jueves 11 agosto, 2022
InicioEconomíaCon una gala empresarial, Fedecámaras celebró 25° aniversario en el Táchira

Con una gala empresarial, Fedecámaras celebró 25° aniversario en el Táchira

384 views

Unos 200 empresarios, industriales y comerciantes se dieron cita en el evento, donde además se reconoció la labor desempeñada en cada sector de la economía regional, adjudicando la “Orden al Mérito Empresarial Fedecámaras Táchira”


Por Rosalinda Hernández
En medio de una noche de reconocimientos al trabajo empresarial y unión, Fedecámaras Táchira conmemoró su 25° aniversario. La gala de los empresarios tachirenses se llevó a cabo el pasado martes, 1 de febrero, en el salón Los Chaguaramos de La Castellana Country Club, en San Cristóbal, lugar al que asistieron los máximos representantes del gremio, el presidente nacional Carlos Fernández y el primer vicepresidente, Adán Celis.
También se contó con la presencia de la representante de Consecomercio, Tiziana Polesel, y Luigi Piselli de Conindustria, además de los anfitriones y la junta directiva regional de la organización, presidida por Maximiliano Vásquez.
Unos 200 empresarios, industriales y comerciantes, se dieron cita en el evento, donde se reconoció la labor desempeñada en cada sector de la economía regional, adjudicando la “Orden al Mérito Empresarial Fedecámaras Táchira” a reconocidas organizaciones de la construcción, industria, comercio, ganadería y servicios de salud, entre las que destacan: Constructora Inpirsa, Pasteurizadora Táchira, grupo Garzón, Agropecuaria Romper y Centro Clínico San Cristóbal.
De igual forma, se impuso el botón “Orden al Mérito Empresarial Francisco Gutiérrez”, nombre del destacado tachirense y primer presidente de Fedecámaras Táchira. Se otorgó este reconocimiento a industrias MM, Supermercado Baratta, Distribuidora La Principal, La Gran Parada, Tiendas Ciro, Adualca y Andina de Valores y Sociedad de Corretaje, por su valioso desempeño y aporte a la economía local. Igualmente tuvo la distinción y reconocimiento Darío Montoni del Fundo Santa Sofía, por los grandes aportes al sector agropecuario, y así otras empresas que han exaltado el trabajo y progreso en el Táchira y el país.

Hubo reconocimientos a empresarios del Táchira.

Durante la intervención del presidente de Fedecámaras Táchira, arquitecto Maximiliano Vásquez, se destacó la labor de los empresarios de la región que, sorteando vicisitudes, han logrado mantenerse activos, ofreciendo aportes a la economía local y nacional, generando fuentes de empleo en la región.
Exaltó y agradeció la presencia de un importante grupo de personalidades del sector productivo en la gala: “es la reunión de empresarios más grande que se ha hecho en los últimos 20 años en el estado. Aquí se está haciendo una demostración, al Táchira y al país, de que existe pasión por el Táchira y por Venezuela, además de una vocación de trabajo y compromiso, demostrando que, a pesar de todas las dificultades, aquí están los empresarios”.
La celebración de los 25 años de Fedecámaras Táchira no solo ha traído un espaldarazo de la junta directiva nacional de la organización y de los representantes de Consecomercio y Conindustria, al Táchira, pues también se logró realizar un recorrido por las montañas tachirenses y la frontera, lo que permitió un reencuentro con los tachirenses, agregó el empresario.
El empresariado celebró los 25 años de la cámara que los agrupa.

