domingo 13 junio, 2021
InicioInfogeneralGoFundMe: Cuando la vida depende de la caridad 2.0

GoFundMe: Cuando la vida depende de la caridad 2.0

190 views

GoFundMe se convirtió en una alternativa para venezolanos que requieren distintos tipos de tratamientos médicos, sobre todo en tiempos de la pandemia de COVID-19

De acuerdo con el buscador de GoFundMe, actualmente en Venezuela existen poco más de 14.200 campañas para distintos fines, de las cuales más de 2.300 son por COVID-19

Una joven consultada por Runrun.es señaló que en su núcleo familiar todos se contagiaron con COVID-19. Tras varias semanas con la enfermedad, comenzaron una recaudación de fondos en GoFundMe por los altos costos de tratamientos, equipos y medicinas


“Mi abuela en Venezuela tiene COVID-19. Por favor, ayuda”, dice una de las campañas de GoFundMe creada para recaudar fondos y ayudar en la recuperación de la salud de un paciente, algo que se repite en miles de casos en el país.

De acuerdo con el buscador de GoFundMe, actualmente existen poco más de 14.200 campañas para apoyar a venezolanos.

Tal parece que cuando la seguridad social, los seguros privados y los ahorros desaparecen, recurrir a la caridad de amigos y desconocidos parece ser la única alternativa que le queda a muchos venezolanos.

Además, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), el deterioro en la infraestructura y la insuficiencia de insumos es de tal magnitud que hoy en día “los servicios que se pueden prestar son escasos, carentes de garantía y de dudosa calidad”.

A lo anterior se le suma que debido al colapso del sistema de salud, familiares de los pacientes se han visto en la necesidad de sufragar gastos como las guardias de enfermeras para recibir atención.

También, como consecuencia de la falta de recursos en hospitales y diferentes centros de salud, son muchas las personas que deben autogestionar la compra de medicamentos e insumos que sus familiares necesitan para recibir atención médica.

 

Para poder superar las dificultades que se presentan por alguna enfermedad, lo que implica costear tratamientos, medicinas, gastos de atención médica, entre otros; los venezolanos comenzaron a recurrir a las redes sociales para publicar servicios públicos para recibir donativos y, algo que se ha popularizado recientemente, el uso de la plataforma GoFundMe para recaudar fondos.

Miles de campañas en esta plataforma tienen como beneficiario a un venezolano. Ciudadanos que aspiran recibir donativos para ayudar a familiares con alguna enfermedad o condición de salud que requiera gastos que ellos no puedan costear.

Atención a medias por falta de insumos y colapso

Daniela Mendoza forma parte de una familia donde todos se contagiaron con COVID-19. En conversación con Runrun.es, la joven contó que su madre, su padre y su hermano se contagiaron, pero fue su padre quien más dificultades presentó.

Tras recorrer diferentes clínicas y hospitales, adquirir diferentes medicamentos para comenzar a atenderse, la joven contó que lograron internar a su padre en un hospital centinela de los más grandes de Caracas.

Mendoza señaló que, tras ingresar a su padre en el hospital, un médico les comentó que, debido al colapso del centro de salud, algunas enfermeras trabajan en sus días libres pero cobran a los pacientes por realizar la guardia.

Según cuenta, las enfermeras pueden cobrar entre 40 y 50 dólares diarios, dependiendo de cada una. Dice además que esta es la única forma de garantizar que muchos pacientes reciban su tratamiento a tiempo.

 

Por otra parte, señala que en el hospital les han facilitado algunos medicamentos, pero otros sí tienen que comprarlos y llevarlos para ser aplicados al paciente. Además, un día tuvieron que llevar al señor a un centro de salud privado para practicarle una tomografía, debido a que en el hospital no había reactivos.

“Tuvo que ser trasladado en una ambulancia que también corrió por nosotros. Con oxígeno porque aunque está empezando a saturar mejor, necesita el oxígeno. Es muy rudo desde el punto de vista económico para poder tratar esta enfermedad”, reflexiona.

Alto costo de tratamientos obligan a buscar ayuda

La joven entrevistada por este medio facilitó un listado de tratamientos que, tanto ella como su padre, hermano, madre y otros familiares, se aplicaron para poder enfrentar la COVID-19.

Con respecto a su papá, Daniela Mendoza señaló que debió recibir desde el principio Remdesivir, Clexane, Dexametasona y luego antibióticos de amplio espectro como el Meropenen y Ceftriaxona, además de una serie de vitaminas y tratamientos orales como la Colcichina.

