La leche, además de contener mucho calcio, sus derivados aportan otros elementos esenciales para el desarrollo de los huesos, entre ellos está el fósforo y el magnesio. Los  niños de 1 a 2 años deben tomar leche entera porque la grasa es esencial para su desarrollo y crecimiento, no obstante cada día es más difícil que los pequeños  consuman este producto, porque  sus altos precios hacen que los padres se detengan y decidan comprar otros alimentos  para su hijo.

En algunos supermercados de San Cristóbal, la semana pasada,  estaba en venta empaques de un kilo de  leche completa, cuyo costo era de 60 mil bolívares, preció que para la mayoría de personas es  muy elevado. Todos la dejaban  en los anaqueles. En otros lugares hubo empaques de la marca Campesina,  de 900 gramos a 30 mil bolívares. 

Igual sucede con la leche líquida que ya  es muy costosa, y en la mayoría de oportunidades no se consigue. Se  ofrece la  bebida láctea pero para los médicos pediatras ésta no reúne los nutrientes necesarios para los primeros años de los niños.

La leche líquida,  el litro oscila entre 3 mil y 4 mil bolívares, sin embargo, “esta presentación no rinde a la hora de utilizarla”, dicen los consultados.

Muchos padres compran la leche completa en Colombia. Aseguran que es de más calidad y más barata:   está entre 11 mil y 12 mil pesos el kilogramo, sin embargo, no es fácil bajar todo el tiempo a Colombia.

Para todos es bien sabido que la leche es un alimento esencial en la vida de las personas porque provee de proteínas y calcio, ayudan a crecer, formar y fortalecer los huesos. Es el alimento más completo para el ser humano, por sus incomparables características nutricionales.

“Una buena alimentación es importante para conservar y mejorar la salud y puede ayudar a proteger de muchas enfermedades. No obstante,  en diversos informes desvelan que por lo general los más jóvenes no consumen cantidades suficientes de calcio, elemento que se encuentra en la leche, productos lácteos, vegetales verdes y otros alimentos.

El calcio es un mineral que ayuda en la formación de huesos y dientes fuertes y saludables” según lo refieren los especialistas en la rama de nutrición.

Si el cuerpo elimina más calcio del que reemplaza, los huesos comienzan a debilitarse y corren mayor riesgo de rotura. Así, al tomar la cantidad de calcio que se recomienda ayudamos al mantenimiento de los huesos.

La necesidad de calcio es más alta durante la niñez y la adolescencia porque los huesos están en fase de crecimiento y es necesario contar con calcio adicional para que los huesos se fortalezcan. La mayor parte del calcio que se necesita para lograr huesos fuertes tiene que obtenerse antes de los 17 años, de allí la importancia que los niños consuman  leche.

Tomando alimentos y bebidas ricos en calcio, los niños y adolescentes pueden contribuir a almacenar en los huesos este importante elemento, ya que en la edad adulta se pierde calcio.

La leche y los productos lácteos, como queso y yogurt, son excelentes fuentes de calcio. Además de contener mucho calcio, la leche y sus derivados aportan otros elementos esenciales para el desarrollo de los huesos, entre ellos está el fósforo y el magnesio. Otras fuentes alimenticias que contienen calcio son algunas verduras, como la col y el brócoli.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), junto con la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT, aseguran que la leche es un alimento básico desde el punto de vista nutricional en el marco de una dieta variada y equilibrada, segura, confortable, asequible y de vida relativamente prolongada,.

Se recomienda el consumo de 2-3 raciones diarias de leche y lácteos a partir de los 12 meses de edad.

La leche proporciona proteínas de alto valor biológico, fundamentales para el crecimiento y desarrollo infantil. Con el objetivo de adaptarse mejor a las necesidades de los niños de corta edad, las leches de crecimiento tienen un reducido contenido proteico ya que la cantidad de proteínas presente de manera natural en la leche de vaca es elevada para los más pequeños.

De acuerdo con las estadísticas de los médicos pediatras, la escasez de leche formulada y completo, ha permitido el incremento de la lactancia materna, hecho que se ve con buenos ojos por los médicos quienes siempre han dejado claro que la leche materna es el mejor alimento que pueden recibir los niños en el primer año de vida

La leche es la principal fuente dietética de calcio, no sólo por su elevado contenido de este mineral, sino también por su alta biodisponibilidad gracias a otros componentes naturales de la leche como proteínas, fósforo o lactosa.

Es una buena fuente de vitamina A, vitaminas del grupo B y fósforo. Sus características físico-químicas permiten que pueda ser enriquecida con vitamina D (importante para la absorción de calcio, regulación del sistema inmune, control de peso y otras funciones) y con hierro (fundamental para el desarrollo cognitivo de los niños).

Nancy Porras