miércoles 25 mayo, 2022
InicioFronteraEDICION FRONTERA La violencia colombiana tiene nuevos actores: venezolanos

EDICION FRONTERA La violencia colombiana tiene nuevos actores: venezolanos

3.247 views

Dos adversarios se enfrentan en la frontera binacional entre los puentes fronterizos “Simón Bolívar”, de San Antonio, y el Internacional de Ureña, por el control de los pasos fronterizos, “vacunas” y contrabando.

La violencia, ese acompañante permanente en la historia colombiana, tiene ahora, como uno de sus tantos protagonistas, a los migrantes venezolanos. Y estos empiezan a ser amenazados, utilizados e incorporados por grupos al margen de la ley en Colombia.

Los hechos más recientes que demuestran esta situación: el anuncio realizado por el autodenominado grupo “Águilas Negras”, en algunos departamentos de Colombia, sobre la realización de una “limpieza social” que incluiría a venezolanos. El otro hecho es la serie de amenazas proferidas en redes sociales por alias el Paisa, en su lucha por el control del espacio territorial fronterizo entre San Antonio, Ureña y Cúcuta, en contra de autoridades uniformadas venezolanas, guerrilla del ELN y miembros de los grupos colectivos prochavistas.

Al ser consultado un oficial de inteligencia policial colombiana, lo afirma claramente: “Maduro metió a los venezolanos en el conflicto interno colombiano. Y es que, de forma directa, el Gobierno provocó la mayor migración masiva de la historia venezolana hacia Colombia, mantiene una evidente simpatía con grupos guerrilleros colombianos y sostiene un enfrentamiento permanente con el presidente Duque, lo que facilita el accionar de estos grupos irregulares.

“Limpieza social”

Un nombre conocido en varios departamentos colombianos: Águilas Negras, que aparecen poco después de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), fundadas en los tiempos de los hermanos Castaño. Es vinculada al narcotráfico por las autoridades colombianas y, a pesar de que muchas veces se anuncia su desaparición, vuelven a surgir con comunicados públicos.

Este grupo, presuntamente, habría sido el autor de una serie de panfletos que vienen apareciendo en la ciudad de Bucaramanga, el más reciente con fecha del primero de agosto, en donde anuncian un proceso de “limpieza para todo Bucaramanga, de gamines y ladrones” que, señalan, por lo general son venezolanos.

También aseveran que quien acoge a venezolanos está “de acuerdo con la delincuencia”, dando un plazo de 48 horas para que empleadores de venezolanos en negocios o locales los reemplacen. Estos panfletos tuvieron una inmediata reacción.

La primera de ellas por parte del grupo Gran Acuerdo Venezuela, (GAV), organización que agrupa a 120 entidades que atienden a la población migrante venezolana en Colombia. En un comunicado,  la organización fijó posición sobre estas amenazas.

Recuerda el GAV que desde hace casi un año han venido apareciendo panfletos, similares al de Bucaramanga, en departamentos colombianos en donde ha actuado tradicionalmente este grupo paramilitar: Arauca, Putumayo, Boyacá, Valle, Guajira, Norte de Santander, Cundinamarca y Bogotá.

Allí se declara el inicio de una “limpieza social, cuyo foco es la población venezolana, colombo-venezolana y colombiana, que apoye a venezolanos”. Estas denuncias han sido planteadas a la autoridad policial. “Inicialmente, pareciera fueron asuntos puntuales, de acuerdo con las autoridades”.

Considera el GAV en su comunicado que las amenazas no solamente se extienden a la población migrante, sino a las ONG  y a todo ciudadano que apoye a la migración: “son acciones de unos pocos que elevan la  xenofobia, tal vez en un grado superlativo”.

Señala la organización que esto se denuncia y se comunica: “toda vez del inicio de una campaña política donde el tema de la migración masiva venezolana es un punto obligado y delicado”. En consecuencia, solicitaron la realización de las investigaciones correspondientes para evitar situaciones lamentables, asegurando que su labor “busca apoyar y aliviar el peso al Estado colombiano”.

El embajador designado por Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, presentó una carta ante el canciller colombiano, Carlos Holmes, para también denunciar los hechos, elevando su preocupación para la población venezolana ante estas amenazas directas.

La guerra fronteriza

Dos adversarios se enfrentan en la frontera binacional, entre los puentes fronterizos “Simón Bolívar”, de San Antonio, y el Internacional de Ureña, por el control de los pasos fronterizos, “vacunas” y contrabando.

Por un lado, Los Urabeños, de origen colombiano y también denominados por las autoridades policiales colombianas como La Línea. “Ellos derivan de la AUC y afirman que toman el control de la zona”.

Esto lo hacen mediante el toque de queda, amenazas a autoridades militares y policiales venezolanas, comerciantes y trabajadores de taxis y mototaxis en la población de Ureña, a los que acusan de ser colaboradores de la guerrilla del ELN y colectivos chavistas.

En esta guerra han muerto varios carretilleros y transportadores de contrabando por las trochas de origen venezolano. Existe también un subregistro de desaparecidos, nunca reconocido por las autoridades de ambos lados de la frontera.

La fuente señala que varios de ellos fueron asesinados por el grupo del Paisa por ser presuntos auxiliares de la guerrilla. Pero también, del otro frente se reportan muertes. La acusación ahora es por ser “paracos”.

El último incidente de esta guerra han sido dos días (30 y 31 de julio) de intercambios de disparos, que dejaron, hasta los momentos, un fallecido en Ureña, aparentemente no perteneciente a los grupos enfrentados.

Sin embargo, la incertidumbre y el temor se apoderan de los habitantes de Ureña, quienes han visto mensajes en redes sociales en donde se amenaza a quienes colaboren con la guerrilla o los colectivos; se prohíbe el contrabando que no pase bajo su control, el cobro de productos varios en pesos, cosa que es usual allí, ante la devaluación del bolívar, entre otras cosas.

La fuente revela que hay informes sobre la presencia de venezolanos como parte del grupo de alias el Paisa y que serían personas con algún grado de preparación operativa en armas, convencidas de la opción armada para Venezuela.

La guerra en la línea fronteriza tiene nuevos actores en ambos lados: los venezolanos.

Alans Peralta/Xendero

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario