Acnur pide «un esfuerzo mayor» para apoyar a países de acogida de venezolanos

234
Un grupo de venezolanos hacen cola en un puesto fronterizo de Tumbes, en el noroeste de Perú, fronterizo con Ecuador, el 23 de agosto de 2018. AFP / CRIS BOURONCLE

América Latina necesita mayor ayuda para atender la crisis de refugiados venezolanos, sostuvo Volker Türk, Alto Comisionado Auxiliar para la Protección de Acnur, al señalar que de los 700 millones de dólares que esa agencia de la ONU solicitó en diciembre solo ha recibido 10%.

«Los fondos no se encuentran para nada en un nivel ideal. Creo que debemos esforzarnos más por ayudar a los países afectados, en particular a Colombia, Perú y Ecuador, pero también a Argentina y Brasil y a las naciones del Caribe», dijo Türk en declaraciones a la AFP en Buenos Aires.

La crisis de Venezuela, la peor de su historia contemporánea con hiperinflación, escasez de productos básicos así como graves fallas en la asistencia médica y los servicios públicos, ha empujado fuera del país a 2,7 millones de personas desde 2015, en su mayoría hacia países de América del Sur, según la ONU.

Colombia alberga al mayor número de migrantes y refugiados, con 1,1 millón, seguido de Perú, con 506.000, Chile con 288.000, Ecuador con 221.000, Argentina con 130.000 y Brasil con 96.000.

En total, 3,4 millones de venezolanos, alrededor del 10% de la población, viven fuera de su país. La proyección de la ONU es que a fines de 2019 sumen 5,3 millones.

«Al principio de las crisis constatamos estos retrasos, pasa un tiempo hasta que el mundo se da cuenta que necesita hacer más», indicó el funcionario.

«Es necesario destacar el impacto humano (de la crisis migratoria), y también el efecto económico y social en los países de acogida. En Ecuador, en Colombia y en Perú también hay gente bajo la línea de la pobreza, se afecta la infraestructura educativa y de atención en salud», dijo.

Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) lanzaron a fines de 2018 un plan para atender el flujo de migrantes y refugiados venezolanos en América Latina, el mayor que haya conocido la región, con el fin de brindar asistencia de emergencia directa, protección, integración socio-económica y cultural y fortalecimiento de las capacidades en los países de acogida.

Para financiarlo se requiere de 700 millones de dólares y hasta ahora se ha recibido 10% de los fondos.

«Es un flujo de personas enorme que no se había visto en mucho tiempo, equiparable al de la crisis de Siria. El mundo tiene que despertar y darse cuenta de que hay una situación humanitaria muy importante», señaló Türk.

«Los venezolanos no salen de su país porque estén en busca de una mejora en su situación económica. Las razones están más vinculadas a la alteración del orden público que hay en Venezuela, a la crisis política, a la crisis de los servicios», refirió. AFP