Detalló que el Remdesivir es uno de los medicamentos más costosos. En algunas farmacias, donde se encuentra más económico, cada ampolla puede costar 100 dólares, pero se agotan de forma rápida. Asimismo, pueden llegar a costar hasta 240 dólares cada una. “Y en casa tuvimos que comprar 20 para todos los pacientes con casos más de cuidado (mamá, papá, hermano). La dosis mínima es de 6 ampollas por paciente. Solo esta pastilla te desbanca”, dijo.

Asimismo, señaló que como los primeros tratamientos de su padre, su hermano y su madre fueron en cada, tuvieron que pagarle a una enfermera que diariamente cobraba 40 dólares por atender a cada paciente. “Multiplícalo por tres diarios durante una semana a 9 días. Cada visita de la doctora eran 100 dólares por paciente. Y venía unas dos veces a la semana”, agregó.

 

Señala además que a su padre se le realizó un eco cardiopulmonar a domicilio que costó en 150 dólares. “Y todos debíamos ir a controles de laboratorios cada 5 días. Cada tanda de exámenes (en los pacientes con casos más complejos) eran 100$ por persona. Sin contar las tomografías de control. Por cada una se pagaban 82$”, agregó.

También alquilaron bombonas de oxígeno. “Nos pidieron un depósito de 100 dólares para alquilarla. La pequeña nos costó 40 dólares el alquiler diario y la recarga 20$ el alquiler diario. La grande 50 dólares el alquiler diario y la recarga 40 dólares. En casa tuvimos eso un día y una noche porque después mi papá fue hospitalizado”.

Además, indicó que habían requerido un concentrador de oxígeno, pero no era costeable. “Averiguamos y por depósito eran 1,500 dólares y por alquiler eran 300 dólares diarios. Y si lo comprabas, eran 2,500 hasta 5,000 dólares, según su tamaño”, contó.

Seguros no dan cobertura

De acuerdo con la joven, a pesar de que su padre tenía un seguro que lo podría ayudar un poco con la hospitalización, no pudo hacer uso de él. “Los seguros en estas circunstancias no están prestando la debida atención”, al señalar que les indicaban que hicieran los gastos y la aseguradora les hacía el contrareembolso. Sin embargo, señala que con este no pagan todo.

“Siempre buscan la forma de quitarte alguna factura que no les parezca, o no porque tienes un récipe o una orden. Te las pagan en bolívares y devaluados. Además, el COVID-19 es una enfermedad que te pide actuar demasiado pronto”, dijo.

“Tú no puedes esperar a que el seguro te resuelva un pago, no te giran plata, todo tiene que salir de tu bolsillo. Llega un momento en que la situación te obliga a pedir ayuda porque no te das abasto”, expresó la joven.

Economía hundida y coronavirus: las aseguradoras sobre un piso endeble

Causas para la gente

GoFundMe es una plataforma fundada en el 2010 en San Diego, California (EEUU), con el objetivo de permitir a las personas crear campañas para recaudar fondos para diferentes fines, bien sea para realizar eventos, enfrentar costos de enfermedades, accidentes, entre otros.

El principal objetivo de la plataforma es ofrecer la oportunidad de recaudar fondos, tanto para organizaciones sin fines de lucro como para las personas cuando recaudan fondos. La intención principal de las campañas de GoFundMe es tener nuevos donantes, además de fomentar y hacer que más personas conozcan la causa, el proyecto o la marca para la que estás recaudando dinero.

Lo primero que debe hacerse es crear una campaña, divulgarla a través de los distintos canales y quienes las apoyen, podrán hacer sus donativos haciendo uso de tarjetas de crédito internacionales como Mastercad, American Express; y plataformas electrónicas como Sofort, PayPal, entre otras.

 

Si bien la plataforma no permite crear cuentas e iniciar campañas desde Venezuela porque no es uno de los países autorizados, GoFundMe ofrece la opción de pedir a personas que estén en la lista de países en los que se pueden iniciar. Otra opción verificada por Runrun.es es que, si la persona dispone de algún VPN para utilizar una IP que no sea de Venezuela, la plataforma también permite crear una cuenta y así poder iniciar campañas de recaudación.

Desde su creación en el año 2010, hasta principios de 2020, se han recaudado más de 9 mil millones de dólares en la plataforma, con contribuciones de más de 120 millones de donantes.

Encomendarse a la viralidad

El GoFundMe se ha convertido en una alternativa para muchos venezolanos, especialmente ante la pandemia de COVID-19, para poder costear las medicinas y tratamientos médicos necesarios para afrontar las enfermedades y patologías correspondientes.

Actualmente existen poco más de 14.200 campañas para apoyar a venezolanos. Más de 2.300 son relacionadas con COVID-19 y poco más de 3.000 campañas son por distintos tipos de cáncer y 491 son para diferentes operaciones, entre otras. Pero son las de COVID-19 las que más se han masificado recientemente. La solicitud de fondos puede variar entre los 10.000 y 20.000 dólares, dependiendo de los recursos y el tratamiento que necesite cada persona.