“En cada calle o carretera del estado Táchira vamos a encontrar iniciativas empresariales de todo tipo, que no es sino la muestra de la vocación al trabajo que tenemos y el espíritu de superación, que es lo que nos mantiene vivos, como país y región”.
Precisamente, esta disposición al trabajo y el ofrecimiento de nuevas iniciativas empresariales a la sociedad es lo que mueve a Fedecámaras a hacer entrega de reconocimientos a destacados empresarios, algunos por su trayectoria de vida y otros por iniciativas novedosas que están desarrollando.
Resaltó Maximiliano Vásquez que entregar una distinción al sector salud es motivo de satisfacción. “Se lo entregamos al Centro Clínico San Cristóbal por el esfuerzo que significó para todos los médicos de la región la lucha contra el covid; eso ha sido un reto enorme, teniendo en cuenta las condiciones en las que se encontraban muchos centros médicos. El Centro Clínico se reconstruyó, con éxito, como empresa de salud, con la vocación que caracteriza a médicos y enfermeras”.
Por su parte, los empresarios galardonados e invitados especiales manifestaron el entusiasmo y satisfacción por el reconocimiento a las actividades laborales que desempeñan.

Potencialidades de las regiones

Durante la gala se ofrecieron dos ponencias: la primera por parte del presidente nacional de Fedecámaras, Carlos Fernández, quien recorrió durante tres días algunos municipios de la región y manifestó que una de las preocupaciones constatadas en las visitas hechas a municipios es que la profundidad y lo largo de la crisis han traído efectos muy importantes, no solo en la sociedad venezolana, también en el perfil del venezolano.

Carlos Fernández habló de las propuestas del sector.

Dijo que en una crisis económica, como la que se ha tenido, donde se ha perdido el 75 % de la economía, es decir, la economía hoy es la cuarta parte de lo que fue en 2013, es evidente el colapso social.
“Hay que tratar de proyectar lo que significa en lo social, lo humano, en la vida de los consumidores, de los venezolanos, que la economía se haya perdido en un 75 %. A veces se piensa que el PIB no tiene nada que ver con nosotros, pero resulta que cuando lo divides entre el número de habitantes, no es otra cosa que la producción de riquezas de cada uno de los habitantes de Venezuela. De tener un PIB de 10 mil dólares por año, hoy en día estamos con un PIB por debajo de los 2 mil dólares anuales, con lo que eso significa en la pérdida de capacidad adquisitiva, calidad de vida y de la manera de interrelacionarnos en la sociedad”.
Lo anterior preocupa al gremio empresarial venezolano y por ello ha decidido salir a recorrer la geografía nacional y darse cuenta de que existen dos características en el país: las personas que tienen los recursos para satisfacer sus necesidades, y un grupo mayoritario que no tiene la capacidad de resolver todas sus necesidades.
En Venezuela se está viviendo una inequidad que debe llamar la atención y tenerla en consideración. Existe una marcada desigualdad entre la capital del país y las regiones.
“Nuestras visitas a las regiones ha sido profunda, caminando, hablando con la gente para tener una percepción que no dan los gráficos, las estadísticas, solo lo da lo visual, el contacto y la conversación con los ciudadanos de las diferentes áreas; no solo nos hemos reunido con empresarios, y nos hemos dado cuenta de que el país necesita de un esfuerzo enorme para reconstruir su tejido social, que está severamente comprometido”.
Escuelas, hospitales e incluso cámaras de comercio se encuentran debilitadas y los dirigentes que quedan un poco más adultos de la edad promedio que deberían tener quienes se ocupan de estas actividades.

Fedecámaras no es políticos

Para el presidente nacional de Fedecámaras, la reducción del gasto público en Venezuela, en los agentes económicos se ha entendido como el fin del modelo rentista, “el modelo rentista se acabó, no hay presupuesto para tapar las ineficiencias del sector público, ni del sector privado, no hay dinero público para apuntalar ninguna iniciativa”.
Destacó que Venezuela tiene que resolver el tema político para lograr un crecimiento económico. Actualmente, se tiene una precaria institucionalidad y un conflicto político que escaló demasiado elevado, con demasiados años de concentración en una lucha política y el desplazamiento de unos por otros y muy alejada de toda actividad humana, de centrarse en el hombre.
“Fedecámaras es el brazo político del empresariado, esto no significa que somos un partido político, pero sí muchas veces tenemos que dar un paso adelante en la dialéctica y la lucha política para tratar de orientar la discusión en aquellos temas considerados medulares”.
Fernández señaló que se involucran en política “porque sabemos lo importante que es preservar los valores republicanos, porque somos una república; además, por nuestra formación, somos profundamente occidentales, y la república es un valor occidental”.
Para el presidente de Fedecámaras, la “desoccidentalización de la economía venezolana” es un tema que preocupa, porque cada día se observa mayor presencia de economías orientales, con modos de entender la vida, los negocios y con valores distintos a los que se han cultivado en Venezuela.
“Los valores occidentales son los que nos definen y debemos tratar de preservarlos”.
Llamó su atención el carácter liberal de los tachirenses. Y dijo que los venezolanos deben deslastrarse de la creencia que el país es rico por sus riquezas naturales, “deben empezar a ver la riqueza como la ven los tachirenses, como fruto de su trabajo, constancia, dedicación. Mientras se siga viendo a la riqueza como trabajo de la naturaleza, seguiremos pendientes del botín, del presupuesto, y no de la generación de valores, competencias que nos llevan a competir en los mercados”.

