscar Restrepo Pérez “Trapito”, Carlos Eduardo Tapias “Tapita”, Daniel Samper Pizano y otros nombres que ahora se escapan de la memoria, le dieron al Giro Andino proyección nacional e internacional.
Sin contratiempos, solo con un permiso fronterizo y la presentación de sus credenciales, los periodistas y reporteros gráficos de Colombia se
confundían en solo bloque con sus colegas de Venezuela, todos tras la misma causa, cubrir con el mayor profesionalismo y objetividad la
Vuelta al Táchira en Bicicleta, un émulo de la colega Vuelta a Colombia, que ya andaba por varias ediciones.

En más de una edición, la ya internacional justa del pedal tachirense pisó suelo colombiano, etapas con salida en San Cristóbal y final en Pamplona, Norte de Santander y a la inversa; circuitos en Cúcuta, y final en suelo tachirense, algo que era común para la afición de uno y otro lado.

"

Todo ha cambiado después de medio siglo Con el cierre de la frontera hace más de cinco años, el ir y venir de un lado a otro se ha convertido en una odisea, un tema que no vale la pena tocar y que es bien conocido por todo el mundo, con la bendita política como el gran talón de Aquiles.

En las primeras siete ediciones del giro tachirense los colombianos fueron los amos y señores, campeones absolutos, no dejaban para nadie. Fue hasta 1973, cuando el anzoatiguense Santos Rafael Bermúdez terminó con la dictadura neogranadina; y a partir de ese momento los triunfos individuales se han repartido para unos y otros, además de par de victorias para ruteros rusos, un cubano y un costarricense.

Los colombianos no volvieron a brillar, la dirigencia y los patrocinadores voltearon la vista hacia Europa y en el “Viejo Continente” se quedaron por siempre; luego de varias décadas ya han logrado ganar las tres grandes pruebas por etapas: Tour de Francia, Giro de Italia y Vuelta a España y otras carreras de renombre internacional.

De nuevo una “mirada” al giro tachirense

Paradójico o no, después de tantos años dirigentes y empresarios colombianos vuelven a tomar en cuenta la Vuelta Gigante de América, apelativo con la que bautizó la carrera local el desaparecido narrador y periodista Carlos Alviarez Sarmiento; el interés es tal, según declaración de William Rodríguez, presidente de la Asociación Tachirense de Ciclismo, que hasta una decena de equipos de marca quieren venir a la Vuelta de 2021.

Producto del interés de los hermanos colombianos con regresar en plan grande al Giro Andino, no como una especie de entrenamiento, invitados de piedra, sino que su objetivo es venir con equipos profesionales, los mismos que empiezan su alistamiento para el Tour Colombia y luego la temporada europea.

El Circuito Binacional sería el gran batacazo para este reencuentro, de nuevo de cuerpo entero la rivalidad del pasado llevarla al presente, de  allí la importancia que las autoridades a nivel deportivo y político se pongan de acuerdo y de una vez por todas se reabra la frontera, no solo por las dos o más horas que dure la etapa, sino por siempre, que otra vez colombianos y venezolanos entren y salgan a uno y otro país como el suyo.

Se quiera o no, la parte política y el deporte tienen que ir de la mano, y en el caso de la Vuelta al Táchira con mayor razón, por ello la presencia del joven dirigente político del gobierno nacional Julio García Zerpa, quien preside el comité organizador de la justa del pedal que desde hace un par de meses, junto con William Rodríguez, presidente de la Asociación Tachirense de Ciclismo y el resto de directivos, se encuentran abocados con el fin de llegar a acuerdos con autoridades de Colombia para que la edición 2021 programada del 17 al 24 comience en suelo neogranadino a través de un Circuito Binacional.

A nivel de frontera ya se han celebrado reuniones entre el presidente de la Liga de Ciclismo del Norte de Santander, Miguel Madariaga; Diego González, Director de Indeporte del Norte de Santander y Víctor Bautista, director de Fronteras de la Cancillería de Colombia. Por Venezuela estuvieron presentes William Rodríguez, presidente de la Asociación Tachirense de Ciclismo y Luis Díaz, asistente del diputado Julio García Zerpa.

Vendrán más reuniones en los próximos días, todo con el firme propósito que se llegue al acuerdo que hace rato se está esperando, o  al menos que se empiece con la apertura de la frontera por unas horas  a través del Circuito Binacional, que sea el comienzo de lo que fue San Antonio del Táchira y Cúcuta, Norte de Santander, la frontera más viva de Suramérica.

- Advertisment -