En el caso de Venezuela, muchas familias han recurrido a las campañas de recaudación para poder costear tratamientos y medicinas. La joven Daniela Mendoza, entrevistada por Runrun.es, cuyo padre se encuentra internado en un hospital por COVID-19, señala que el GoFundMe es una solución viable por los altos costos de equipos, tratamientos, medicinas e incluso, la alimentación de las familias, señalando que en su caso, “todas las cabezas de hogar tuvieron que dejar de trabajar para hacer frente a esta enfermedad”.

No es cosa sencilla medir el éxito de cada campaña o si alcanzan las metas solicitadas. Sin embargo, al revisar 10 campañas al azar para personas con COVID-19, se encontró que apenas dos de ellas alcanzaron la meta monetaria establecida. El resto obtuvo la mitad o menos

Pero no solo es el hecho de crear la campaña, la clave es hacerla pública. En Twitter, por ejemplo, muchas cuentas de medios de comunicación comparten a diario servicios públicos para darle difusión a una campaña de GoFundMe y así llegue a más personas. Y la solicitud de recursos crece todos los días.

Hay campañas que son creadas para personas reconocidas dentro de distintos medios en el país. Un ejemplo es la cantante Soledad Bravo, quien junto a su esposo Antonio Sánchez y su hija Ana Sol se contagiaron con COVID-19, por lo cual crearon una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe para costear sus tratamientos. La campaña fue cerrada por alcanzar la meta requerida.

Otros no corrieron con la misma suerte. Es conocido el caso fue el del animador venezolano David Capella y su padre, ambos contagiados con COVID-19, quienes recurrieron a esta plataforma para recaudar fondos. A pesar de los intentos y los tratamientos. Ambos fallecieron en semanas anteriores debido a esta enfermedad.

Proceso de la campaña de GoFundMe

Mendoza comentó que la campaña de GoFundMe para su padre y su familia fue creada por una amiga que se encuentra en Estados Unidos. Para crearla, según señala, el autor debe ser una persona residente que tenga un ID de Seguro Social para poder manejarlo. “Se pueden hacer retiros parciales o totales. Se piden todos los datos médicos y actualización para ir actualizando todo lo que va sucediendo”.

“Ellos se encargaron enteramente porque fueron días en los que yo estaba totalmente colapsada. Yo les pasé toda la información con facturas e informes médicos. Ellos redactaron toda la estructura del caso y lo montaron”, dijo.

Además, señala que aún están muy lejos de la meta, pero se ha ido moviendo poco a poco. Agrega que antes de crear la campaña habían pedido colaboración entre sus conocidos para poder costear los tratamientos, pero no se ha alcanzado la meta establecida en GoFundMe.

“La campaña sigue activa, pero se movió más los primeros días y así fue que se abrió. Ella lo hizo allá porque nosotros no podíamos desde acá”, dijo.

Para los retiros, comenta que deben ser en una cuenta de EEUU, tomando en cuenta que la persona que creó la campaña se encuentra en ese país. Desconoce cuáles son las condiciones de retiro en regiones de Europa. “Te dan una fecha tope de retiro porque se retorna a la persona que donó”, dijo.

*Nombre modificado a petición del entrevistado.

¿Cómo crear una campaña en GoFundMe?

De acuerdo con el sitio web de GoFundMe, en tiempos de pandemia, una recaudación de fondos puede contribuir a que supere los posibles obstáculos a lo que se enfrenta debido a la COVID-19. Esta es solo una forma de hacerlo, pero también se pueden buscar otras de crowdfunding y encontrar la opción adecuada.

Estas recaudaciones pueden ser personales o para algún familiar enfermo, tener necesidades de cuidado de niños o incluso estar sin empleo como consecuencia de la cuarentena.

“Si te encuentras en una región en cuarentena o necesitas fondos de emergencia para prepararte, crear una recaudación de fondos y pedir ayuda podría marcar la diferencia”, señala la plataforma.

GoFundMe para Sudamérica

En cuanto a la COVID-19 respecta, en Sudamérica los países más afectados por este virus son Brasil, Argentina y Colombia.

Al revisar en el buscador de GoFundMe, en Brasil, el más afectado por la pandemia en Latinoamérica, registra 963 campañas por COVID-19. A su vez, Argentina registra 361 campañas y Colombia, el que más contabiliza de los tres, registra 2.628.

En comparativa, son muchas más las campañas creadas en estos tres países que en Venezuela, tomando en cuenta que Brasil supera los 13 millones de casos, mientras que Argentina y Colombia superan los dos millones de contagios. Venezuela, según las cifras oficiales del gobierno socialista, supera los 180.000 casos de COVID-19.

runrun.es

- Advertisment -