Clembuterol, sustancia prohibida para los atletas

254
(Foto/La Nación) El Clembuterol es detectado mediante exámenes de laboratorio.

El atleta, a lo largo de su carrera, va buscando la manera de mejorar sus condiciones físicas, para ello se vale de sesiones especiales de entrenamiento, así como también del consumo de medicamentos con nutrientes, vitaminas y potencializadores necesarios para eximir sus cualidades deportivas.

No obstante, existen sustancias que no son permitidas, ya que generan mejoras en el organismo humano, que le hacen tomar ventajas sobre otras personas; ventajas que no son permitidas, a conciencia de que el deporte es una práctica limpia y en la que deben prevalecer las virtudes físicas de los deportistas.

Es por ello que se creó la AMA (Agencia Mundial Antidopaje), una institución originada para controlar el uso de sustancias prohibidas en los atletas. Un órgano que se dedica a la supervisión de los nutrientes que cada deportista ingiere.

Entre los medicamentos que no se permiten para el consumo del atleta está el Clembuterol, un fármaco ideado para dilatar los bronquios, permitiendo así que el cuerpo humano pueda expandir su capacidad de absorción de oxigeno.

Dicha acción conlleva a un mejor rendimiento, pues al haber una mayor obtención de oxigeno, la fatiga tarda más en aparecer, es decir, el cansancio es menor, ya que los pulmones están mucho más expandidos de lo normal.

De hecho, el Clembuterol es medicado para las personas que presentan condiciones asmáticas, puesto a que dicha enfermedad le cierra los bronquios y le impide un correcto consumo de oxigeno, por lo que necesitan ser abiertos para que el individuo retome un buen estado de salud.

Sin duda alguna, esto representa una notable ventaja a la hora de competir en alguna disciplina deportiva. Bien sea un deporte aeróbico o anaeróbico, el Clembuterol proporciona el plus necesario para que la persona resalte por encima de los demás.

¿Cómo se detecta?

En afán de profundizar aún más sobre el tema, el Diario La Nación buscó la opinión de expertos sobre el tema, como es el caso del licenciado Otto Cerezo, propietario del Laboratorio Clínico ProVida, ubicado diagonal al Hospital Central de San Cristóbal.

Cerezo, bioanalista de profesión y con más de 27 años en la rama clínica, ha tenido la oportunidad de ser acreditado para realizar los respectivos exámenes anti dopaje para atletas que han competido en los diferentes campeonatos nacionales y regionales que se han efectuado en el estad Táchira.

Basándose en su experiencia, Cerezo explicó que el Clembuterol, como todo medicamente prohibido, es detectado a través de un metabolito, el cual es identificado y hallado por medio de una serie de procedimientos de laboratorio.

Comentó el vocero que al atleta se le toma una muestra, bien sea de orina o de sangre, siendo más común la primera, y que es de allí en donde inicia el procedimiento.

“Una vez tomada la muestra, delante de un jurado, la misma va envasada y sellada en una bolsa con un cierre especial, que no se puede romper sino hasta el momento en que se realizarán los exámenes de laboratorio”.

Continuo diciendo que con la presencia de un jurado, el bioanalista “abre la muestra” y emprende su labor, la de analizarla.

“Se toma una muestra y lo demás se guarda en un congelador especial, por si surge la necesidad de volver a realizar otra prueba”, manifestó el experto en la rama de exámenes de laboratorios.

Finalmente, una vez realizado el respectivo procedimiento, los resultados son entregados al jurado pertinente, y de ser positivo para dopaje, se procederán a imponer las sanciones que el caso amerite, de lo contrario, el deportista podrá continuar con su carrera.

Trampa

Lamentablemente, este procedimiento no se libra de las artimañas que algunos atletas ejecutan para engañar al sistema. Cerezo alegó que cuando no existe una buena supervisión, la muestra puede ser cambiada por alguien que no ha consumido alguna sustancia prohibida.

“Algunas instituciones deportivas les toman muestras a sus atletas con anticipación, o simplemente toman alguna de una persona que no haya consumido sustancias prohibidas. De no haber una buena supervisión, la muestra puede ser cambiada y el procedimiento alterado”, resaltó el vocero.

Finalmente, Otto recomendó a toda persona que pretenda comenzar a activarse físicamente, a que se realicen los respectivos exámenes de laboratorio, con la finalidad de saber “cómo está”, pues es importante conocer sus estados de glicemia y colesterol, entre otros, y así prevenir algún problema agravado por el deporte. (Favio Hernández)