lunes 6 julio, 2020
Inicio Frontera Venezolanos retornados en La Parada piden que les permitan entrar al país

Venezolanos retornados en La Parada piden que les permitan entrar al país

2.466 vistas

El corregimiento colombiano de La Parada se ha convertido en los últimos días en el lugar de pernocta de cientos de connacionales que regresan al país,  proveniente de Colombia o terceros países, cansados, hambrientos y sentados a la intemperie exigen a las autoridades que se les dé un trato humanitario


Por Rosalinda Hernández C.

¡Traigan comidita!, vociferaban al paso del video aficionado algunas de las cientos de personas que durante la noche permanecen a lo largo de la autopista Cúcuta – San Antonio, en el corregimiento colombiano de La Parada.

Se estima que el grupo lo conforman unos 1200 venezolano, entre niños, adultos y personas de la tercera edad, que se encuentran aglomerados a un lado de la vía, sobre maletas, en espera de ingresar a Venezuela.

Sin comida, agua, ni ningún método de bioseguridad que les brinde protección y muy cerca de su vecino,  sin lograr cumplir el metro y medio de aislamiento, dijo el integrante de la ONG, Operación Libertad, Roberto Duque que permanecen hasta siete días, los ciudadanos venezolanos en La Parada.

“Han dormido a la intemperie, sin nada para comer, ni baños”. Ellos solo quiere que le permitan ingresar a Venezuela.

Tener acceso a un baño para ducharse o hacer sus necesidades, comer o sentarse en una silla a descansar, tiene un costo que la mayoría de quienes retornan a Venezuela, en medio de una crisis no solo de salud, producida por el COVID-19, sino también de tipo económica, no se pueden costear.

Ayuden por favor

La directora de la ONG, defensora de los derechos humanos,  Operación Libertad, Natacha Duque hizo un llamado urgente la tarde de este sábado 30 de mayo a las organizaciones internacionales encargadas del tema de refugiados e inmigrantes para se aboquen a brindar ayuda en este momento a la población retornada.

La situación del inmigrante se ha afectado con el COVID 19, se han vuelto más vulnerables y con limitados accesos a los sistemas de salud, alimentación y trabajo, razón por la que han tenido que retornar a Venezuela y ahora en la frontera a punto de llegar al país están siendo vulnerados sus derechos.

“Estos venezolanos salieron del país con la ilusión de encontrar en otros lugares mejores oportunidades de vida y con la llagada de la pandemia sus sueños e ilusiones se desplomaron. La situación afectó su forma de vida en los lugares donde se encontraban y debieron regresar”.

La defensora de los derechos humanos, pidió a los gobiernos receptores de venezolanos mirar con ojos más humanos el tema migratorio y trabajar en buscar soluciones viables para que los connacionales puedan retornar de manera más ordenada y humana.

Un foco de contagio

El corregimiento colombiano de La Parada, se ha convertido en un foco de contagio en medio de la estera de cientos de venezolanos para pasar a su país de origen.

En conversaciones con David Suarez, quien regresa de Bogotá luego de quedar desempleado, se conoció que solo estaría permitido el paso diario de 300 personas a Venezuela.

“Así lo están coordinando las autoridades venezolanas y aquí nos dicen que nada pueden hacer por nosotros, más que tener paciencia y esperar. Pero con paciencia no se llena el estómago”, dijo Suarez.

La situación obliga a alzar la voz y pedir ayuda  por quienes hoy sufren y creen que no están siendo escuchados, dijo la representante de Operación Libertad.

Duque reiteró a los países receptores de venezolanos que en sus políticas es necesario incluir el tema de migración.

“Véanlo de manera positiva. Vean oportunidades económicas y de progreso cuando se recibe y se trata a un inmigrante de manera adecuada y se brindan todas las condiciones para aligerar sus cargas y no aumentar sus penas”.

Las familias que retornan a Venezuela, lo hacen porque no tienen un trabajo formal, ni la protección por parte de los Estados donde han migrado, solo por el hecho de ser inmigrantes. Todo esto ocurra  a pesar de existir entre los países acuerdos humanitarios que los acogen.

- Advertisment -