Corea del Norte celebra aniversario del fin de la Guerra de Corea

224
Militares norcoreanos en una ceremonia delante del monumento a la Gran Guerra de liberación de la madre patria, en Pyongyang, el 27 de julio de 2018, en el 65º aniversario del armisticio. AFP / Ed JONES

Rodeados de colinas cubiertas de niebla, soldados, marineros y civiles norcoreanos se reunían el viernes en un cementerio dedicado a los héroes para rendir homenaje a sus hermanos de armas con motivo del aniversario del fin de la Guerra de Corea.

Las hostilidades terminaron hace 65 años con un armisticio concluido entre las fuerzas de Naciones Unidas lideradas por Estados Unidos y los norcoreanos y sus aliados chinos. No hubo un tratado de paz por lo que la península sigue técnicamente en guerra.

La guerra comenzó en 1950 y los combates duraron hasta 1953 para regresar a la situación heredada al término de la Segunda Guerra Mundial, con la península dividida por el paralelo 38. Unas dos millones de personas murieron, civiles y militares, y la península terminó en ruinas.

El Norte, al término de las hostilidades, clamó victoria y la guerra es utilizada por la dinastía Kim para legitimar su poder.

Los pelotones de diferentes unidades militares se formaron en este cementerio de los suburbios de Pyongyang dominado por la estatua gigante de un cañón de fusil y de una bayoneta decorados con la medalla de los Héroes de la República Popular y Democrática de Corea, nombre oficial del país.

Colocaron coronas funerarias al pie de un ataúd de granito, decorado con una bandera de metal, una ametralladora y un kepis.

Una voz entonó: “Inclinémonos delante de los mártires que participaron en la Gran Guerra de liberación de la madre patria”, nombre dado por el gobierno norcoreano al conflicto.

El primero en ser sepultado en el cementerio cayó en combate con sólo 22 años, y fue Jang Thae Hwa, quien bloqueó la entrada de una pequeña fortificación con su pecho seis días después de la invasión del Sur por el Norte en 1950 para permitir a su unidad avanzar, según el relato oficial.

El último soldado en morir en combate fue Ri Hyon Jun, de 20 años, artillero hecho Héroe de la RPDC por haber derribado cuatro aparatos enemigos y quien murió cinco días antes de que cesaran las hostilidades.

Con la ceremonia terminada, los soldados se pasearon por el cementerio, donde las tumbas están ordenadas cronológicamente.