Inicio Internacional Caravana migrante de Honduras llega a frontera de Guatemala 

Caravana migrante de Honduras llega a frontera de Guatemala 

348 views

Miles de personas migrantes salieron a pie de Honduras este viernes (15.01.2021), pero se encontraron con retenes policiales a ambos lados de la frontera con Guatemala, que podrían alejarles de su sueño de una mejor vida en Estados Unidos bajo el próximo presidente Joe Biden.

La gran mayoría de migrantes partió de la terminal de transporte de San Pedro Sula, 180 km al norte de Tegucigalpa, para recorrer cerca de 260 km en dirección a Agua Caliente, en la frontera con Guatemala. La multitud, inicialmente de unas 3.000 personas, quedó dividida cuando grupos optaron por el punto fronterizo El Florido, ubicado casi a la mitad del camino, pero planeaba reagruparse. En la larga marcha, la mayoría lleva mochilas, mascarillas por la pandemia y banderas de Honduras. Algunos aprovechan el paso de algún camión para adelantar camino.

En tanto, los agentes y soldados portaban garrotes de madera, máscaras antigas y escudos en la frontera. Además, una decena de vehículos policiales se localizan en el lado guatemalteco de El Florido, unos 220 km al este de Ciudad de Guatemala.

Su objetivo es detener a las personas migrantes hondureñas que intenten pasar sin portar documento de identificación y la prueba negativa de COVID-19 que exigen sus normas, según comentarios de policías. Muchos de los viajeros no cumplen con el requisito.

Guatemala decretó «estado de prevención» en siete departamentos, lo que le permite disolver aglomeraciones públicas incluso «por la fuerza». Aunque dispuso puntos de apoyo a los migrantes, ya ha devuelto a unos 600, según información policial.

México, en tanto, advirtió que «no permitirá el ingreso irregular de caravanas de personas migrantes» y desplegó 500 agentes en Chiapas y Tabasco, estados fronterizos con Guatemala.

La crisis que dejó el paso de dos huracanes en noviembre y la falta de empleo por la pandemia incrementaron los problemas económicos de Honduras, que se suman a la violencia asociada a las pandillas y el narcotráfico.

"

Muchos participantes de esta caravana están convencidos de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, quien asume el 20 de enero, será más flexible que su antecesor, Donald Trump, con las normas migratorias. Pero Washington ya descartó la posibilidad de un trato especial para el grupo, que incluye personas de todas las edades y familias enteras.

El camino largo

Huyen de la violencia y la pobreza en sus países de origen con el anhelo de una vida mejor. Los de la imagen ya caminaron más de mil kilómetros. Ahora, solo el Río Grande separa a estos refugiados y migrantes de su ansiado destino: Estados Unidos.

Peligro mortal

Ladi, de Honduras, y su sobrino de cuatro años lo lograron. Y subieron la pendiente del lado estadounidense. No todos los inmigrantes tienen tanta suerte. El Río Grande no es muy ancho en muchas partes, pero es traicionero. En junio, la foto de un padre y su hija de dos años ahogados causó conmoción mundial: ambos fueron arrastrados por la corriente.

Frontera natural

La frontera entre EE.UU. y México se extiende a lo largo del Río Grande por casi 2.020 kilómetros. Esto corresponde a casi dos tercios de la longitud total de la frontera entre los dos países. La embarcación de la imagen cruzó en mayo desde Los Ébanos.

Métodos extremos

Muchos intentan cruzar hacia Estados Unidos en familia, como la hondureña Gabriela, de 16 años, con su bebé. Los traficantes de personas se aprovechan de la situación, según informan los guardias fronterizos estadounidenses. A veces, los “coyotes” tomaban como rehén a uno de los niños y amenazaban a los policías con tirarlo al río si se acercaban demasiado.

El otro negocio

También hay otra realidad: a través de la frontera fluvial, los traficantes ingresan drogas a Estados Unidos. Los paquetes en la imagen contienen 63,5 kilos de marihuana con un valor estimado de 112.000 dólares. Los traficantes probablemente dejaron este encargo cuando escucharon que se acercaban autos.

En fila

En abril de 2019, estos migrantes esperaban juntos para entregarse a los guardias. Querían solicitar asilo. En mayo, la cantidad de cruces fronterizos ilegales alcanzó su punto máximo: casi 133.000 personas fueron detenidas.

Presión por ayuda

El presidente Trump convenció a México de hacer más esfuerzos para evitar que los migrantes y refugiados centroamericanos llegaran a su país. Trump había amenazado al país vecino con aranceles, entre otras cosas. Las medidas parecen haber funcionado, ya que los cruces ilegales en la frontera disminuyeron. Este joven fue una de las 34.000 personas que fueron detenidas en septiembre de 2019.

El problema de la «deportación»

¿Hay migrantes escondidos aquí? Testigos informaron que grandes grupos de personas fueron transportados a esta casa en McAllen, Texas, luego deportadas. El acuerdo con el Gobierno mexicano incluye que los solicitantes de asilo tendrán que esperar en México su audiencia, no en territorio estadounidense. Hasta febrero pasado, EE.UU. deportó a unas 57.000 personas a través de la frontera.

Parte del muro lista

Para parar la inmigración ilegal, una de las promesas electorales centrales de Trump fue construir un muro en la frontera con México. El proyecto sigue estancado. Sin embargo, a principios de 2020, un empresario empezó a construir uno: cerca de la ciudad de Mission, mandó construir una valla alta de metal, financiada con fondos privados, de casi cinco kilómetros a lo largo del Río Grande.

 

AFP

- Advertisment -