Frontera

Lorena Girón, habitante de frontera: Vivir bajo la desazón de las diálisis

2 de marzo de 2024

221 vistas
Lorena Girón, habitante de frontera: Vivir bajo la desazón de las diálisis

Jonathan Maldonado

Lorena Girón, de 45 años, suma nueve años dializándose. Vive en el barrio Simón Bolívar de San Antonio del Táchira, en una casa cuyo deterioro ha ido en aumento, sin poder detenerlo. La enfermedad no le permite tener un trabajo estable.

Los primeros dos años recibió el tratamiento en la ciudad de San Cristóbal, donde recuerda hubo bastantes carencias. La imposibilidad de obtener un catéter fue el detonante, ya que puso en peligro su vida y terminó recluida en el hospital Erasmo Meoz de Cúcuta. Desde ese entonces, acude a dializarse al vecino país, donde cuenta con el seguro Sisben, gracias a que su madre es colombiana y pudo tramitar, mediante ella, la nacionalidad.

En Cúcuta, “llevo siete años asistiendo a las diálisis”. Lo hace tres veces a la semana: martes, jueves y sábado, de 11:00 a.m. a 3:00 p.m. Prácticamente, debe pasar todo el día en el centro de salud. “Vivo sola y no cuento con la ayuda de nadie”, manifestó. Su cuerpo está cansado.

A los 36 años, recuerda Girón, una subida de tensión le afectó gravemente sus riñones al punto de “quemármelos”. “Me empezó un ahogo, me puse amarilla y me hinché”, rememora desde su hogar, una estructura cuyo techo y paredes presentan graves fallas que no le garantizan tranquilidad.

“Acá –señala los espacios de su casa-, llueve más adentro que afuera. Las paredes requieren de reparación. Fui a la alcaldía pero me dijeron que ese tipo de ayudas están suspendidas por falta de presupuesto”, subrayó, mientras indicaba que ha “tocado las puertas en otras instituciones”, pero la respuesta no ha sido la más satisfactoria.

Un trasplante

A casi dos lustros de estar recibiendo tratamiento, no pierde la esperanza de ser trasplantada. En dos oportunidades lo ha intentado, le han hecho múltiples exámenes, pero el resultado ha sido infructuoso.

Va por un tercer intento; no pierde la fe de conseguir el riñón que la alejará de las diálisis, las cuales “también afectan el cuerpo, me deteriora”.

Lorena Girón se siente agradecida con Colombia. Allá le aplican todo el tratamiento de forma gratuita y no ha presentado retrasos ni problema alguno. “Todo funciona muy bien”, asegura con el cansancio de tener tantos años en lo mismo y que se ve reflejado en uno de sus brazos, por donde recibe el tratamiento.

La ciudadana teme por el posible colapso de su casa, donde vive sola, bajo la protección de la Providencia:

“La única ayuda que recibo es de mi mamá, adonde todos los días voy a desayunar y almorzar. Siempre debo ingeniármelas para conseguir lo de los pasajes”.

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse