Inicio Internacional Bukele y Arreaza contrapuntean por «persecución» a Sánchez Cerén

Bukele y Arreaza contrapuntean por «persecución» a Sánchez Cerén

Nayib Bukele, presidente de El Salvador.

El gobierno de Bukele no ha tenido buenas relaciones ni con la administración de Nicolás Maduro ni con la gestión de Juan Guaidó. Ningún representante de la diplomacia venezolana fue invitado a su toma de posesión 


El gobierno de Nicolás Maduro rechazó la supuesta «persecución judicial» de la Fiscalía de El Salvador contra el expresidente de ese país Salvador Sánchez Cerén, a quien se le acusa, junto a otros funcionarios de haber malversado hasta 351 millones de dólares durante su etapa como vicepresidente (2009-2014) , en el gobierno de su antecesor Mauricio Funes.

En un comunicado emitido por la cancillería venezolana, expresan su «solidaridad» con Cerén y un grupo ex funcionarios de su gobierno, entre ellos militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quienes, según se reseña en el documento, han sido víctimas de «conservadores en el poder» que intentan «desmovilizar la organización y resistencia de los pueblos contra el neoliberalismo y demás formas de dominación».

Con la llegada de Nayib Bukele a la presidencia, postulado  por la conservadora Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), cambió la realidad política del país y se abrió una nueva era, tras años de alternancia y bipartidismo entre la organización política a la que pertenece Sánchez Cerén (FMLN) y Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernaron desde el fin de la guerra civil derechista en el territorio salvadoreño.

El gobernante venezolano señaló que el ex primer mandatario salvadoreño ha sido «luchador incansable por la paz y las demandas populares de justicia social durante décadas». Sin embargo, a él se la ha calificado como el títere o «delfín político» de funes, figura política que también está acusada de corrupción y presidente del país durante el mandato en el que se acusa a Sánchez Cerén de malversación de fondos públicos.

Ante este pronunciamiento, Bukele pidió al país enfocarse en sus asuntos internos. «¿Y ustedes no tienen nada mejor qué hacer? Como por ejemplo, que un aguacate no cueste 3.7 millones de bolívares», dijo en sus redes sociales al citar el tweet del comunicado compartido por la cancillería venezolana.

Luego de ese comentario se produjo un «dime que te diré» entre el presidente de El Salvador y el canciller Jorge Arreaza, quien, en pocas palabras, su «ego y arrogancia» hundirían su gobierno.

El gobierno de Venezuela e incluso la gestión de Guaidó no han tenido buenas relaciones con Bukele. Ninguno de ellos fue invitado a su juramentación y hubo una riña en Twitter entre Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del gobierno interino por reprochar que la Asamblea Nacional destituyera a  magistrados y del fiscal de El Salvador, una decisión  que atentó contra la separación e independencia de poderes, algo fundamental para preservar el estado de derecho y la democracia.

Tal Cual

Salir de la versión móvil