martes 18 enero, 2022
InicioDeportesDos pesos pesados en Pueblo Nuevo

Dos pesos pesados en Pueblo Nuevo

328 views

Foto/Genaro Pascalle- En el historial de Táchira y Mineros, el aurinegro está arriba con 44 triunfos, contra 37 del equipo de Puerto Ordaz.

Homero Duarte Corona

El Deportivo Táchira y Mineros de Guayana son dos pesos pesados del fútbol rentado venezolano, rivales de toda la vida, no importa dónde se midan. En el historial, la balanza está a favor del aurinegro luego de 98 enfrentamientos: 44 victorias, 17 empates y 37 reveses.

Una nueva película el próximo domingo en el estadio Pueblo Nuevo, choque perteneciente a la sexta jornada del Torneo Clausura-2019, a partir de las 5 de la tarde, con una serie de ingredientes que bien vale la pena degustar, merced de lo que representan aurinegros y mineristas en el contexto del balompié rentado nacional.

Nunca ha sido un hueso fácil de roer el conjunto de Puerto Ordaz para los intereses del amarillo y negro, menos en este instante cuando la tropa del Sur aterriza oronda, con el liderato a cuestas, producto del  3-0 contundente que le propinó en la fecha anterior al campeón Zamora FC.

Dos viejos conocidos

Se conocen perfectamente los dos bandos, incluso en las filas del forastero, en el once titular para más señas, cuatro de sus jugadores vistieron la casaca aurinegra, los centrales José Luis Marrufo y Carlos “Kaki” Rivero, el lateral izquierdo José Luis Granados y el volante Francisco “Minino” Flores. El también defensor Julio Machado fue ficha del amarillo y negro.

Pero no todo queda allí, el ahora director técnico del Deportivo Táchira, Juan Domingo Tolisano, estaba en el banquillo del Mineros del Guayana en las dos últimas derrotas que le infligió el club sureño al aurinegro: un 1-4 categórico aquí,, en el “Templo”, partido perteneciente al Torneo Clausura de 2018, jugado el 28 de octubre del año pasado; mientras que este año, el 3 de marzo, Torneo Apertura- 2019, en compromiso celebrado en el estadio “Cachamay”, la victoria también les sonrió a los del estado Bolívar, por la mínima diferencia, con tanto de Richard Blanco a los 50 minutos, según estadísticas de los archivos del ocho veces campeón nacional.

Se conjugan una serie de situaciones en el juego de pasado mañana en el emblemático estadio Pueblo Nuevo, que no dejan de ser interesantes para quienes gustan del buen fútbol; y en esta ocasión, llega a capital futbolera por excelencia de Venezuela una divisa procedente de otra región del país donde el balompié es el deporte rey.

La diferencia en la tabla de posiciones entre los dos antagonistas de turno es apenas de dos puntos; Mineros es primero con 9 unidades, igualado con Trujillanos, Aragua  y Monagas, pero un mejor gol diferencia, +4, producto 7 tantos a favor y apenas 3 en contra, que en los hechos significa una buena ofensiva y también poder en la zona defensiva.

Por los lados del Deportivo Táchira, es octavo en la tabla, metido dentro del grupo de los 8, con un promedio de 5 goles a favor y 5 en contra, luego de dos partidos ganados: 2-0 a Zulia y y 1-0 a Estudiantes de Mérida como local; uno empatado sin goles ante Caracas de visitante y dos reveses, también en carretera, contra Trujillanos, por 3-1, y frente a Monagas por 2-1.

Otro de los hechos importantes que se conjugan en el Deportivo Táchira que hace vida en el Torneo Clausura-2019, tiene que ver con los últimos tres rivales que ha enfrentado, todos directos de cara a la lucha por la clasificación a la liguilla: Caracas, Estudiantes de Mérida y Monagas, obteniendo 4 puntos de 9 posibles, 3 de local y uno de visitante. Este domingo otro contrincante que es invitado obligado en la lucha por el título, un examen de primer nivel, de los más comprometidos, que obliga al aurinegro a colocar toda la carne en el asador.

Un hipotético triunfo le significaría a Juan Domingo Tolisano y sus dirigidos llegar a 10 puntos, que lo podrían colocar como líder, dependiendo de resultados negativos de Trujillanos, Aragua y Monagas; un empate, mucho menos una derrota, no sería nada bueno para el amarillo y negro, después de la caída del pasado domingo en Maturín.

- Advertisment -