martes 30 noviembre, 2021
InicioDeportesREFLEXIONES DEPORTIVAS

REFLEXIONES DEPORTIVAS

289 views

PEDRO VÁSQUEZ


ENERGÍA POSITIVA DESDE EL PRIMER MINUTO

El martes desde temprano se activó la energía positiva del equipo. Un lote se adelantó para la compra de los boletos, vía terrestre, en la ciudad de Cúcuta.

El paso del puente estaba libre para salir de Venezuela, y en Colombia funcionando, para los venezolanos, el pico y cédula. Para poder pasar, quienes no les coincida el número final de la cédula, tocó apelar a las correspondencias donde se demostraba la invitación del equipo Tayronas de Santa Marta.

En La Parada, menos del 5% de las personas con tapabocas. La razón-excusa que todos ya están vacunados. Por ser semana flexible muchos turistas, lo que ocasionó demora en el sellado de pasaportes. La espera a los compañeros fue de pie mientras se espantaba a buhoneros, gestores, arrastradores y trocheros poniéndoles cara de profesor de estadística que no ha resuelto el examen que puso a sus alumnos.

En Cúcuta el 95% de las personas con tapabocas. Los boletos se compraron a tiempo. Catorce personas integran la delegación que viaja por esta vía. Los demás lo harán por avión entre martes y miércoles.

En el autobús se exige el uso de tapabocas. Salió con retraso. A la media hora de la salida, las autoridades exigiendo pasaporte. El camino serpenteado, que ya conocemos, empezó para avanzar hasta Ocaña, la unidad Marcopolo, bien equipada, y el Thermo King proporcionaron un descenso de la temperatura que hacía mella. Los pies se sentían helados como si estuvieran metidos en cava de cervezada y alborotó el quiste de Baker.

El frío no impidió que viéramos el aviso, te amo Abrego. El final del camino sinuoso nos presentó a Aguachica con un terminal limpio que funciona desde 1994. En las inmediaciones del acceso a los baños, que cuestan 900 pesos, una pasajera contaba con risa nerviosa, mientras movía su negra cabellera, como a su esposo el autobús lo meneaba de lado a lado y en algún momento casi lo pasa por debajo del puesto delantero.

Un café en extremo guayoyo se compartió para calentar el cuerpo. La unidad empezó su recorrido más rápido y plano. A las 5 y 32 salió el sol. Al llegar a Fundación nos ofrecieron churros, arepas de huevo y empanadas que la mayoría no compró, porque aún tenían mariposas amarillas del primer tramo del recorrido.

El sol calentaba y el frío disminuía. A la distancia se observaba durante un buen tramo la Sierra Nevada de Santa Marta. Mis estudios geográficos de bachillerato me permiten recordar que hay nieve perpetua y se encuentra la montaña más alta de Colombia, el pico Cristóbal Colón, con más de 5.000 metros de altura.

A Santa Marta llegamos a tiempo y pasamos por el Coliseo Polisur, uno de los escenarios previsto para la realización de este torneo de Maxibaloncesto. El terminal de pasajeros cómodo, aseado, fue el destino del desayuno a media mañana.

El grupo en el transcurso del día se fue juntando. La embajada de +60 que reforzaba a Valle, debutó contra los anfitriones con una buena actuación de Hernando Márquez (Pavo) que no evitó la derrota por un punto.

El cierre de la primera jornada nos enfrentó contra Arrieros de Medellín. Varios conocidos que jugaron con Tayronas en la competencia de Cartagena. Las condiciones de Maxibaloncesto nos obliga a armar dos grupos de seis para jugar los dos primeros cuartos.

El juego empezó con nerviosismo por ambos bandos. La pelota no entraba. El segundo cuarto demostró que Panteras tiene un elenco de 12 basketeros que no se observó en el contrario y dejaron la partida con ventaja. La defensa era el camino de la victoria, evitar los lanzamientos cómodos y fajarse, debajo de los tableros, contra jugadores con mayor talla y corpulencia.

La ofensiva se organizó con dos armadores, dos postes en el tiro libre y un péndulo. El trabajo se hacía concentrados, con pocos pases malos, mucha actitud y sinergia. Las cortinas fueron desmarcando a nuestros lanzadores que consiguieron espacios y a compañeros cerca del aro desmarcados. A falta de 5 minutos se veía una oportunidad de triunfo. Carlos Villasmil, Eugenio Caballero y Manuel Altuve fueron los más efectivos en el ataque; pero el éxito de esta primera jornada fue el trabajo colectivo de la defensa, con mucha energía positiva, en donde destacó Jorge Pérez con 8 rebotes.

Siendo casi las once la noche a comer por El Rodadero todos juntos, unas cervezas para amainar el calor y a descansar. El jueves se juega contra Bogotá-Max a las 9 de la mañana. Sin lesionados finalizó esta primera fecha.

 

- Advertisment -