Cambio desde la acción

Por su parte, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente, inició su conferencia tratando el problema fronterizo, que considera de vital importancia para revitalizar la economía local.
Luis Vicente León afirmó que “no es cierto que la frontera está cerrada, está mal abierta, y por allí pasa cualquier cantidad de cosas, a cualquier lado”.

Luis Vicente León fue el conferencista invitado.

El economista explicó que cuando no se establecen los procesos adecuados de apertura se termina estimulando los controles de frontera, de cambio y control de gente. La frontera, en las condiciones en que se encuentra actualmente, genera más distorsiones, economías oscuras y mayores precios, que termina pagando la población.
Uno de los compromisos asumidos por el economista, luego de visitar el Táchira, es ayudar a la zona Táchira- Cúcuta a resolver un problema que “es nuestro”, pero tiene la solución en Bogotá y Caracas, que no es otro que la apertura formal de la frontera.
El especialista explicó que cuando se hace análisis de entorno queda evidenciado que los venezolanos sienten que viven una crisis, y es precisamente la primera palabra que identifica a Venezuela, “antes la palabra era el petróleo, Miss Universo, mujeres. Luego lo que venía a la mente al decir Venezuela, era Chávez; ahora de alguna manera lo que representa al país es la crisis”.
“Los venezolanos que se sienten en crisis llegan a sentir en un 85 % sentimientos negativos, relacionados con miedo, frustración, tristeza, sienten que el país en crisis genera sentimientos complejos”.
La crisis de hoy está generando en el venezolano una búsqueda de soluciones a esa crisis, a la personal, y eso es precisamente lo que busca el sector empresarial: “Cómo resolver su vida, su empresa, su producto, lo que va marcando una ruta de acción en esa población”.
El presidente de Datanálisis determinó que la desconfianza, producto de la crisis, ha crecido tanto en el país que, en este momento, ningún liderazgo, ni político, ni social, ningún líder, logra tener más del 25 % de evaluación perceptiva.
“En Venezuela hay un supervacío de liderazgo, de esperanza en el liderazgo, y eso ha hecho que la población busque referentes diferentes a los políticos; los ha conseguido en dos sectores, en las únicas dos instituciones que en Venezuela tienen respaldo de la sociedad por su contribución al bienestar del país: la Iglesia, con un 58 %, y el sector empresarial con 56 %.
“Cuando exploramos, conseguimos que la Iglesia no es popular por la religión, y el sector empresarial no es popular por una marca o producto. La Iglesia es popular por el proceso de acompañamiento en el momento más complejo, por su acción social y presencia en los barrios. Mientras que el sector empresarial es evaluado positivamente porque es quien genera empleos y abastecimiento de productos”.
En estos casos no hay connotación ideológica, ni de izquierda ni de derecha, es algo pragmático y es lo que está buscando la población en Venezuela, resolver el problema.
Esto llama a la reflexión y a precisar que en Venezuela el problema lo está generando un modelo “primitivo y hostil”. El futuro de Venezuela dependerá de cómo se manejen las relaciones internacionales, puntualizó el presidente de Datanálisis.

- Advertisment -
Encartado Publicitario