Inicio Deportes Palmeiras derrotó a Santos 1-0 y conquistó la Copa L ibertadores

Palmeiras derrotó a Santos 1-0 y conquistó la Copa L ibertadores

Palmeiras exhibe su segunda copa conquistada en el principal torneo de clubes de América.(Foto: AFP)

Río de Janeiro, Brasil (AFP) Con un gol en los descuentos, Palmeiras venció 1-0 al Santos en la final brasileña de la Copa Libertadores-2020 y alzó su segundo trofeo en el principal torneo de clubes de América, marcado por los estragos de la pandemia del coronavirus.

En un soberbio cabezazo tras un centro desde derecha de Rony, en el minuto 90+9, Breno Lopes le dio la Copa al Verdao, que será el representante sudamericano en el Mundial de Clubes que se disputará en Catar en febrero.

La anotación del atacante, que ingresó en el segundo tiempo por el juvenil Gabriel Menino, puso emoción a una final tediosa. “No sé ni explicar la emoción”, dijo el ariete de 24 años.

Los mayores éxtasis vinieron de amagues de rifirrafes y peleas en la tercera final brasileña de la historia copera, después de las disputadas por Sao Paulo y Athletico Paranaense en 2005, con victoria paulista, y entre Internacional y Sao Paulo en 2006, con triunfo colorado.

Palmeiras ganó su segundo título, tras el alzado en 1999 contra el Deportivo Cali de Colombia, con un equipo que supo mezclar la experiencia de internacionales como Weverton, el paraguayo Gustavo Gómez y el uruguayo Matías Viña, y atacantes pullantes como Luiz Adriano y Rony, y con una base prometedora en la que sobresalieron Menino, Danilo o Patrick de Paula.

Guiados por el DT portugués Abel Ferreira, los paulistas terminaron el torneo con la mejor puntuación: 32 puntos en trece juegos. En el camino al Maracaná, los verdes eliminaron a Delfín (Ecuador), Libertad (Paraguay) y al River Plate de Argentina, que los hizo sufrir en semifinales.

Ferreira, de 42 años, levantó su primer título como profesional y se convirtió en el tercer entrenador europeo en ganar la Libertadores, tras su compatriota Jorge Jesús (Flamengo, 2019) y el croata Mirko Jozic (Colo Colo, 1991).

– Final conservadora –

El clásico paulista más internacional de la historia tuvo exceso de cautela.

Palmeiras presionó más, con la velocidad y el desequilibrio por las bandas de Rony, pero sin llegar a inquietar a John. La coacción verde fue más efectiva para evitar la circulación de la pelota en el mediocampo del Peixe, y, de paso, ablandar a golpes al movedizo y activo Marinho. 

Las entradas fuertes y los rifirrafes tuvieron más protagonismo que cualquier opción de anotar. Apenas un remate cruzado de Raphael Veiga ensució el traje de John.

En el otro arco, Weverton, deseoso de lucirse, tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para que su nombre fuera mencionado. Marinho centró y Lucas Veríssimo se lanzó a cabecear, pero la pelota se fue desviada. 

Los constantes choques pusieron emoción a un Maracaná en silencio y caluroso. Aunque la venta de entradas no estaba permitida, unas 5.000 personas, entre periodistas, logísticos, seguridad, convidados especiales e hinchas invitados por los equipos, fueron habilitados por la Conmebol para la final.

Buena parte de ellos estuvieron sentados en la misma zona del estadio. Las pequeñas aglomeraciones y las máscaras mal utilizadas o la ausencia de ellas podrían ser las postales de una Libertadores en un Brasil que llora casi 224.000 muertos por el virus.

La nueva neumonía obligó a una suspensión inédita -entre marzo y septiembre- de la competición, que sin embargo mantuvo su formato hasta el final.

Los gritos escaparon de los tapabocas en dos zurdazos. Veiga, del verde, cobró un tiro libre y la pelota pasó a centímetros del travesaño. Minutos después, Felipe Jonatan impactó de primera un rebote de Weverton y el esférico acarició el palo.

Salir de la versión móvil