Comedor de La Parada reabrió sus puertas con masiva presencia de venezolanos

375
Luego de más de 20 días de receso, la sede, ubicada en la zona comercial neogranadina, vuelve a atender a más de 5.000 ciudadanos

El trabajo en equipo regresó a la Casa de Paso Divina Providencia, ubicada en La Parada, Colombia, tras más de 20 días de receso por vacaciones de los grupos de voluntarios que hacen posible esta labor social.

Desde tempranas horas de la mañana, y ataviados con su indumentaria de trabajo, los voluntarios se acercaron este lunes al comedor para reabrir las instalaciones y atender a más de 5.000 venezolanos.

Aunque el reinicio de las actividades estaba previsto para el viernes 16 de enero, se postergó, por dos días, para así dar tiempo a la culminación de las obras de remodelación y limpieza, que se venían haciendo desde la semana pasada y que buscan mayor calidad en el servicio gratuito.

Fabiola Ruiz, voluntaria del comedor, reiteró que el retraso se debió a que estaban realizando ajustes en las instalaciones. “El venezolano lo pedía. Cada día la situación es más apretada en su país y necesitan un plato de comida para alimentar a sus hijos”, dijo.

Ruiz explicó que en la cancha, que está al lado del recinto, hay dos personas que se encargan de organizar a los beneficiados. “La prioridad para nosotros son las mujeres, niños, mujeres embarazadas y ancianos. Esas son las personas que van entrando de primeros”, recalcó.

Para este lunes, el almuerzo contó con lentejas, arroz, pollo, maduro y ensalada; además de su vaso de jugo natural. “Es bien completo. Las personas que estamos detrás de esto, lo hacemos con mucho amor, muchas ganas, ya que no solo se le sirve al ser humano, sino también a Dios”, puntualizó.

130 personas brindan el servicio

Además de los 50 voluntarios fijos, cerca de 80 personas más se van uniendo a diario para brindar el servicio a los miles de ciudadanos que ingresan al comedor, de acuerdo con el orden establecido.

De Venezuela, específicamente de las parroquias fronterizas, suelen arribar grupos de voluntarios con el propósito de poner su granito de arena.

El Programa Mundial de Alimentos y Acnur continúan dándole el espaldarazo a la Casa de Paso Divina Providencia, para mantener este servicio gratuito y de calidad.

Jonathan Maldonado