Criminales amenazan a López Obrador por combatir el robo de gasolina en México

819
Un soldado mexicano vigila la entrada de una refinería de Pemex, donde camiones cisterna son llenados con combustible para distribuir, en Tula, México, el 11 de enero de 2019. AFP/Archivos / Pedro PARDO

Un presunto grupo criminal lanzó este jueves una amenaza dirigida al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para exigir la retirada de militares que combaten el robo de combustibles, so pena de asesinar a uniformados y civiles.

Por la mañana, desconocidos dejaron una camioneta estacionada fuera de la refinería de Salamanca, en el central estado de Guanajuato, dentro de la cual había un objeto oscuro rodeado de numerosos cables blancos, según una imagen difundida por la presidencia de México.

El vocero presidencial, Jesús Ramírez, aseguró que el incidente «obviamente es un asunto que tiene que ver con los operativos, con el alcance del combate al robo de combustible», y explicó que la fiscalía general ya abrió una investigación.

«No había ningún explosivo en la camioneta abandonada», matizó Ramírez, sin dar más detalles sobre el objeto.

«Falsa alarma», se limitó a responder López Obrador antes de concluir su conferencia de prensa matutina.

López Obrador impulsa con las Fuerzas Armadas una estrategia nacional para combatir el robo de combustible, un delito al alza en los últimos años que deja pérdidas anuales de unos 3.000 millones de dólares a la estatal Petróleos Mexicanos, además de una ola de asesinatos.

En la zona donde se localizó el vehículo también se hallaron pancartas firmadas por el supuesto jefe de un grupo criminal autodenominado Santa Rosa de Lima.

El texto exige a López Obrador que sean liberados presuntos criminales detenidos recientemente y que los militares sean retirados de Guanajuato, convertido por el robo de combustible en uno de los más violentos de México.

Este grupo criminal amaga con matar militares y a civiles si no responden a sus demandas.

Sobre este mensaje, el exfiscal antidrogas Samuel González comentó a la AFP que si bien otros presidentes ya han sido blanco de amenazas del crimen organizado, en el caso de López Obrador cobra particular relevancia pues no cuenta con guardias presidenciales.

«Están enviando un mensaje muy directo, una amenaza que el gobierno debe tomar en toda su magnitud y revalorar la situación de seguridad del presidente», dijo.

López Obrador, quien asumió la presidencia el 1 de diciembre, disolvió el cuerpo de guardias presidenciales y cuenta con un reducido equipo de seguridad.

«Me cuida el pueblo», es su argumento para rechazar guardias militares, además de que viaja en vuelos comerciales y en autobuses de pasajeros.

México es sacudido por una ola de violencia criminal y desde diciembre de 2006, cuando se lanzó un polémico operativo militar antidrogas, se han registrado más de 200.000 homicidios, según cifras oficiales, que no detallan cuántos casos están ligados a la delincuencia. AFP